¿Existen seguros contra la influenza?

Pocas aseguradoras han modificado sus pólizas tras la aparición del A/H1N1, afirma Igal Rubinstein; pero los seguros de gastos médicos mayores cubren esta enfermedad, dice el director de Seguros S.
salud-seguro-pastillas-medico-JI.jpg  (Foto: Jupiter Images)
Igal Rubinstein*
CIUDAD DE MÉXICO -

En abril, los mexicanos fuimos testigos de la insólita parálisis, casi total, del país a causa del brote del virus de la influenza A/H1N1. Con ello nos percatamos de la vulnerabilidad en que se encuentran nuestra salud y nuestra economía familiar por la falta de previsión ante situaciones potencialmente riesgosas. Una muestra de lo anterior es la baja penetración del mercado de los seguros, ya sean de gastos médicos, vida, auto, casa habitación, etcétera.

Pese al alto nivel de contagio por influenza, no se sabe de aseguradoras que hayan modificado las cláusulas de sus pólizas de Seguros de Gastos Médicos Mayores (SGMM), las cuales cubren enfermedades como ésta, y son muy pocas las que no cuentan con la cobertura para enfermedades derivadas de epidemias.

Aunque el riesgo de contraer la enfermedad generó una conciencia en muchas personas sobre la necesidad de contratar un seguro que les diera soporte médico de calidad, la crisis económica también se manifestó al no facilitar la contratación de una cobertura del SGMM

Según la Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros (AMIS) en México, sólo el 5% de la población cuenta con SGMM. Entre las razones por las que hay un número tan reducido de asegurados, se encuentra la falta de cultura generada por la creencia de que los seguros tienen costos elevados e inalcanzables para el grueso de la población. Lo cual es discutible, pues si bien hay coberturas con primas elevadas, también hay paquetes que se diseñan a la medida de las capacidades y necesidades de las personas.

El valor de un SGGM depende, entre otros factores, de la cobertura, edad, lugar de residencia, sexo y estado de salud, así como los médicos y hospitalización deseados. Sólo por ejemplificar, un joven de unos 30 años puede pagar alrededor de 10,000 pesos anuales con una cobertura para todo tipo de eventualidades y con la oportunidad de iniciar un historial que en el futuro le facilitará las cosas.

Para cada necesidad, una cobertura

Se sabe de alguna empresa que diseñó un seguro de gastos de hospitalización económico, cargado a tarjetas de crédito y especializado en la influenza estacional. Con ello busca satisfacer las necesidades de quienes desean prevenir el contagio del virus sin desembolsar grandes cantidades económicas.

Se trata de una póliza con valor de 20 pesos mensuales por persona, cargados a la tarjeta de crédito. Incluye un pago por 15,000 pesos en caso de muerte accidental, 500 pesos diarios por hospitalización y si ésta es consecuencia de contagio por influenza A/H1N1, la suma asegurada se triplica, con lo que se pagan 1,500 pesos diarios, con un máximo de 10 días. Este producto puede incrementar su suma asegurada al pagar una prima más elevada.

Por ahora sólo sabemos de esta aseguradora; sin embargo, frente al tercer rebrote del virus, es posible que otras diseñen paquetes similares. Lo cual, para quienes no se encuentren en la posibilidad de solventar los gastos que representan tanto la enfermedad como un SGMM, tienen una alternativa de prevención.

Cabe mencionar que muchas aseguradoras actualmente venden seguros de gastos por hospitalización sin importar la razón de esta, incluyendo influenza A/H1N1, sin embargo, sólo sabemos de esta aseguradora que ofrece triplicar la suma asegurada en ese caso.

¿Gastos Médicos Mayores o Gastos Médicos contra influenza?

Siempre es aconsejable estar lo más tranquilos que se pueda, la mayor parte del tiempo, es por ello que recomendamos un Seguro de Gastos Médicos Mayores, que al contraponerlo con uno que sólo cubra a la influenza presenta diferencias notables. Generalmente la póliza cuenta con:

Renovación vitalicia. Procura la asistencia por enfermedades crónicas con una duración prolongada.

Padecimientos preexistentes. Los padecimientos que ya existían en nuestro historial médico no son cubiertos en un primer momento. Pero al paso del tiempo y gracias a la puntualidad de nuestros pagos, es posible alcanzar la cobertura.

SIDA. Algunas empresas lo cubren sólo cuando pasan más de cinco años de lealtad a la aseguradora. Otras, sólo cuando el asegurado se practica el análisis ELISA y éste resulta negativo.

Parto o embarazo. Todas las aseguradoras lo cubren cuando es contratado con por lo menos 10 meses de anticipación al parto por el titular o cónyuge.

Epidemias (incluida la influenza). Cubiertas dentro del apartado Enfermedad si dentro de las condiciones generales no aparece la exclusión de epidemias, pandemias o enfermedades especificas.

No importa qué seguro se contrate, lo importante es prevenir. Por preguntar no se paga y mientras más información se posea sobre coberturas, deducibles, copagos, coaseguros, primas, alcances y limitaciones de la póliza, será posible asegurar a quienes más nos importan con los servicios más competitivos del mercado. Acércate a los asesores y agentes de seguros que puedas y antes de firmar nada, compara y elije el que más te convenga.

*El autor es director general y cofundador de Seguros S.com.mx (http://www.s.com.mx/). Licenciado en Mercadotecnia por el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey, Campus Santa Fe, Ciudad de México.

Ahora ve
Donald Trump despide a Steve Bannon, su estratega en jefe
No te pierdas
×