El futuro llega con el nuevo Mégane

La tercera generación cuenta con abertura de puertas tipo 'alas de gaviota'; además tiene climatización en la parte trasera con controles detrás de los asientos delanteros.
Su silueta es muy dinámica y moderna. (Conduciendo.com)
Ariel Bevilacqua

La firma francesa exhibió en el salón de Ginebra el show-car que aparece como un futuro coupé de serie y que adelanta indicios de lo que será la versión que se presentará en octubre en el salón internacional de Paris.

Con una longitud de 4.51 metros este vehículo presenta una silueta dinámica y moderna, marcada por unas líneas firmes cuyo movimiento parece no detenerse nunca. Su trompa esta dominada por una gran entrada de aire acompañada por bloques ópticos que funcionan mediante diodos electroluminiscentes. Mientras que marcados hombros, luces cuadradas y cuatro tubos independientes de escape conforman una parte trasera recogida, que expresa potencia y movimiento, y no usa espejos retrovisores sino cámaras que son reflejadas en dos pantallas que hay en la parte superior de la consola.

Las dos puertas laterales tienen la peculiaridad de que van articuladas en el techo y se abren como “alas de gaviotas”. Además son especialmente largas, lo que suele tener muchos inconvenientes prácticos en una utilización cotidiana, pero permite que el acceso a las plazas traseras sea muy cómodo. Estas se abren automáticamente desde dentro, pulsando dos botones que hay en la consola central y, desde fuera, mediante los que hay en el exterior de la carrocería.

El interior es de concepción envolvente garantizando confort y recubierto de pintura rojo fuego, creando un vínculo natural entre exterior e interior. El tablero fue inspirado en el universo de los relojes de los aviones con un velocímetro y cuenta revoluciones, ambos sobre fondo negro con grafismo blanco o rojo. Cada ocupante de las cuatro plazas tiene sus propios controles de calefacción, ya que para los pasajeros traseros se colocaron los mandos en los respaldos de los asientos delanteros.

Sin embargo, los diseñadores le dieron mucha importancia a la luminosidad de la cabina y para ellos han utilizado el pozo de luz del parabrisas panorámico que se extiende hasta el techo, que aporta una iluminación suplementaria al habitáculo al transformarse en una fuente luminosa: la superficie acristalada se convierte en una lámpara que ofrece una iluminación moderna ligeramente azulada.

El Mégane Coupé Concept está equipado con el motor de nafta 2.0 Turbo de 200 caballos de fuerza con un par de 280 Nm a 2,600 r.p.m. y una potencia de 200 hp a 5,800 r.p.m. Acoplado a una caja de velocidades manual de 6 marchas, esta motorización proporciona un placer de conducción excepcional, todo ello con un consumo contenido de 6.5 l/100 km (154 g de CO2 / km recorrido).

Para aprovechar plenamente la potencia del motor, el vehículo esta dotado de un chasis sport con neumáticos Michelín Pilot de 245/35 R21 y una amortiguación deportiva.

A través de éste show-car, y como continuación del Laguna Coupé Concept, Renault prosigue su compromiso bajo el signo de los autos de pasión.

Ahora ve
No te pierdas