Argentina legaliza consumo de marihuana

La Corte Suprema declaró inconstitucional castigar a un adulto por consumir o portar la sustancia; expertos se oponen y advierten un alza en el nivel de adicciones.
BUENOS AIRES (AP) -

La Corte Suprema de Justicia declaró este martes inconstitucional castigar a un adulto por el consumo y la tenencia de marihuana para uso personal.

Los siete integrantes del máximo tribunal fallaron en forma unánime, dijo la corte en su sitio de internet.

"Todos los jueces coincidieron en declarar la inconstitucionalidad de la pena de la tenencia para el consumo en privado... Cada individuo adulto es soberano para tomar decisiones libres sobre el estilo de vida que desea sin que el Estado pueda intervenir en ese ámbito... La conducta realizada en privado es lícita, salvo que constituya un peligro concreto o cause daños a bienes o derechos de terceros", explicó el tribunal.

Aunque el fallo de la Corte Suprema se aplica sólo al caso de cinco jóvenes detenidos por la policía en enero de 2006 con cigarrillos de marihuana en su poder, sienta un precedente para todas las causas por tenencia de drogas para consumo.

El fallo declaró inconstitucional el artículo de la ley de drogas que castiga con un mes a dos años de prisión la tenencia de estupefacientes para consumo privado y exhortó a los poderes públicos a "asegurar una política de Estado contra el tráfico ilícito de estupefacientes y a adoptar medidas de salud preventivas, con información y educación disuasiva del consumo, enfocada sobre todo en los grupos más vulnerables".

Según la legislación vigente en Argentina, si alguien es detenido con drogas para su consumo se le inicia una causa penal que se suspende sólo si el imputado acepta someterse a un tratamiento médico de desintoxicación.

La resolución se conoce en medio de un debate público sobre la despenalización de la marihuana para consumo personal, defendida por el jefe de gabinete Aníbal Fernández.

A principios de agosto, el funcionario anunció que el Gobierno trabaja en un proyecto de ley para despenalizar el consumo de drogas que estaría terminado antes de fin de año.

La iniciativa, que recibió el respaldo público de la presidenta Cristina Fernández, buscaría garantizar el tratamiento médico de los adictos y la prevención del consumo entre la población general, dejando en manos de la justicia a traficantes y lavadores de dinero.

Para el jefe de gabinete, el fallo de la Corte Suprema pone fin a la "política represiva" de la década del 70.

"La política represiva que inventó la administración (de Richard) Nixon en Estados Unidos)... que se encargaba de castigar al usuario como si fuese un narco, está teniendo su fin por razones obvias: no ha reducido una sola hectárea de cultivos en ningún lugar del mundo y no ha reducido una sola de las redes de comercialización y tráfico de drogas en ningún lugar del mundo", dijo a radio Continental.

Juan José Estevez, presidente de Remar Argentina, una red de centros de rehabilitación que asiste a más de 1,200 drogadictos en el país, criticó la decisión de la Corte.

"No me parece mal que a un adicto no se lo encierre en una prisión, pero también hay que conocer la realidad argentina. El nivel de adicción y conflictividad social vinculada a la droga en este país va en aumento. El consumo de drogas siempre implica un daño a terceros, como la familia... Este fallo no sólo va a generar más consumo sino también más tráfico porque los traficantes se van a mover con pequeñas cantidades de droga para eludir la ley", dijo a AP.

"Además, el sistema de salud pública está colapsado, no está en condiciones de atender a una avalancha de adictos", añadió.

Según especialistas, Argentina ha dejado de ser un país de tránsito de drogas para convertirse en un productor de estupefacientes.

La última encuesta sobre prevalencia del consumo de drogas del Instituto Nacional de Estadística y Censos difundida en julio de 2008 reveló que el 2% de la población de entre 16 y 65 años admitió haber consumido cocaína alguna vez -el equivalente a unas 440,000 personas sobre una población total de 36.3 millones-, en tanto el 7.2% -más de un millón y medio de habitantes-- reconoció haber probado la marihuana.

Un sondeo privado reciente demostró que la mayoría de los argentinos está en contra de la despenalización.

El 53.7% de 1,000 encuestados por la consultora Ibarómetro el 15 de julio en esta capital y 21 suburbios de la provincia de Buenos Aires se manifestó contrario a la iniciativa del gobierno. A su vez, el 38.5% se expresó a favor de la implementación de leyes más duras para combatir el consumo.

El consumo de drogas es visto como una de las principales causas del aumento del delito en todo el país en los últimos años, junto con el desempleo y la desigualdad social.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Según estadísticas del Ministerio de Justicia, la tasa de delitos se duplicó entre 1991 y 2007, primera y última medición disponible, respectivamente.

 

Ahora ve
Este autobús recorrió dos cuadras en Brooklyn... sin conductor
No te pierdas
ç
×