Saqueos profundizan crisis en Honduras

El ministerio de Seguridad responsabilizó a los zelayistas de disturbios y asaltos a comercios; este jueves se suspendería el toque de queda impuesto por el Gobierno de facto.
honduras  (Foto: CNN)
TEGUCIGALPA (AP) -

Las autoridades reprimieron con gases lacrimógenos y garrotazos una manifestación en apoyo al presidente derrocado Manuel Zelaya, mientras la convulsión en Tegucigalpa crecía tras registrarse la muerte de un adolescente, saqueos a negocios y disturbios, algunos cometidos bajo un toque de queda. Miles de simpatizantes de Zelaya aprovecharon la suspensión por unas horas del toque de queda para mostrar el apoyo a su líder, pero las fuerzas de seguridad les impidieron avanzar hacia la embajada de Brasil, donde el mandatario depuesto se encuentra refugiado desde el lunes, cuando regresó a Tegucigalpa de incógnito. Zelaya fue derrocado el 28 de junio y enviado al exilio.

Ante la imposibilidad de llegar al recinto diplomático, la marcha se encaminó al parque central, donde la policía la dispersó. En medio de los disturbios fueron destruidos los ventanales de varios restaurantes de comida rápida. Al menos dos personas fueron detenidas por los incidentes, según reportes preliminares de la policía.

El Gobierno de facto anunció que suspendería a partir del jueves el toque de queda que mantenía desde el lunes tras la llegada de Zelaya.

"A las 6 de la mañana del jueves queda suspendido el toque de queda en todo el territorio nacional", informó el gobierno de facto en un comunicado difundido por cadena de radio y televisión. Instó a los empleados públicos y a la población a incorporarse a sus labores, luego de garantizarles la seguridad en sus actividades diarias.

El estado de excepción había sido declarado el lunes, cuando el derrocado líder ingresó sorpresivamente al país para refugiarse en la embajada de Brasil.

"Debido a los acontecimientos que está ocurriendo en el país ha resuelto mantener el toque de queda en todo el territorio nacional (...) oportunamente se informará acerca de la hora en que concluye este toque de queda", dijo el Gobierno de facto en un comunicado en cadena nacional.

La extensión de la medida se debe a que entre la noche del martes y la madrugada del miércoles, grupos de ciudadanos desafiaron el toque de queda y se enfrentaron con autoridades en al menos 50 lugares distintos.

El vocero del ministerio de Seguridad de facto, Orlin Cerrato, acusó a los protagonistas de los desórdenes de ser partidarios de Zelaya, a quienes atribuyó actos de vandalismo y saqueos.

Veinte zelayistas fueron arrestados el miércoles en la noche por quemar neumáticos, bloquear calles y ocasionar disturbios en siete puntos diferentes de la capital, según informó el vocero policial Víctor López.

Otro grupo de opositores hizo disparos al aire al pretender asaltar el santuario de la Virgen de Suyapa, patrona católica de Honduras, situado al este de la ciudad. La acción fue frustrada debido a que la policía se presentó de inmediato al templo y dispersó a los atacantes, a solicitud de los sacerdotes.

Sin dar explicaciones, López dijo que la seguridad había sido aumentada considerablemente en los alrededores de la embajada brasileña, y las autoridades pidieron a los periodistas que se alejaran unos 100 metros.

Medios locales afirmaron que unos 2,000 soldados y policías estaban en el lugar.

El jefe del Estado Mayor de las fuerzas armadas, general Romeo Vásquez, llegó a la calle aledaña a la sede diplomática a inspeccionar a sus tropas, dijo al canal 5 de televisión el portavoz militar, coronel Ramiro Archaga.

Por otro lado, la Organización de los Estados Americanos informó el miércoles que los embajadores latinoamericanos y europeos que abandonaron Tegucigalpa regresarán el fin de semana a Honduras para promover el diálogo y tratar de evitar una explosión social tras el regreso de Zelaya.

Lo importante ahora es evitar "el desbordamiento en la embajada de Brasil", declaró el canciller español Miguel Ángel Moratinos, luego de una reunión con el secretario general de la OEA José Miguel Insulza y representantes de varios países latinoamericanos en la misión de España ante las Naciones Unidas.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

"La situación es de enorme gravedad y queremos enviar un mensaje muy claro a las autoridades de facto de Honduras de que la comunidad internacional estará detrás del gobierno de Brasil, de la embajada, de la protección, de la seguridad, de la integridad", dijo Moratinos.

El canciller dijo que va a pedir el retorno del representante español en Tegucigalpa para "que pueda ayudar en esta nueva situación sobre el terreno".

Ahora ve
El número de turistas mexicanos en EU se desplomó en el último año
No te pierdas
×