Proyecto de Egresos, a cuenta regresiva

El plazo para que el pleno de San Lázaro apruebe el presupuesto vence el 15 de noviembre; iniciarán la dictaminación de éste al concluir las visitas de actores que ejercen recursos públicos.
diputados  (Foto: Notimex)
CIUDAD DE MÉXICO (Notimex) -

El diputado Luis Videgaray afirmó que una vez concluidas las visitas de los actores que ejercen recursos públicos, se iniciará el dictamen del Presupuesto de Egresos para 2010 con base en las propuestas de las diversas comisiones en San Lázaro.   

En entrevista, el presidente de la Comisión de Presupuesto de la Cámara de Diputados, recordó que el plazo para que el pleno apruebe el presupuesto del próximo año vence el 15 de noviembre, por lo que el dictamen respectivo deberá estar listo antes de esa fecha.

Comentó que finalizó la etapa en que gobernadores, presidentes municipales, consejeros electorales y representantes del Poder Judicial y de organismos autónomos se reunieron con los integrantes de la instancia legislativa para exponer sus necesidades presupuestales.   

Videgaray Caso indicó que una vez terminada la recopilación de la información, se espera que las comisiones ordinarias presenten sus propuestas a la comisión que encabeza para a partir de ahí pasar a la dictaminación del presupuesto.   

El legislador del Partido Revolucionario Institucional (PRI) aclaró que todavía no se han cuantificado las peticiones presupuestales, aunque integrantes de la comisión calculan que podrían rebasar varios cientos de miles de millones de pesos.   

Por separado, el diputado Heliodoro Díaz Escárraga señaló que con el Presupuesto de Egresos 2010 se pretende tapar un boquete fiscal y orientar los recursos a atender las necesidades básicas del país en un momento de crisis.   

El presidente del Comité de Administración dijo que luego de la aprobación del paquete fiscal, la tarea es celebrar una convención en la que se discuta una reforma fiscal integral de fondo, pero "por el momento no veo condiciones para ello, por lo que tendrá que ser el próximo año".   

Reconoció que las elecciones de 2010, en las que estarán en juego 10 gubernaturas, podrían contaminar la discusión, pero resaltó: "si no optamos por esta estrategia, al final del día nadie va a querer pagar los costos políticos que implica impulsar una reforma fiscal".

El legislador priista agregó que la reforma fiscal no debe ser un planteamiento de una opción política sino una propuesta del país, con una gran participación de los gobernadores, presidentes municipales y partidos, y debe evitarse hacer de la misma una arena de la contienda política.   

Advirtió que si se contamina la discusión de la reforma fiscal que requiere el país, lo más seguro es que no se concrete, por lo que llamó a que se hagan a un lado los procesos electorales del próximo año.

Ahora ve
Estatuas de la Confederación, los símbolos de la discordia
No te pierdas
×