China suspende actividad militar con EU

La decisión fue tomada luego de que Washington propusiera vender armas a Taiwán por 6,400 mdd; China dijo que impondrá sanciones a las firmas estadounidenses que participen en esta acción.
taiwan-tanques  (Foto: CNN)
PEKIN/WASHINGTON (CNN) -

China actuó rápidamente el sábado para suspender sus actividades militares con Estados Unidos tras el anuncio de Washington de una venta de armas a Taiwán, aumentando las tensiones en la compleja relación entre las dos potencias económicas. China también informó que impondría sanciones sobre las compañías estadounidenses que participen en la venta de armas a Taiwán y aseguró que el asunto tendría un efecto en la cooperación con Estados Unidos sobre importantes temas internacionales y regionales.

El Ministerio de Defensa chino, en un severo comunicado divulgado a través de la agencia de oficial de noticias Xinhua, condenó la propuesta estadounidense sobre la venta a la autogobernada Taiwán, que China ve como una provincia separatista.

"Considerando el daño severo y el efecto desagradable de la venta estadounidense de armas a Taiwán, el lado chino ha decidido suspender las visitas militares mutuas planificadas", sostuvo Xinhua, citando al ministerio chino.

Además, China llamó a consulta al agregado de Defensa de Estados Unidos en Pekín para expresar su irritación sobre la propuesta de Washington sobre el plan de defensa para Taiwán, reportó Xinhua.

El Gobierno de Estados Unidos informó el viernes al Congreso sobre la propuesta de venta de armas a Taiwán, un paquete potencial de 6,400 millones de dólares que incluye helicópteros Black Hawk, sistemas antimisiles Patriot y dos embarcaciones remozadas Osprey.

Ola de advertencias

El sábado, China lanzó una serie de advertencias por la venta de armas, indicando que ésta daba un "mensaje equivocado" a Taiwán y que asunto afectaría la cooperación con Estados Unidos sobre grande asuntos regionales e internacionales.

El viceministro de Relaciones Exteriores chino, He Yafei, dijo el viernes al embajador estadounidense en Pekín, Jon Huntsman, que el acuerdo de armas podría poner en peligro los lazos con Washington, que ha buscado la ayuda china para superar la crisis financiera, lidiar con Irán y Corea del Norte y en la lucha contra el cambio climático.

La venta de armas estadounidenses a Taiwán se suma a problemas comerciales, disputas por políticas monetarias, derechos humanos, internet y la situación en el Tíbet, entre otras riñas entre la primera y la tercera mayores economías del mundo.

Ultimamente Washington y Pekín también han tenido intercambios tensos por políticas sobre el uso de internet, después que este mes el gigante de búsquedas estadounidense Google amenazara con cerrar su portal chino y sacarlo de ese país tras citar problemas de censura y ataques cibernéticos.

En los próximos meses el presidente estadounidense, Barack Obama, podría reunirse con el Dalai Lama, el líder religioso del Tíbet que se encuentra exiliado y al que China califica como un peligroso separatista. El encuentro podría avivar el enojo de Pekín con Washington.

El viceministro He comentó que la ira de su país podría ser percibida en una serie de ámbitos.

"El anuncio de Estados Unidos de la plan de venta de armas a Taiwán tendrá un grave impacto negativo sobre varias áreas importantes de intercambio y cooperación entre los dos países", dijo He, en declaraciones publicadas por el sitio en Internet del Ministerio de Relaciones Exteriores chino.

Señaló que el acuerdo de armas era "una cruda interferencia en los asuntos domésticos y perjudica seriamente la seguridad nacional de China", en una retórica mucho más severa que los últimos comentarios chinos sobre el tema.

"Esto llevará a repercusiones que ningún bando desea ver", adelantó He el viernes, e instó a Estados Unidos a suspender sus planes en torno a Taiwán.

Además de cortar sus lazos militares con Estados Unidos, las otras alternativas de China son menos claras. El presidente chino, Hu Jintao, tiene previsto visitar Estados Unidos más tarde este año, lo que podría evitar que la situación se salga de control.

El mayor tenedor de bonos del Tesoro estadounidense, Pekín no ha mostrado señales de que usaría esa carta en represalia, lo que podría dañar el valor de sus vastas reservas en dólares.

"Observemos y veamos que hacen, no lo que dicen, porque a veces las palabras severas en China son el sustituto de acciones duras", dijo Susan Shirk, académica de la Universidad de California, en San Diego, y ex secretaria de Estado adjunta de Estados Unidos para China y Taiwán.

Ahora ve
Escultores del hielo alistan sus piezas en mercado de Edimburgo
No te pierdas
×