El M3 cumple 21 años de tecnología

El nacimiento del modelo de BMW marcó, en 1986, el inicio de una leyenda del mundo automotriz. con los años, el vehículo se ha convertio en un sinónimo de potencia y control.
La denominación M3 fue creada para dar un enfoque deportivo  (Foto: )
Ricardo Silverio

Este año se cumplen 21 años de la creación del primer M3 por parte de BMW. El modelo se ha convertido a lo largo de este tiempo en un sinónimo de potencia y control, siendo un vehículo de aspiración para muchas personas y más barato que los deportivos ya establecidos.

La denominación M3 fue creada para dar un enfoque muy deportivo a la marca alemana, los orígenes hablan del modelo "Super 3", aunque oficialmente el E30 es el primero, contando con una potencia de 200 hp, de cuatro cilindros y 2.3 litros. El cual alcanzaba los 230 km/h, acelerando de 0 a 100 en 6.7 segundos, con un peso de 1,200 kilos.

El cigüeñal con el que contaba era más rígido que el modelo de calle por lo que soportaba hasta las 10,000 rpm pero optaron por dejarlo en sólo 6,750. Este auto fue altamente probado en jornadas maratónicas por lo que en poco tiempo fue llevado a las pistas de carreras donde su motorización subió hasta los 360 hp.

De esta primera generación se vendieron alrededor de 18,000 unidades (786 convertibles) con sus respectivas ediciones especiales, que en este caso la de mayor renombre para la calle fue la Sport Evolution de 238 hp.

Su aceleración era de 0 a 100 km en 6 segundos y desde dicha generación si instaló el control limitado de velocidad electrónico a 250 km/h que sigue hasta el momento. 

Este auto también tenía llantas de mayor tamaño así como frenos autoventilados en las cuatro ruedas y sistema ABS para poder frenar de manera rápida y segura.

Para 1994 se presentó el M3 cabriolet, el cual contaba con un sistema eléctrico para abatir el techo, así como un sistema de seguridad antivuelco formado por el marco del parabrisas y arcos en las cabeceras que eran expulsados en caso de una volcadura.

Para 1995 vio la luz el BMW M3 GT Coupé con un motor 3.0 con 295 hp con una aceleración de 0 a 100 en 5.9 segundos, estéticamente contaba con deflectores de mayor tamaño y cambios personalizados por cada usuario. Al interior contó con bolsas de aire, asientos deportivos y recubrimientos de fibra de carbono.

En ese mismo año se le dio una retocada al motor que subió su desempeño a 3.2 litros con 321 hp, sumado a ello un sistema de recuperación interna de gases que reducía emisiones dañinas, así como una velocidad más dando un total de seis.

El último cambio de esta generación llegó en 1997, primeramente con una modificación de vista, pero más importante fue la primera incorporación de serie de la caja de cambios secuencial SMG. El final de esta generación llegó en 1999 vendiendo 71,242 autos.

Ahora ve
No te pierdas