El Senado promete (otra vez) concretar la reforma política del DF

Los principales partidos acordaron que sea la primera reforma de este periodo, luego de que ha permanecido congelada durante dos años
La Ciudad de México busca calidad de vida
Autor: Mauricio Torres | Otra fuente: CNNMéxico

Después de que la reforma política del Distrito Federal permaneciera detenida durante los primeros dos años de esta Legislatura, los principales partidos en el Senado mexicano acordaron darle prioridad y que sea el primer gran tema que se discuta en este periodo ordinario de sesiones que comenzó el 1 de septiembre.

El pacto fue dado a conocer este lunes por el presidente de la Cámara alta, Miguel Barbosa, también líder del izquierdista Partido de la Revolución Democrática (PRD), quien estimó que los debates empezarán en los próximos días. 

"Hay el acuerdo de que sea la primera reforma estructural que salga", dijo Barbosa en un encuentro entre periodistas y la Mesa Directiva del Senado, integrada por legisladores de todos los partidos.

Durante la misma reunión, el priista Arturo Zamora, vicepresidente de la Mesa Directiva, confirmó que las bancadas llegaron a ese pacto y están analizando una "forma de trabajo". 

El senador Mario Delgado, presidente de la Comisión de Distrito Federal, señaló más tarde en entrevista por separado que las comisiones dictaminadoras prevén reunirse este miércoles para definir el calendario y el método para discutir el tema. 

Las tres comisiones involucradas en el asunto son Distrito Federal, Estudios Legislativos y Puntos Constitucionales, debido a que la reforma implicaría cambios a la Constitución nacional. 

"Vamos a ver la posición de los partidos este miércoles", dijo Delgado, militante del PRD igual que Barbosa. 

La reforma política del Distrito Federal es una exigencia histórica de la izquierda, que gobierna la capital del país desde 1997 y que logró su inclusión en la agenda del Pacto por México, el convenio político que el gobierno de Enrique Peña Nieto y los tres principales partidos firmaron el 2 de diciembre de 2012.

Al respecto, los plazos del pacto contemplaban que el asunto se discutiera entre el segundo semestre de 2013 y el primero de 2014, para que sus medidas empezaran a implementarse en el segundo de 2014, es decir, en los meses que corren.

En enero pasado, los senadores prometieron que se aprobaría a más tardar el 30 de abril e incluso el presidente Peña Nieto publicó el Twitter que reitera su "respaldo" a la reforma. Sin embargo, ésta no ha logrado avanzar.

Con esta propuesta se busca que la ciudad se mantenga como sede de los poderes federales y, a la vez, adquiera el mismo estatus jurídico que los otros 31 estados, con lo que tendría su propia Constitución y la Asamblea Legislativa (ALDF) se convertiría en congreso local. 

Además, la entidad recibiría más recursos federales para educación, salud, programas sociales y seguridad, y el jefe de gobierno podría nombrar y remover libremente al secretario de Seguridad Pública y al procurador, cuyos nombramientos actualmente deben ser ratificados por el presidente de la República. 

Lee: ¿Por qué al DF le conviene (o no) convertirse en el estado 32? 

El tema sobre la mesa

En diciembre de 2013, las comisiones dictaminadoras dieron a conocer un proyecto de dictamen elaborado por el equipo de Delgado, exsecretario de Finanzas y de Educación capitalino.

Entonces, el PRD consiguió apoyo del gobernante Partido Revolucionario Institucional (PRI) para que el tema se discutiera en el pleno el último día de sesiones de ese periodo ordinario, pero el Partido Acción Nacional (PAN) se opuso argumentando que el documento no había sido discutido a detalle en comisiones. 

Los senadores panistas también planteaban que las demarcaciones capitalinas —nuevo nombre que recibirían las 16 delegaciones— se eligieran a partir de 2015. 

Pero a decir del PRD, las diferencias en ese punto ya quedaron superadas, puesto que se acordó que los cambios comiencen a aplicar en 2018. 

Los puntos aún pendientes

Sin embargo, la senadora panista Gabriela Cuevas, también integrante de la Comisión de Distrito Federal, advirtió que su bancada seguirá exigiendo cambios profundos a la estructura de las demarcaciones y que se les den más facultades.

Por el momento, la propuesta plantea que las demarcaciones sean gobernadas por alcaldes —en lugar de jefes delegacionales, como sucede hasta ahora— y por concejales, un diseño similar al de los municipios, donde gobiernan alcaldes, síndicos y regidores.

"Es fundamental que sea una reforma de carácter federalista, no solamente puede ser una reforma que otorgue más y más poderes, más y más atribuciones al jefe de gobierno, sino que realmente tiene que rediseñarse también el trabajo de las delegaciones, alcaldías o municipios, o como se les quiera llamar", dijo Cuevas en entrevista.

"Al final, son las delegaciones lo que sí involucra un trabajo directo con el ciudadano y ahí debe haber la mayor capacidad de respuesta: más atribuciones, más presupuesto, más capacidades para resolver los problemas del ciudadano", agregó la legisladora, exdiputada local y exjefa delegacional en Miguel Hidalgo.

Por otro lado, Delgado reconoció que también persiste el debate sobre qué tipo de asamblea tendría la tarea de redactar la nueva Constitución local, que sustituiría al Estatuto de Gobierno actual: la ALDF o un órgano creado expresamente con ese fin. 

"Mi propuesta es que sea una asamblea constituyente electa para tal propósito, y que vaya más allá de la fórmula de representación política a través de los partidos, sino que lo abramos también a que haya representantes directamente de la ciudadanía y que la Constitución se vaya a referéndum", dijo. 

Al implicar cambios a la Constitución nacional, la reforma política del Distrito Federal requiere de mayoría calificada para ser aprobada, es decir, las dos terceras partes de los legisladores presentes en la sesión. 

¿Quieres más noticias como esta?
Mantente informado el acontecer político en México y el mundo

Si el Senado la avala, aún necesitaría el visto bueno de la Cámara de Diputados y de al menos 16 congresos estatales.

La capital mexicana es la segunda entidad más poblada del país con alrededor de 9 millones de habitantes —sólo detrás del Estado de México, que tiene 15 millones— y es la que más aporta al Producto Interno Bruto (PIB) nacional con alrededor de 17.7%, según el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

Ahora ve
La exfiscal venezolana Luisa Ortega está bajo protección de Colombia
No te pierdas
×