La siembra experimental de maíz avanza

La Semarnat autorizó 15 permisos para sembrar en Sonora, Sinaloa, Tamaulipas, Chihuahua y Coahuila; dijo que se ha tenido dificultades con siembras ilegales y reconoció que detectarlas es un problema.
CIUDAD DE MÉXICO (Notimex) -

Luego de la revisión, análisis y valoración de solicitudes, se han autorizado 15 permisos para la siembra experimental de maíz de variedades con secuencia transgénica en Sonora, Sinaloa, Tamaulipas, Chihuahua y Coahuila.

El titular de la Semarnat, Juan Rafael Elvira Quesada, dijo que eso permite que quienes quieran tener experimentación con orden, legalidad, una ubicación adecuada y que no signifique riesgo ni a maíz criollo ni a parientes silvestres la puedan desarrollar.

El secretario de Medio Ambiente y Recursos Naturales expuso que al menos cuatro solicitudes no fueron autorizadas y dijo que los que tengan que ser rechazados así se hará. "Todo este trabajo se está haciendo de manera analítica, organizada", subrayó.

Destacó que se ha tenido el problema de siembras ilegales de maíz transgénico, sin permiso, sin regulación y sin control, fuera de todo parámetro; pero esto otro, en cambio, sigue el procedimiento que marca la ley con un control estricto en cada caso.

En conferencia de prensa, donde participó el director del Servicio Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad Agroalimentaria de la Secretaría de Agricultura, Enrique Sánchez Cruz, Elvira Quesada, dejó claro que la Semarnat no tiene interés en rechazar o promover solicitudes.

Explicó que negar de manera discrecional o unipersonal los permisos no soluciona el problema al país, porque se vienen las siembras ilegales y el tráfico de semillas de otros países con secuencias transgénicas desconocidas en México.

El funcionario detalló que detectar un maíz transgénico ilegal "es un verdadero problema, porque fue liberado sin parámetro, compromiso, identificación y no sabemos quién lo hizo".

Reiteró que no hay una actitud permisiva y "la única presión que tenemos es el marco de la ley, que establece un tiempo perentorio y tenemos que ser cuidadosos con ello".

A su vez, Sánchez Cruz expuso que "es una fase experimental, no es una siembra masiva de maíz", e indicó que los promoventes aprobados decidirán si realizan o no el experimento. Pero si lo hacen deberán cumplir con todos los requisitos de bioseguridad".

Abundó que procesos similares se han desarrollado en otras actividades, tales como algodón, soya, trigo y ahora en maíz.

Destacó que se trata de un experimento controlado por investigadores y supervisado por el gobierno y científicos para revisar que las medidas de bioseguridad se cumplen.

Así, dijo, "el producto del experimento no entra a la cadena alimentaria sino que se destruye. Se revisan todos los datos y conforme a ello se establece si sirvió o no".

En el acto señaló que la biotecnología es una herramienta que puede ayudar, pues antibióticos y vacunas, así como la producción de insulina, entre otros ejemplos, son resultado de estas investigaciones.

Enfatizó que "no se está autorizando la siembra abierta de maíz. Se está autorizando la experimentación de maíz modificado genéticamente para evaluar si como herramienta elegible en la agricultura en México puede ser autorizada o no".

Abundó que "esa investigación no la conocemos en el país. No la hemos hecho nunca y es muy oportuno establecer que se tenga esa información".

El subsecretario de Gestión para la Protección Ambiental de la Semarnat, Mauricio Limón Aguirre, indicó por su parte que las medidas de bioseguridad están totalmente etiquetadas y amarradas.

Para maíz resistente a plagas y malezas, dijo, se incluyen barreras naturales, mallas ciclónicas, una distancia de 500 metros de otros cultivos o parcelas y un aislamiento temporal de un mes para evitar flujo a un posible maíz convencional.

Asimismo que se establecen coordenadas geográficas precisas, bitácoras, trampas de polen e incineración del resultado, todo ello con asesoría técnica-científica.

Los conferencistas destacaron que si un estado decide no tener siembras ni programas piloto ni programa experimental y en un futuro siembra comercial de transgénicos lo puede hacer.

 

Ahora ve
Malala estudiará en la Universidad de Oxford
No te pierdas
×