Mini Cooper Clubman: menos ‘mini’

Su carrocería es más alargada, por lo que ofrece una mayor comodidad; el deportivo llegará al mercado a fin de año mucho más renovado.
La entrada a un espacio 'mini, más amplio. (Conduciendo.com)
Nicolás Fernández

Casi un año después de la aparición de su último modelo, ahora es el turno del nuevo Mini Cooper Clubman, un vehículo dotado de la mejor tecnología, mucho más confortable para el conductor y su acompañante.

Este innovador diseño añade 24 centímetros más de longitud a su carrocería. De todos modos, ni su nuevo tamaño, ni su nueva puerta lateral estilo “clubdoor” –del lado derecho, que se abre en sentido contrario y no posee manilla exterior- logran confundir al clásico estilo que han caracterizado a los Mini a lo largo de su historia.

El nuevo maletero cuenta con una capacidad de 260 litros, aunque puede ampliarse de manera versátil hasta 930, y su apertura es a través de una puerta de dos alas.

Su tracción delantera, frenos ABS, sistema de asistencia de frenado en curvas y control dinámico de estabilidad, además de una jaula optimizada anti choques, seis bolsas de aire y cinturones automáticos con tensor y limitador de tensión en los asientos delanteros, hacen al nuevo Mini un vehículo extremadamente seguro.

A todo esto se agrega al sistema de servo dirección electromecánica, con la cual el conductor tiene información confiable sobre el estado del camino y las condiciones dinámicas en las que se encuentra el Mini.

En este caso, el nuevo Mini cuenta con la posibilidad de optar por tres distintas alternativas de motores, todos de una nueva generación con funciones técnicas que apuntan a reducir el consumo.

El primer modelo corresponde al Mini Cooper Clubman, a gasolina, que cuenta con cuatro cilindros con regulación plenamente variable de sus válvulas, lo que lo hace más económico. Su potencia es intermedia (88 Kw/120 CV) y su velocidad llega a 201 Km/h.

El modelo S posee también cuatro cilindros, pero con inyección directa de gasolina. Es el de mayor potencia (128 Kw/175 CV), aunque por eso también el de mayor consumo (6.3 litros a los 100Km), y alcanza los 224 Km/h.

El otro modelo corresponde a la versión diesel, cuyos valores bajos de emisión de CO2 lo convierten en uno de los coches menos contaminantes de su estilo. Por supuesto, es el de más bajo consumo (4.1 litros cada 100 Km) y menor potencia, 80 Kw/110 CV que le permiten elevar su velocidad final hasta los 193 Km/h, nada despreciable para este tipo de motores.

Otra de las características de esta nueva versión es la función Auto-Start-Stop, un sistema con el cual al detener el coche, por ejemplo en un semáforo, el motor deja de funcionar cuando el conductor lo coloca en punto muerto y retira el pie del embrague. El motor recupera la marcha en el instante en que es pisado nuevamente. Además, el Clubman cuenta con un indicador que calcula la marcha más eficiente. Dichas medidas, hacen al Mini mucho más rendidor y menos contaminante.

Definitivamente, el Mini es un modelo con el cual pueden pasar muchos años sin que, más allá de sus innovaciones, deje de ser un clásico.

Ahora ve
No te pierdas