‘Monstruos’ lanzan al éxito a Tatopoulos

El director de cine comenzó su trabajo como diseñador de criaturas para producciones hollywoodenses; ahora toma la estafeta de la ola de reputados franceses expertos en efectos especiales digitales.
inframundo  (Foto: Fragmento del cartel oficial)
Sylvie Thomas
CIUDAD DE MÉXICO -

Los amantes del cine fantástico y de la ciencia ficción le conocen bien. Este especialista de los efectos especiales de Hollywood, que se convirtió  en director con Underworld 3, puede presumir de una trayectoria impecable. Hoy en día, Patrick Tatopoulos sale de entre bastidores y multiplica sus proyectos. ¡El creador de criaturas ha impuesto su garra del otro lado del Atlántico!

Le debemos los ‘alienígenas' de Stargate, Independence Day, They (Ellos) y Yo, Robot, así como las criaturas de Yo soy leyenda y de Duro de matar 4... Nacido en París de una madre francesa y de un padre griego, Patrick Tatopoulos es el protegido de Hollywood, lo que le ha permitido hacer realidad su sueño: ‘diseñar monstruos'. Desde hace 20 años, diseña los de las superproducciones americanas y está reconocido en todo el mundo como uno de los mejores especialistas de efectos especiales.

En las películas en las que ha participado, Patrick Tatopoulos ha diseñado las criaturas, los decorados, el vestuario... las tres cosas o una combinación de ellas. Proporciona a los largometrajes en los que interviene un tono y un universo muy particulares, que los amantes de su estilo reconocen con facilidad. El fruto del talento, desde luego, aunque también de un trabajo riguroso: ‘Todos los días, me siento frente a mi escritorio y dibujo. Primero el diseño y luego la creación de la criatura: en general, esto lleva entre dos y tres meses. A menudo trabajo en varios proyectos a la vez. Ahora, el mundillo del cine confía en mí'. 

Durante sus inicios, Patrick Tatopoulos trabajó en la animación y el diseño de las portadas de los cómics de superhéroes. Posteriormente continuó sus estudios en la Ecole des Beaux Arts y la Ecole des Arts Décoratifs de París, antes de instalarse primero en Italia y después en Grecia donde trabajó como ingeniero artístico en el campo publicitario. En 1989, decidió tentar la suerte en los Estados Unidos, donde la calidad de su trabajo en la publicidad pronto llamó la atención del entorno cinematográfico.

Su primera experiencia en Hollywood fue la adaptación del famoso videojuego Super Mario Bros en 1993, aunque fue al año siguiente cuando realmente expresó su concepción artística en todo su esplendor y diseñó el vestuario y los decorados de Stargate. Esta película marcaría, de igual modo, su primera colaboración con el director Roland Emmerich, para el que trabajaría, a continuación, como responsable de efectos especiales en Independence Day y, después, en Godzilla.

Patrick Tatopoulos es conocido por su fidelidad a los cineastas con los que trabaja. Entre ellos, Rob Minkoff, para el que se encargó de la concepción de pequeño ratón Stuart Little. De vuelta a la ciencia ficción como decorador, ha seguido a otro de los directores de culto, el australiano Alex Proyas, en la aventura de Dark City, antes de volver a ejercer como director artístico en Yo, Robot.

El siguiente en solicitar sus servicios fue David Twohy, quien le sumergió en el universo del criminal intergaláctico Richard B. Riddick, en Pitch Black y en Las crónicas de Riddick. En su bestiario personal, sin embargo, la criatura que el considera ‘la más bella' es la que creó para Pitch Black. No obstante, la planta depredadora y carnívora de Las ruinas, de Carter Smith, una película de terror estrenada el año pasado, tampoco está mal.

Posteriormente, llegaron Yo soy leyenda y Resident Evil. Durante el rodaje de Stargate, Patrick conoció al accesorista Len Wiseman, quien solicitó sus servicios para Underwold 1 y Underworld 2: Evolution, así como para Duro de matar 4. Los estudios no tardaron en solicitar al hombre de entre bastidores que rodara él mismo la tercera entrega de la saga ‘Underworld', Underworld 3: La rebelión de los licántropos. A decir verdad, ‘se hizo un poco de rogar'. A él ‘le gusta permanecer en la sombra' y tuvo que descubrir ‘la relación con los actores' e iniciarse en ‘el aspecto psicológico del trabajo': ¡un actor no es una criatura! Al final, no se arrepintió de haberse dejado convencer.

También como director, logró imponer un tono muy personal, un universo diferente del de las dos primeras entregas; ‘incluso el personaje ha cambiado', reconoció. Es cierto que no pudo negarse a sí mismo el diseño de los decorados y las criaturas. ‘Sin duda uno puede ocuparse del aspecto artístico de una película siempre que se consagre a la dirección en el momento del rodaje', constató Patrick Tatopoulos que, ahora que conocía al gran público, iba a dirigir otras películas: Non-Stop, en la que una nave extraterrestre intercepta un avión y I. Frankenstein, que imagina el reencuentro entre Frankenstein y otras criaturas célebres, como Drácula, el jorobado de Notre-Dame y el hombre invisible... Un gran momento del cine de género en perspectiva, coproducido, como todo su trabajo, por su propia productora: Tatopoulos Studios. Dicha productora está asociada a la sociedad de efectos especiales de fama internacional Duran-Dubois.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Se trata de una nueva etapa para Patrick: ‘He abandonado los monstruos mecánicos por los efectos especiales digitales'. Un sector que refuerza la reputación de excelencia de los especialistas de los efectos especiales franceses en Hollywood.

Fuente: Embajada de Francia

Ahora ve
Así se vivió la emoción del eclipse en Salem, Oregon
No te pierdas
×