Venezuela, caen dos ejecutivos bancarios

La fiscalía informó que arrestó a dos personas, entre ellas a un hermano de un ministro de Gobierno; están vinculados con un escándalo bancario que llevó a Chávez a tomar el control de siete bancos.
CARACAS (AP) -

Dos ejecutivos bancarios, uno de ellos el hermano de un ministro del gobierno venezolano, quedaron detenidos el domingo por su presunta vinculación con un escándalo bancario que llevó al gobierno del presidente Hugo Chávez a tomar el control de siete bancos, dijeron el domingo fiscales venezolanos.

La Fiscalía General dijo en un comunicado que Arne Stevenson Chacón Escamillo, hermano del ministro de Ciencia y Tecnología Jesse Chacón, y Giuzel Mileira fueron arrestados el sábado.

El anuncio se produce luego de que el gobierno tomó el control de tres bancos -Central Banco Universal, Baninvest Banco de Inversión y Banco Real- por presuntas irregularidades.

Las entidades bancarias se suman a otras cuatro intervenidas por el gobierno en un creciente escándalo que ha puesto a Chávez a la defensiva. Sus opositores dicen que es evidencia de que el presidente no aplica las leyes ante la corrupción y el amiguismo entre altos funcionarios de su gobierno y empresarios amigos.

Arne Chacón era presidente del Banco Real y Mileira era su subdirector y gerente. Otros cuatro presuntos involucrados también fueron detenidos, entre ellos Milagros Vivas, directora suplente del banco. Los fiscales dijeron que Chacón y Mileira comparecerían a una audiencia judicial en pocas horas.

Chávez negó tener vinculación alguna con los banqueros involucrados y ha prometido aplicar todo el peso de la ley a los responsables.

En una columna publicada en periódicos del domingo, Chávez no habló del arresto de Chacón pero dijo que los que están involucrados son "rateros encorbatados".

"Aquí, los delincuentes de cuello blanco van a parar a la cárcel", escribió.

Chacón fue designado como director de Baninvest y de Banco Real a principios de año, después de que el financista Pedro Torres Ciliberto los adquirió. El detenido, que era accionista de ambos bancos, no ha hecho declaraciones sobre su presunta participación.

La superintendencia de la banca de Venezuela objetó la compra del Central Banco Universal y ordenó el congelamiento de la transacción hace algunos meses, alegando que los financistas no había demostrado con claridad la procedencia de los fondos para la adquisición.

Las autoridades también detuvieron al empresario Ricardo Fernández, quien encabezó un grupo de inversores que hace poco compró cuatro bancos que habían sido cerrados por el gobierno: Canarias, Banpro, Confederado y Bolívar.

Las cuatro instituciones fueron compradas en septiembre y octubre. Fernández manejaba un lucrativo negocio de venta de mercadería a la cadena estatal de supermercados subsidiados Mercal. Las autoridades acusaron a Fernández de comprar el banco Canarias de manera fraudulenta con los depósitos de sus ahorristas.

El empresario y su abogado, José Camacho, fueron acusados de malversación de depósitos y de conceder préstamos ilegales a empresas en las cuales eran inversionistas.

Las acciones del gobierno contra el grupo de bancos generaron nerviosismo entre los venezolanos y provocaron grandes retiros de depósitos en algunos bancos, lo que los obligó a pedir préstamos a otras instituciones.

El gobierno dijo que garantiza los depósitos hasta los montos asegurados por ley y descartó un colapso del sistema bancario nacional.

 

Ahora ve
Tu empresa tiene mucho que decir
No te pierdas
×