Zelaya denuncia ataques en embajada

En la sede brasileña donde se refugia el presidente depuesto, la policía desalojó a manifestantes; autoridades hondureñas dijeron que la zona está bajo control y que aplicarán la fuerza necesaria.
TEGUCIGALPA (Agencias) -

El depuesto presidente de Honduras, Manuel Zelaya, denunció el martes ataques de policías con disparos y bombas lacrimógenas a la embajada de Brasil en Tegucigalpa donde se refugió tras volver sorpresivamente al país luego de casi tres meses del golpe que lo sacó del poder. Un testigo dijo que efectivos policiales desalojaron por la madrugada a cientos de personas que manifestaban a favor de Zelaya en las afueras de la sede diplomática, con disparos y bombas lacrimógenas, aunque no se conocen reportes de heridos.

"Están atacando la embajada de Brasil, con sonidos estridentes para enloquecer a la gente que está aquí, están atacando con bombas la embajada de Brasil", dijo Zelaya en declaraciones a Telesur.

"Han dispersado ha balazos la manifestación pacífica", agregó.

Incluso dos bombas lacrimógenas cayeron dentro de la sede diplomática, de acuerdo con el testigo.

El retorno clandestino de Zelaya, a quien el Gobierno de facto pidió a Brasil entregarlo para apresarlo, agitó el fantasma de violentas protestas callejeras.

Zelaya convocó a sus seguidores a acudir a la sede de la embajada de Brasil en la capital hondureña para que manifestaran e hizo un llamado a las fuerzas armadas de su país a respetar al pueblo.

"La embajada está rodeada de policías y militares... prevengo actos de mayor agresión y violencia, que van a ser capaces de invadir hasta la embajada de Brasil", sostuvo Zelaya.

Manifestantes fueron desalojados

La policía y el ejército desalojaron el martes a miles de manifestantes que permanecían frente a la embajada de Brasil en Tegucigalpa para apoyar al depuesto presidente Manuel Zelaya, quien se ha refugiado en el lugar.

"La zona está bajo el control de las autoridades", dijo el portavoz de la Secretaría de Seguridad, comisario Orlin Cerrato.

En la calle quedaron decenas de motocicletas, así como numerosos autobuses y automóviles con los vidrios quebrados.

Cerrato informó que el desalojo con gases lacrimógenos y ruidos ensordecedores causados por la policía se produjo luego que los zelayistas retuvieron una patrulla policial en las cercanías durante dos horas y la incendiaron.

"Antes de las 6 de la mañana sacaron de la calle a los protestantes", dijo Antonio López, vigilante de un residencia cercana a la embajada brasileña. "Los policías, con sus rostros cubiertos, les arrojaron gases lacrimógenos y entraron con todo. Y les dio palos a los manifestantes, que salieron corriendo. Y tragué gas y había comido una dona, que vomité".

Aún en la zona se siente el olor a los gases.

"El sitio está acordonada para impedir nuevos disturbios", declaró Cerrato. "Y estamos dispuestos a aplicar los niveles necesarios de fuerza", añadió. La representación de Brasil está en la colonia Palmira, al norte de Tegucigalpa, a unos 400 metros de la embajada de Estados Unidos.

El incidente se produjo luego que el lunes el gobierno de facto decretó un toque de queda por 26 horas, que concluye a las 6 de la tarde del martes, y que los zelayistas habían instalado en el lugar gran cantidad de barricadas con piedras, recipientes metálicos, neumáticos y diferentes materiales.

"Sin embargo, si continúa el desorden de parte de los manifestantes se podría establecer un estado de sitio en Honduras", afirmó el ministro de Defensa de facto, Alfredo Lionel Sevilla, a la cadena local de radio HRN.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Cerrato indicó que no hay detenidos.

(Con información de Reuters y AP)

Ahora ve
Litterati es la app que, con fotos, quiere limpiar el mundo
No te pierdas
×