Atacante mata a 12 en base militar de EU

El comandante Malik Nadal abrió fuego en la base de Fort Hood, en Texas, dejando más de 30 heridos; el atacante fue abatido por fuerzas policiales, pero aún se desconoce el motivo del tiroteo.
WASHINGTON (Reuters) -

Un comandante del Ejército de Tierra de EU protagonizó este jueves una matanza en la base militar de Fort Hood, en Texas, en la que, incluido él, perdieron la vida 12 personas y más de 30 resultaron heridas.

Las autoridades identificaron al atacante como el comandante Malik Nadal Hasan, de unos 40 años, quien presuntamente fue abatido durante el ataque.

Otros dos soldados fueron detenidos como sospechosos, pero se desconoce el grado de su participación en el altercado.

El ataque se produjo a las 13:30 hora local (19:30 GMT) en el centro de preparación de esta base militar, que acoge a unos 42,000 soldados y es la más grande que tiene Estados Unidos en todo el mundo.

Según las primeras informaciones, Malik Nadal Hasan, que portaba un arma corta, abrió fuego en las instalaciones de este centro, que acoge a los soldados que están a punto de ser enviados al frente y que estaban recibiendo precisamente una última revisión médica.

"Un soldado abrió fuego y, debido a la rápida respuesta de las fuerzas policiales, fue abatido", dijo el General Robert Cone, responsable de la base, en una rueda de prensa.

Tras este incidente, se escucharon otros disparos en el teatro de la base, donde iba a celebrarse poco después una ceremonia de graduación.

Los responsables de Fort Hood clausuraron inmediatamente los puntos de entrada y salida de la base, adonde se desplazaron multitud de unidades de emergencia médica y equipos especializados del FBI, para investigar el incidente.

En un principio, esta agencia federal descartó que se tratara de un atentado terrorista, si bien se ha decidido incrementar el nivel de seguridad en todas las bases del país.

No obstante, fuentes militares han considerado que, aún es "demasiado pronto" para descartar nada.

Los heridos fueron atendidos in situ y los más graves ingresados en centros hospitalarios. Las autoridades han alertado de la escasez de sangre y lanzaron una llamada de urgencia para pedir donaciones.

Al menos dos de los heridos se encuentran en estado crítico.

La base militar acoge cientos de familias, pero el general Cone aclaró que entre los heridos o los fallecidos no hay niños.

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, fue inmediatamente informado del suceso, que calificó como un "horrible incidente de violencia".

"Ya es duro cuando nuestros soldados pierden la vida en misiones en el exterior. Es horripilante cuando lo hacen en incidentes en como éste sus propias bases en suelo estadounidense", afirmó el mandatario en un acto en el Departamento del Interior.

"Son hombres y mujeres que han tomado la decisión valiente y altruista de arriesgar, y en ocasiones dar, la vida por nosotros cada día", afirmó Obama.

Altos funcionarios de la Casa Blanca se reunieron de inmediato en la Sala de Crisis para tratar de recabar información sobre el incidente.

Por su parte, el secretario de Defensa, Robert Gates, dijo: "mis primeros pensamientos y oraciones están con los heridos y con las familias de las víctimas, así como con aquellos que viven y trabajan en Fort Hood".

El Gobernador de Texas, Rick Perry, ordenó tras el incidente que las banderas del estado ondeen a media asta, y expresó que por el momento se está trabajando en la identificación de las víctimas y en localizar a sus familias.

Este incidente viene a sumarse a un año de especial tensión en el Ejército de Tierra de EU que, con dos guerras en marcha, ha registrado un aumento en los casos de desórdenes mentales y de suicidios.

La propia base de Fort Hood ha sido escenario en los últimos dos años de varios incidentes violentos, el último de ellos hace tres meses, cuando un soldado mató a otro en una pelea entre militares en casa de uno de ellos.

A mediados del año pasado, un soldado mató a balazos a su teniente y luego se suicidó, y en julio pasado un soldado fue acusado de asesinar a otro compañero de su división, tras regresar de Irak.

 

Ahora ve
Jabones usados en hoteles de lujo representan una esperanza para Haití
No te pierdas
ç
×