ONG sufren frío y desdén en Copenhague

La desorganización del Gobierno danés es un pretexto para frenar la participación de las ONG; ahora que se espera a Jefes de Estado, los países reducen la meta para disminuir emisiones.
copenhague  (Foto: CNN)
Tania Mijares*
COPENHAGUE, Dinamarca -

Sexto día de las negociaciones. Entre miércoles y jueves deberán llegar todos los Ministros y Jefes de Estado de los países parte. La COP15 se viste de manteles largos. Por desgracia, la atención a las negociaciones ha sido desviada por la pésima coordinación y organización del Gobierno Danés y el Secretariado de la CMNUCC (Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático) para el acceso y acreditación tanto de ONGs como de Prensa.

Una buena noticia: Este miércoles nevó en Copenhague, por fin el invierno se pinta de blanco,  la nieve simplemente me encanta. La mala noticia, bueno esto es exactamente igual de inequitativo e injusto que el acceso a la sede de la COP15,  hay varias malas noticias.

Para empezar esa nevada la tuvimos que tolerar por cerca de una hora y media formados afuera del Bella Center, a punto de la hipotermia.

En el zenit del maltrato podemos decir que no hay manera de conseguir un café, chocolate o té caliente que mucho serviría para mitigar los impactos del frío. Tampoco hay baños ni nadie que explique porque una interminable fila no se mueve por horas y horas.

Mientras estaba parada observando como unos mini copos de nieve formaban unas figuras interesantes sobre mi guante negro, no podía dejar de reclamarme haber elegido mi traje con falda justo hoy, el día que empieza a nevar en Copenhague, lo que seguramente ocasionaría que el estado en el que quede mi abrigo de lana sea penoso.

Entre estos pensamientos de autorecriminación, impaciencia y frustración, pensé que justo este aparente problema de "logística" donde lo único que se logra es limitar la participación de las ONGs por "seguridad" no era más que una postura estratégica del Secretariado de la CMNUCC para restringir la participación social. Se imaginarán que en dos horas uno puede pensar muchas cosas, y resulta además de indignante, absurdo, que en pleno siglo XXI la gente quiera seguir negociando como en el siglo XIX, a puerta cerrada y sin tomar en cuenta a todos los sectores, incluidos los grupos más vulnerables, el género,  las ONG's, la academia e incluso los Gobiernos locales, representados por los alcaldes.

Innegablemente, Copenhague no será lo que esperamos en materia climática, pero si marca un hito importante, la SOCIEDAD CIVIL aquí representada por miles de grupos de diversa ideología, temática, presupuesto, color y sonido, hoy exigimos SER ESCUCHADOS.

La propia Carta de las Naciones Unidas señala en su preámbulo  "NOSOTROS LOS PUEBLOS DE LAS NACIONES UNIDAS RESUELTOS: ...a reafirmar la fe en los derechos fundamentales del hombre, en la dignidad y el valor de la persona humana, en la igualdad de derechos de hombres y mujeres y de las naciones grandes y pequeñas; a crear condiciones bajo las cuales puedan mantenerse la justicia y el respeto a las obligaciones emanadas de los tratados y de otras fuentes del derecho internacional, a promover el progreso social y a elevar el nivel de vida dentro de un concepto más amplio de la libertad"

En ningún momento se habla de exclusión, falta de transparencia y obstaculizar la participación ciudadana a grados tan ridículos, como lo que hoy vivimos en Copenhague.

En la Facultad de Derecho me enseñaron que lo secundario sigue la suerte de lo principal y es evidente que la CONVENCIÓN MARCO SOBRE EL CAMBIO CLIMATICO DE LAS NACIONES UNIDAS (CMNUCC) no es la excepción, pues al ser un Tratado que emana de este organismo internacional debe obedecer los principios básicos de Naciones Unidas.

Tenemos que recordar, que hace más de 10 años, más de 190 países se unieron para crear este Tratado Internacional con el objetivo de considerar las acciones que podrían llevarse a cabo para reducir el Cambio Climático y reducir el Calentamiento Global. Se aprobó una adición a este Tratado al que se llamo Protocolo de Kioto (PK) -Estados Unidos es parte de la CMNUCC pero no ha ratificado el Protocolo-  el cual es una herramienta más poderosa y con algunas cuestiones jurídicamente vinculantes para los países Anexo I.

El  primer periodo de compromisos de este PK empezó en el  2008 y termina en el 2012.  HOY necesitamos llegar a un acuerdo multilateral mucho más exigente y ambicioso para asegurar que no se genere una brecha entre el primer período de compromisos de Kioto y la entrada en vigor de la segunda etapa (2012-2020).

Tomando lo anterior en consideración, las ONGs, estamos solicitando a nuestras Delegaciones que se manifiesten en la plenaria, exigiendo al Secretario de la CMNUCC, Yvo De Boer, que está situación no vuelva a repetirse porque es inadmisible que se pretenda excluir a la sociedad civil de la negociación sobre nuestro futuro y supervivencia.

El trato al que estamos siendo sometidas las ONGs, debe forzosamente resultar indignante para los países miembro de la CMNUCC, sobre todo cuando se trata de ocultar una decisión política bajo el pretexto de una mala organización, cuando es de todos sabido que el Gobierno danés ha invertido más de dos años en la organización de esta Conferencia, millones de dólares y a más de 50 personas tiempo completo para llevarla a cabo.

La parte más tensa y complicada de estas negociaciones está por venir, con 100 líderes de Estado llegando en esta semana. Si bien la llegada de funcionarios de alto nivel ha creado muchas expectativas, el curso de las negociaciones como tal ha terminado en los grupos de trabajo, para abrir paso a declaraciones políticas.

Aún hay muchos asuntos clave sin resolver. El tema más grande que se encuentra en contienda y que ha emergido en los últimos días es crear y estructura el nuevo Régimen  Global del Cambio Climático. ¿Cuáles serían los asuntos que tendrían que atender para lograr un acuerdo justo, ambicioso y jurídicamente vinculante en el  corto tiempo que tenemos?  Bueno, bien dicen que con voluntad y empeño todo es posible, así que aquí proponemos una serie de cosas que pueden hacerse en Mitigación y Adaptación.

Mitigación

El sábado AOSIS (Alliance of Small Island States) volvió a levantar la voz hacia la amenaza que sufren los pequeños estados peninsulares y los países de bajo desarrollo.

Ellos no están jugando ni usando estrategias en las negociaciones. Cuando presionan por que se reduzcan en 45% las emisiones de los países desarrollados a niveles de 1990 para el año 2020 lo hacen definiendo su derecho de supervivencia sobre  el agua y no por debajo de ella.

Por desgracia en el inicio de la segunda semana las reducciones ofrecidas por los países desarrollados siguen quedándose muy cortas, hablando en promedio de 4%.

La Unión Europea (UE) no ha ayudado a estas ambiciones tan pequeñas, pues podría haber enviado un mensaje más alentador elevando sus metas en la Cumbre de sus líderes, iniciando una reacción en cadena que elevará la ambición en otros países desarrollados. Pero la UE optó por dinamitar  su oportunidad para convertirse en el LÍDER CLIMÁTICO que todos NECESITAMOS.

Ojala que el único problema que tenemos fueran las metas pequeñas. La mayoría de los países continúan ignorando la línea base de emisiones del año 1990, no hay claridad en las sugerencias de manejar periodos de compromiso con duración de 5 años, o en  una cláusula de revisión científica  para el 2015. Los ministros y jefes de Estado deberán elevar sus metas de reducción, cerrar las lagunas que puedan existir, consentir en tomar como línea base las emisiones del año 1990 e imponer una revisión científica temprana.

Adaptación

Tenemos que entender que el cambio climático generará grandes pérdidas  y riesgos importantes ocasionados principalmente por la incapacidad de los países desarrollados para mitigar sus emisiones.

En el intento de hacer un "lavado verde" (greenwashing) no se debe sacrificar a los más vulnerables. El tema adaptación no puede estar sujeto a voluntades, es necesario contar con al menos 50 billones anuales de dólares para adaptación en países en desarrollo para el próximo periodo del Protocolo, cantidad que debe incrementarse a 100 billones dólares en el 2020.

Este financiamiento debe ser medible, reportable y verificable. Deberá ser adicional a los montos de ayuda para el desarrollo previamente comprometidos.

El Fondo de Adaptación debe empezar a funcionar de una manera rápida y efectiva para dar un respiro a los países más vulnerables.

Pasando a lo que México ha realizado en las negociaciones, se presentó la Cuarta Comunicación Nacional a la CMUNCC -el único país No Anexo I que lo ha hecho- reiterando su compromiso de reducir el 50% de sus emisiones de Gases de Efecto Invernadero (GEI) para el año 2050.

Con una mesa eminentemente YANG y sin nada de YIN, el  secretario de Medio Ambiente y Recursos Naturales, Dr. Juan Rafael Elvira; el subsecretario de Política Ambiental, Dr. Fernando Tudela; el Presidente del Instituto Nacional de Ecología, Dr. Adrián Fernández y el Dr. Luis Miguel Galindo, autor del "Informe Galindo" fueron los encargados de hacer una presentación sobre las acciones y la situación mexicana.

En este acto, el secretario Elvira fue interrogado sobre el papel de México en la negociación internacional para un nuevo acuerdo sobre cambio climático, y afirmó que 'no se esperan las metas de países industrializados y en vías de desarrollo, sino que México ya hace sus propias acciones como puede'.  
El Presidente del Instituto Nacional de Ecología destacó que México tiene previsto un recorte de emisiones de GEI en 50 millones de toneladas para el 2012,  lo que nos permitirá conseguir una reducción del 6% que nos ayudará a llegar mucho más rápido a la meta recientemente presentada por el Presidente Calderón del 30% de reducción para el año 2020.

Ello como resultado de la aplicación de una serie de acciones unilaterales en sectores como el de generación y uso de energía, transporte, agricultura, bosques y otros usos del suelo, y desechos.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

*La autora es directora del Programa Aire y Energía del Centro Mexicano de Derecho Ambiental, A. C. y Vocera de México Haz Algo

 

Ahora ve
Jabones usados en hoteles de lujo representan una esperanza para Haití
No te pierdas
ç
×