Infiniti FX45, a toda prueba

Al manejarlo se comprobó su logrado diseño y su eficiente comportamiento dinámico; lo que le da a este modelo una combinación entre un auto deportivo y un SUV mediano.
Un auto con dos personalidades, que se perciben al verlo y m
Ariel Lotersztein

Nuestra impresión de manejo al volante del modelo nos permitió descubrir sus dos personalidades. Y debemos decir que realmente disfrutamos haciéndolo.

El FX45 es un vehículo muy llamativo desde lo visual, y a nuestro gusto, también muy atractivo. Su diseño –de orientación claramente deportiva- combina armoniosamente curvas con elementos angulares (faros, marcos de vidrios). Su elevada línea de cintura le otorga dinamismo al conjunto, pero penaliza la luminosidad interior al reducir la superficie vidriada. Análogamente, la pronunciada caída del techo hacia el sector posterior y los anchos parantes D generan una luneta de escasas dimensiones, hecho que repercute negativamente en la visibilidad hacia atrás. Una cámara de video cuyas imágenes se pueden visualizar en la pantalla LCD de la consola central (al conectar la reversa), contribuye a paliar -aunque no a corregir, claro está- dicha falencia.

El lujo interior del FX se deja suponer ya a partir de algunos de sus detalles exteriores, como por ejemplo las llantas de 20 pulgadas y los varios elementos cromados. Y dicha impresión queda confirmada luego, al ingresar al vehículo: Los tapizados de cuero, los acabados en madera y la elegante y completa consola central nos transmitieron sensaciones de calidad y calidez.

Asimismo, nos pareció sumamente práctico el sistema para acceso al vehículo e ignición sin llave (con llevar un control remoto en el bolsillo fue suficiente) y el hecho de que la butaca del conductor se moviera hacia atrás y la columna de dirección se elevara, facilitando el ingreso/egreso, al abrir la puerta. Otras comodidades a destacar de este Infiniti son las butacas delanteras y espejos retrovisores con memoria de dos posiciones, el sistema de entretenimiento por DVD (con pantalla de LCD plegable para las butacas traseras) y dos opcionales que equipaban a la unidad que nos toco probar: Techo corredizo eléctrico y un útil sistema de navegación satelital.

Gracias a su vigoroso motor V8 de 4.5 Lts de cilindrada y 320 HP de potencia y a sus suspensiones deportivas (bastante rígidas, por cierto, pero igualmente cómodas), el FX45 se mostró franco y seguro al momento de ser exigido. El torque de su motor se percibe siempre y de manera sorprendentemente rápida a la mínima presión del acelerador. Con la misma celeridad responden también los frenos.

En cuanto a seguridad de marcha, hacen su aporte los sistemas de aviso sonoro ante cambios de carril no anunciados (LDW, opcional), de control de velocidad crucero (con presurizador preventivo de los frenos) y los controles de tracción y estabilidad electrónicos. Además de todo ello, el FX45 cuenta con tracción integral permanente, muy útil a la hora de circular por superficies nevadas, resbaladizas, barrosas, etc.

El precio de este Infiniti en Estados Unidos es de 50,610 dólares. Como competidores en precio y prestaciones podríamos nombrar al Porsche Cayenne y el Cadillac SRX. Además, si el comprador puede prescindir del motor V8, de la tracción integral y de algunos elementos de equipamiento, existen otras versiones más económicas de este Infiniti.

* Prueba realizada por Ami Shapiro en Los Ángeles, California.

Ahora ve
No te pierdas