Ex gobernador no teme extradición a EU

Villanueva dijo que no le importa que lo extraditen a Estados Unidos; el ex gobernador fue exonerado de cargos de tráfico de drogas y delincuencia organizada en Méxi
El ex goberandor es trasladado al Reclusorio Norte en el DF.
CIUDAD DE MÉXICO (AP) -

El ex gobernador mexicano Mario Villanueva afirmó que no le importa que lo extraditen a Estados Unidos, pues las autoridades de ese país lo buscan por delitos relacionados con narcotráfico, de los cuales ya fue exonerado en México.

''No tengo ningún inconveniente en ir a aclarar lo que tengo, siempre y cuando estas acusaciones tengan sustento y todo se maneje conforme a derecho'', dijo al diario Milenio Villanueva, el primer exgobernador mexicano que enfrenta un proceso de extradición a Estados Unidos por tráfico de drogas.

El ex mandatario del estado sureño de Quintana Roo (1993-1999) dejó la noche del miércoles una prisión de alta seguridad donde pasó seis años, aunque en cuestión de minutos fue retenido nuevamente luego de que un juez ordenó su detención con fines de extradición.

Un juez había sentenciado a Villanueva a seis años de cárcel por lavado de dinero, aunque consideró que ya había cumplido su pena por el tiempo que pasó en el penal de El Altiplano, en las afueras de la ciudad de México.

Villanueva fue exonerado de cargos de narcotráfico y delincuencia organizada en el país, pero la justicia de Estados Unidos considera que ayudó al Cartel de Juárez a introducir al menos 200 toneladas de cocaína a ese país cuando fue gobernador de Quintana Roo.

Una corte en Nueva York lo señala como probable responsable de los delitos de asociación delictiva para importar cocaína, distribuir y poseer cocaína con fines de distribución.

''Hoy ya lo ha dicho un juez (mexicano), yo no tengo ninguna relación en la asociación delictuosa ni en la delincuencia organizada, tampoco con narcotraficantes de ningún tipo... tampoco cometí ningún delito contra la salud'', dijo Villanueva a Milenio, en declaraciones publicadas el viernes.

En otras declaraciones al diario La Jornada, el ex mandatario estatal consideró que las acusaciones en su contra vienen de diferencias que tuvo con el entonces presidente Ernesto Zedillo (1994-2000), aunque no ahondó en detalles.

''Sigo sosteniendo que todo esto era una maquinación perversa y que se me estaba acusando con un interés político'', dijo.

Tanto Villanueva como Zedillo emanaron de las filas del Partido Revolucionario Institucional, que gobernó el país por 71 años hasta 2000.

Cuando supo que las autoridades mexicanas lo buscaban por narcotráfico, Villanueva desapareció dos semanas antes de que terminara su mandato en 1999 y pasó dos años oculto hasta que fue detenido en el 2001 en el balneario caribeño mexicano de Cancún, en Quintana Roo.

Una ex gerente de inversiones de la firma Lehman Brothers Inc. se declaró culpable en 2005 de haber ayudado a Villanueva a lavar 11 millones de dólares del narcotráfico.

El gobierno del presidente Felipe Calderón, que comenzó en diciembre, se ha mostrado más proclive que administraciones anteriores a extraditar a Estados Unidos a sospechosos de narcotráfico.

La Procuraduría General de la República ha informado que México ha extraditado a 62 personas en lo que va del gobierno, 58 de las cuales se han entregado a Estados Unidos, incluidos varios supuestos capos de la droga.

Ahora ve
No te pierdas