Los electricistas bloquean accesos al DF

Miembros del SME han cerrado varias calles, avenidas y carriles de autopistas a la Ciudad de México; los manifestantes esperan realizar marchas todo el día y concluir sus actividades en el Zócalo.
Luz y Fuerza  (Foto: NTX)
CIUDAD DE MÉXICO (Notimex) -

Los integrantes del Sindicato Mexicano de Electricistas (SME) bloquean este miércoles los carriles laterales de la autopista México-Querétaro, en dirección al Distrito Federal, en protesta de la extinción de Luz y Fuerza del Centro (LyFC).

Cerca de 200 ex trabajadores de la paraestatal se mantienen sobre la vialidad a la altura de Lechería, en donde se encontraban las instalaciones de Luz y Fuerza de esta zona, sin permitir el paso de vehículos.

Por este bloqueo, los elementos de la Policía Federal desvían la circulación de todos los vehículos hacia carriles centrales, lo que complica la circulación para quienes provienen del centro de Cuautitlán Izcalli y Tepotzotlán.

En la zona oriente del Valle de México, otro contingente de unos 300 manifestantes mantiene bloqueada la avenida Bordo de Xochiaca en los límites de Nezahualcóyotl y Chimalhuacan.

Con este bloqueo, los integrantes y simpatizantes del SME evitan por completo el paso de vehículos tanto particulares como de transporte público, afectando a cientos de personas que tratan de dirigirse a sus centros de trabajo o estudios.

Se espera que este contingente avance por la avenida Bordo de Xochiaca hacia Calle 7 para incorporarse a la Avenida Ignacio Zaragoza y continuar su marcha hacia el centro de la capital.

En la carretera Los Reyes-Texcoco, en la zona del Puente de la Concordia, hay otro bloqueo que impide la circulación de quienes provienen por la autopista y carretera federal México-Puebla.

Se espera que estos contingentes en apoyo al SME se trasladen hacia el Monumento a la Revolución, para concentrarse con el resto de los electricistas que participarán por la tarde en una marcha en contra del decreto de extinción de LyFC.

Ahora ve
Los avances parecen aproximarnos a la revolución del reconocimiento facial
No te pierdas
×