La reforma de salud de Obama, en peligro

El triunfo del republicano Scott Brown como senador de Massachusetts es un revés para el mandatario; Brown prometió ser actor decisivo en la votación a la reforma de salud impulsada por Obama.
scott brown  (Foto: AP)
BOSTON (CNN) -

El republicano Scott Brown ganó este martes una reñida elección al Senado de Estados Unidos en Massachusetts, en un duro golpe al presidente Barack Obama, y prometió ser un actor decisivo en la polémica votación de la reforma a la salud impulsada por el mandatario.

La victoria de Brown arrebató a los demócratas la mayoría de 60 votos que tienen en el Senado y que necesitan para evitar los obstáculos republicanos y provocó temor entre los demócratas que enfrentan duras carreras por la reelección en las votaciones legislativas de noviembre.

Brown derrotó a la fiscal general del estado, la demócrata Martha Coakley.

Lo que alguna vez pareció ser una fácil victoria para los demócratas se convirtió en una carrera desesperada luego de un aumento en el respaldo al senador estatal republicano, motivado por la preocupación de los votantes por la economía, la reforma a la salud y la agenda de Obama.

Brown prometió convertirse en el voto 41 de los republicanos en contra de la legislación de reforma a la salud.

"La gente no quiere este plan de salud de un billón de dólares que se le está imponiendo al pueblo estadounidense", dijo Brown en un hotel de Boston a sus partidarios que coreaban "41" y "que ocupe su asiento ahora".

Dijo que los votantes rechazan las charlas a puertas cerradas que están guiando el debate de salud y se mostró satisfecho al probar que los expertos, y los demócratas, se habían equivocado.

"Ellos pensaron que este asiento les pertenecía. Ellos pensaron que no podían perder", dijo Brown. "Ustedes les demostraron lo contrario", agregó.

La victoria de Brown con un 52% de la votación en el estado, de fuerte tendencia demócrata, planteó la posibilidad de grandes derrotas para los demócratas en las elecciones legislativas de en noviembre.

"Cualquiera que haya recorrido el estado ha visto la rabia", dijo Coakley, quién fue criticada por realizar una débil campaña, a una habitación llena de partidarios desilucionados en un hotel de Boston. "Estoy descorazonada por los resultados", agregó.

Obama, quién ganó casi el 62% de los votos en el estado en la elección del 2008, visitó el estado el domingo para intentar encender el entusiasmo a favor de Coakley en su campaña por reemplazar al fallecido senador demócrata Edward Kennedy, un ícono demócrata y defensor de la reforma de salud.

En Washington, el portavoz de Obama, Robert Gibbs, dijo que el presidente llamó a Brown después de conocerse el resultado.

"El presidente dijo al senador Brown que busca trabajar con él en los urgentes desafíos económicos que enfrentan las familias de Massachusetts y otras familias en el resto de la nación", dijo Gibbs en un comunicado.

Suben acciones de firmas de salud

La posibilidad de que una victoria de Brown propinaría un golpe letal a la reforma al sistema de salud llevó al alza el martes a las acciones de las compañías de seguros y medicinas, haciendo subir el Dow y el S&P 500 a cierres máximos de 15 meses.

El líder demócrata del Senado de Estados Unidos, Harry Reid, dijo que daría la bienvenida a Brown al Senado en cuanto recibiera los papeles de los funcionarios de Massachusetts.

"Creo que sólo sería justo y prudente que suspendamos las próximas votaciones sobre la reforma al sistema de salud hasta que el senador electo Brown ocupe su cargo", dijo el senador demócrata Jim Webb.

Massachusetts eligió por última vez a un republicano para el Senado en 1972, pero el cambio de tendencia no podría haberse dado en un peor momento para Obama. Los demócratas controlan 60 votos en el Senado frente a 40 de los republicanos, y la llegada de Brown podría condenar el proyecto de salud.

Los líderes demócratas prometieron seguir adelante con la reforma en el Congreso, a pesar de los resultados, pero varios demócratas advirtieron que el partido debería reconsiderar su postura.

"No sería lo peor en el mundo el dar un paso atrás y decir que vamos girar para hacer algo sobre el empleo", dijo el representante Anthony Weiner a periodistas de Nueva York.

Los republicanos dijeron que el resultado confirma el malestar del público con la reforma a la salud de Obama y su enfado porque los legisladores demócratas los ignoran.

"Los votantes de Massachusetts, como todos los estadounidenses, han dejado muy en claro qué piensan de la reforma a la salud. Ellos no quieren este proyecto de ley y quieren que Washington los escuche", dijo el líder republicano del Senado, Mitch McConnell.

Funcionarios electorales informaron de una gran participación, los votantes desafiaron al frío y una leve nevazón para ir a votar. Medios locales informaron de largas filas en algunos puntos de votación.

Ahora ve
Alexa, la asistente virtual de Amazon, parece tener temperamento
No te pierdas
ç
×