Vaticano insta abrir canales migratorios

La Curia Romana pidió ampliar conductos legales para que las personas puedan acceder a otro paí las áreas más preocupantes son el paso a Estados Unidos o México y el Mar Mediterráneo.
El Vaticano expresó su preocupación por la muerte de inmigra  (Foto: )
Ciudad del Vaticano (Notimex) -

El Vaticano expresó su preocupación por la muerte de inmigrantes que en busca de un futuro mejor arriesgan su vida, por lo que es necesario "ampliar los canales legales para el movimiento de personas".

En un boletín dado a conocer por la sala de prensa de la Curia Romana, el observador permanente del papado ante la Oficina de las Naciones Unidas de Ginebra, Silvano Tomasi, alertó sobre la pérdida de vidas de aquellos que buscan una vida mejor.

"Las zonas de preocupación parecen aumentar donde los instrumentos de protección (para a los inmigrantes) existentes no se aplican o carecen de claridad en el mandato de ejecución", ponderó.

"Esto se refiere a un fenómeno que se mantiene desde hace años: la pérdida terrible de vidas de miles de personas forzadas por circunstancias desesperadas a buscar la supervivencia fuera de su propio país", añadió Tomasi.

El prelado señaló como áreas preocupantes del fenómeno el paso hacia Estados Unidos desde las islas caribeñas o México, a través del desierto, así como el Mar Mediterráneo, donde la gente trata de cruzar de África a Europa.

Mencionó además el Océano Atlántico, donde la gente cruza de África Occidental a Islas Canarias; a África Oriental y algunas áreas de Asia.

Tomasi dirigió su mensaje al Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) con motivo de la sesión de su comité permanente, que tuvo lugar en estos días en Suiza.

El religioso explicó que el número de inmigrantes y desplazados ha llegado a 32 millones y que el fenómeno "no es regional".

"Los desplazados por la fuerza son un duro recordatorio de la persistencia de conflictos y violaciones de los derechos humanos", estableció.

En la actualidad, dijo, sobre el tema existe una espiral de crisis, mientras la información se encuentra disponible, la complejidad de la cuestión y "quizá el déficit de algunos políticos" ha reducido la velocidad de las soluciones.

Según el prelado, la cuestión es saber cómo la comunidad internacional puede ejercer su obligación de proteger a las personas en estas situaciones si existe un vacío normativo para las víctimas en el tentativo de evitar la "muerte física o psicológica".

El ACNUR podría impulsar una coordinación de política sobre el tema a nivel regional e iniciar un estudio sistemático de cómo proporcionar la protección, propuso.

"A la larga un acercamiento positivo requeriría la transformación de condiciones en los sitios de origen (de los inmigrantes) en cuanto a seguridad, respeto de derechos humanos, participación política, creación de empleos y ambiente de paz", indicó.

"Pero esta transformación local no puede darse sin la participación de la comunidad internacional para establecer canales mejor organizados y legales para el movimiento de la gente", concluyó.

Ahora ve
No te pierdas