Calderón niega atentar contra sindicatos

El mandatario dijo que LyFC era insostenible y que no busca afectar la autonomía de los gremios; pidió confiar en que el suministro de energía será el adecuado y en que no se privatizará.
calderon  (Foto: NTX)
CIUDAD DE MÉXICO (Notimex) -

La extinción de Luz y Fuerza del Centro (LyFC) fue una medida administrativa, financiera y operativa para resolver una situación que era insostenible, afirmó el presidente Felipe Calderón, quien refrendó "con absoluta tranquilidad de conciencia" que fue la decisión correcta.   El mandatario dejó en claro que esta decisión no es una política atentatoria del Gobierno contra la vida sindical y reiteró su respeto a la autonomía de la misma, así como a la vida y los derechos laborales de los trabajadores mexicanos.  

Al inaugurar la Semana Nacional de Radio y Televisión, dijo que fue una medida pensada en el interés público y el bienestar de los mexicanos, y que el servicio de energía eléctrica se suministra con normalidad por la Comisión Federal de Electricidad (CFE).  

Calderón pidió a los usuarios residenciales, comerciales e industriales estar tranquilos del suministro eléctrico y de que cada día mejorará la calidad en su prestación, pues el hecho de que la CFE opere el servicio es una clara garantía de que no se privatizará.  

El titular del Ejecutivo federal explicó que la posibilidad de lograr con éxito la reinserción del mayor número, "si no es que de todos los trabajadores", dependerá de la decisión que tome cada uno.   "Para ser más claro: mientras más pronto pueda procesarse esta decisión, más fácil y prioritaria será la reincorporación a la vida laboral para aquel trabajador que así lo desee", expuso.  

Problema de energía no es actual

El mandatario recordó que en su mensaje del 2 de septiembre pasado señaló como uno de los puntos impostergables de la agenda nacional la necesidad de revisar y cambiar aquello que en el sector energético nacional impedía la modernización económica del país e implicaba una canalización cada vez mayor e insostenible de los impuestos de los mexicanos.  

"Y es con ese compromiso de por medio, con ese espíritu que antepone el interés de la nación, que el Gobierno federal a mi cargo tomó la muy difícil, pero indispensable decisión de extinguir la empresa Luz y Fuerza del Centro", acotó.  

Incluso explicó que la condición de LyFC se trataba de un problema grave, pospuesto durante mucho tiempo, porque las pérdidas económicas aumentaban cada año y requerían, además de las tarifas que cubrían los usuarios, la canalización de una mayor cantidad de subsidios.  

Además, hizo ver que las "distorsiones excesivas" que se imponían a la operación de la empresa en el contrato colectivo la obligaban a ponderar en sus decisiones administrativas las exigencias de los líderes sindicales por encima de las necesidades de los usuarios.  

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Calderón sostuvo que ello generó un deterioro creciente de la calidad y una afectación cada vez más grave y mayor a la competitividad de la economía en esta zona de servicio, que es la más importante del país y donde se concentra el mayor Producto Interno Bruto.

El mandatario volvió a hacer énfasis en que fue una decisión compleja y difícil, pero correcta, "porque en la medida en que sepamos los mexicanos enfrentar y no evadir nuestros problemas, por muy difíciles y por muy costosas que sean las soluciones y sus consecuencias, en esa misma medida nuestro querido México será un país mejor", insistió.

Ahora ve
Policía Federal sorprende con ‘flashmob’ en un centro comercial de la CDMX
No te pierdas
×