Honduras busca retomar negociación

Los representantes de Zelaya y de Micheletti se reunirán este sábado para revivir el pacto; ambas partes habían negociado la conformación de un Gobierno de unidad, pero fue “roto”.
TEGUCIGALPA (CNN) -

Los representantes del derrocado presidente de Honduras, Manuel Zelaya, y del Gobierno de facto, se reunirán el sábado con la esperanza de resucitar un moribundo pacto, firmado bajo la tutela de Washington, con el que buscan sacar al país de su peor crisis en décadas. La semana pasada, tras meses de negociaciones y con el apoyo de la comunidad internacional, Zelaya acordó con la administración interina formar un Gobierno de unidad nacional y que el Congreso decidiera si debía retomar la presidencia.

Sin embargo el viernes, Zelaya puso una lápida sobre el acuerdo luego de que el presidente de facto, Roberto Micheletti, conformara un Gobierno de unidad sin incluir al depuesto mandatario, al que acusó de no haber enviado una lista con candidatos para confirmar la administración de consenso.

El rompimiento provocó que la Organización de Estados Americanos (OEA), que tiene en Honduras una misión que vigila el cumplimiento del acuerdo, pidiera a las partes seguir trabajando en una solución, mientras que Washington expresó su decepción e instó a no dar por muerto el pacto.

"Es posible que encontremos el camino, hay un preacuerdo, pero no quiero dar más detalles", dijo Jorge Reina, negociador de Zelaya. "Hay un nuevo sendero, estamos transitando un nuevo camino", añadió.

Un miembro del gobierno de facto dijo que estaba complacido y sorprendido por el cambio de curso en las negociaciones.

El viernes, Washington emitió una alerta de viaje a Honduras para sus ciudadanos citando la incertidumbre política y de seguridad, y pide evitar viajes innecesarios al país exportador de café. La advertencia tiene vigencia hasta el 20 de diciembre.

Zelaya fue derrocado el 28 de junio y expulsado de Honduras a punta de rifle por militares. Tras el golpe, el Congreso designó un Gobierno de facto encabezado por Micheletti, agudizando la peor crisis política en Centroamérica en dos décadas y dividiendo al país.

Gobierno de unidad

Pese a que los delegados de Zelaya exigen la restitución del mandatario, aceptaron conversar sobre la posibilidad de conformar el Gobierno de unidad nacional.

En un gesto hacia su rival, Micheletti dejó en suspenso la posesión del gabinete de unidad nacional y en un comunicado sostuvo que el plazo era para buscar que Zelaya cambie su postura y participe en el proceso.

"Dando nuevamente espacio al señor Zelaya, el presidente Micheletti ratificó su disponibilidad de reconocer que es importante un compás de espera durante este fin de semana para concretar el Gobierno de unidad y reconciliación", señaló el comunicado del Gobierno de facto.

Reina dijo que esto abre una nueva ruta para establecer un gabinete que represente a todo Honduras.

Cuando se le preguntó si el ex mandatario enviará una nómina para integrar la administración, respondió que "Zelaya tiene los nombres escogidos de manera correcta, al igual que Micheletti".

El colaborador de Micheletti dijo que las negociaciones se limitarán a conformar "lo del gabinete de consenso", y destacó como un avance el que las partes vuelvan a la mesa de negociación.

Pese a las advertencias de simpatizantes de Zelaya de más protestas por el retorno de su líder, las calles de Tegucigalpa lucían vacías y no se registraban cortes de carreteras en el interior del país.

En la Plaza de la Merced, junto al Congreso Nacional, sede de las manifestaciones pro Zelaya, se organizó un festival cultural y médicos, sicólogos y dentistas ofrecían atención gratuita a la población.

Ahora ve
Toto Riina, un sanguinario padrino de la Cosa Nostra, muere a los 87 años
No te pierdas
×