Un Rolls Royce dinámico

Una de las automotrices más refinadas del mundo presenta su nuevo modelo de la línea Phantom; un coupé de carácter más dinámico y que está enfocado al conductor, no a los pasajeros.
Un cambio de estilo sin dejar de lado el lujo. (Conduciendo.

Rolls Royce, una de las automotrices más distinguidas y refinadas del mundo presenta un nuevo modelo de su línea Phantom que es un coupé de carácter más dinámico y que está enfocado al conductor y no tanto a los pasajeros de las plazas traseras como ocurre en el sedán.

Si bien constituye un cambio de estilo sin dejar de lado el lujo y la exclusividad de la marca, creemos que su imagen resulta muy parecida a la del prototipo 101EX.

Su perfil es impactante con el frente que dispone de la ya tradicional parrilla recta, el moderno diseño de sus faros delanteros con tecnología Led y unas llantas de 21 pulgadas que le imprimen aun más notoriedad al vehículo.

El modelo, que puede ser ordenado en 44,000 colores diferentes como dato insólito, dispone de dos puertas que se abren al contrario con el fin de permitir el fácil ingreso a las plazas traseras.

El interior sigue manteniendo la distinción de Rolls Royce en donde los principales materiales utilizados son madera y cueros de primera calidad. Por otro lado, en el centro de la consola central se aloja para el entretenimiento de los ocupantes una pantalla multimedia y un sistema de sonido con 15 altavoces, 9 canales y 420 watios de potencia.

El Coupé de la marca de lujo británica se diferencia de la versión 4 puertas por tener una suspensión más tensa, las barras de refuerzo más gruesas y una dirección más eficaz aunque equipa el mismo motor que el sedán, un V12 de 6.75 litros que eroga 453 caballos de fuerza.

Con una imagen magnífica e incluso más vistosa, el Phantom se ubica en el segmento de los coupés lujosos en donde encuentra a rivales de la altura del Bentley Continental GT.

Ahora ve
No te pierdas