General Motors diseña autos antirrobo

La empresa ofrecerá en Estados Unidos un servicio para detener el auto a distancia; los operadores podrán cortar el flujo de gasolina al motor para detener el auto robado.
El dispositivo se ofrecerá en los modelos 2009.  (Foto: )

La empresa OnStar, subsidiaria de General Motors, anunció que introducirá un servicio que frenará el robo de autos.

El dispositivo se ofrecerá en Estados Unidos para los modelos 2009 y permitirá al centro de atención telefónica, ubicado en Detroit, cortar a distancia la energía del motor en los coches equipados con OnStar reportados como robados, ayudando así a la policía a pescar a los ladrones.

“El servicio de Reducción de Velocidad de Autos Robados (Stolen Vehicle Slowdown) le dará tranquilidad a nuestros suscriptores al prevenir que su vehículo sea usado como instrumento para hacer daño en caso de que sea robado” afirmó el presidente de OnStar Chet Huber.

La división OnStar, dedicada al monitoreo y rastreo de automóviles, ofrece un servicio incluido de serie en casi todos los nuevos autos de General Motors. Entre otras cosas, OnStar permite al conductor contactar al centro de atención telefónica -con sólo presionar un botón dentro del auto- para solicitar instrucciones sobre cómo llegar a tu destino o contactar con los servicios de emergencia.

Los operadores de OnStar pueden además controlar algunas funciones del vehículo desde la distancia, como abrir las puertas del coche a aquellos conductores despistados que dejaron las llaves dentro.

Gracias a que OnStar también utiliza tecnología GPS, los operadores pueden indicarle a la policía la ubicación del auto robado.

El servicio de Reducción de Velocidad será aún más efectivo que las prestaciones anteriores, pues permitirá a los operadores reducir gradualmente la velocidad del auto para ayudar a que la policía detenga al conductor sin el peligro que supone una persecución a alta velocidad.

Actualmente, OnStar recibe al año cerca de 8,400 solicitudes de rastreo de autos robados, según informa la empresa.

Para usar el nuevo servicio, los propietarios de los vehículos deben primero reportar el robo a la policía y luego contactar a OnStar para que rastree el auto. OnStar reportará la ubicación a la policía, y una vez que ésta tenga el auto en la mira, los oficiales se comunicarán con OnStar para asegurarse de que es el auto correcto. Para ayudarlos en la identificación, un operador de OnStar podría, por ejemplo, hacer que las luces del auto se enciendan.

La policía puede entonces solicitar que OnStar reduzca la velocidad del coche robado y, eventualmente, hacer que se detenga; esto gracias al sistema remoto que reduce el flujo de gasolina que alimenta al motor.

“Esperamos contar con tecnologías como la de Reducción de Velocidad para ayudar a nuestros oficiales, así podrán detener sin peligro a los presuntos ladrones de autos y, al mismo tiempo, los ciudadanos y las carreteras quedan a salvo” declaró David Hiller, vicepresidente nacional de la Orden Fraternal de Policía.

El servicio de Reducción de Velocidad de Autos Robados formará parte del plan más amplio llamado Safe & Sound, el menos costoso de los que ofrece OnStar. El servicio será gratuito durante el primer año en casi todos los nuevos vehículos de General Motors, después costará 18.95 dólares al mes o 199 dólares la suscripción anual.

Ahora ve
No te pierdas