Nafin o Bancomext, sólo uno para Laborín

El Senado discute un proyecto para obligar a que Mario Laborín sólo sea director de una institu el gobierno calderonista prevé fusionar ambas entidades financieras, pero encuentra oposición.
Laborín, dos veces director general. (Archivo Notimex)
Verónica Galán
CIUDAD DE MÉXICO -

Apenas en diciembre del año pasado el director general de Nacional Financiera (Nafin), Mario Laborín, fue nombrado también director general del Banco Nacional de Comercio Exterior (Bancomext), y ya podría perder uno de estos puestos.

El miércoles el senador priista, Carlos Lozano de la Torre, presentó un punto de acuerdo -que tuvo bastante eco entre los legisladores-, donde solicita al secretario de Hacienda, Agustín Carstens, que se nombre a un experto en comercio exterior como titular del Bancomext.

“Mario Laborín Gómez, si bien cuenta con experiencia en el sector financiero, no tiene experiencia probada en un área tan especializada como el comercio exterior, pudiendo vulnerar la toma de decisiones y la propia operación de Bancomext”, advirtió el legislador en su punto de acuerdo.

En entrevista, Lozano destacó que es necesario reformar el artículo 24 de la Ley Orgánica del Bancomext para que  esta petición a Hacienda se vuelva obligatoria.

El senador solicitó también que dentro del mismo artículo se debe obligar a que el director de Bancomext cuente con por lo menos cinco años probados de experiencia en comercio exterior.

Lozano alertó que la inexperiencia de Laborín se manifestó ya cuando el directivo anunció el cierre de las 31 oficinas de promoción de exportaciones que tiene Bancomext en el extranjero y otras 20 dentro de México.

 

Dobleteo

Antes de integrarse a trabajar como director general de Nafin en la administración de Vicente Fox, Mario Laborín fue un alto ejecutivo de Bancomer, la filial en México del grupo financiero español BBVA.

El nuevo presidente Felipe Calderón, ratificó a Laborín al frente de Nafin y también lo nombró al mismo tiempo director general de Bancomext.

Aunque desde la administración de Fox se ha hablado de la posibilidad de fusionar ambos dos bancos de desarrollo, Nafin enfocado a promover el desarrollo de empresas en el mercado doméstico, y Bancomext, en el exterior; oficialmente no se ha enviado al Congreso ninguna iniciativa al respecto.

Sin embargo, el secretario de Economía, Eduardo Sojo, anunció en enero pasado que durante el primer trimestre de 2007 se desintegraría Bancomext para incorporar el área de promoción al comercio exterior a un nuevo organismo que contaría con la participación de todos los órdenes de gobierno y la iniciativa privada.

 

Enojo legislativo

 

El priista Carlos Lozano indicó que existe buena disposición del secretario Carstens para nombrar un nuevo directivo para el Bancomext, y confió que en los próximos días puedan reunirse con ese fin.

Recordó que al nombrar a Laborín como director general de Bancomext se dejó también en letra muerta el Punto de Acuerdo del 25 de agosto de 2004, donde la Comisión Permanente de la Cámara alta rechazó la fusión o liquidación de estos bancos por considerarlo una solución inadecuada.

Lozano afirmó que la Secretaría de Hacienda les ha dicho que al funcionar bajo un solo directivo y eficientizar operaciones, el Gobierno federal podría ahorrarse hasta 200 millones de pesos.

El senador enfatizó que la desaparición de Bancomext dejaría al país en desventaja con otras naciones que sí tienen bancos de desarrollo enfocados al fomento de las exportaciones, como es el caso del Export-Import Bank que funciona en China y en Estados Unidos.

Ahora ve
No te pierdas