Bizzarrini, revive la leyenda

Regresa el viejo nombre para revivir glorias pasadas con un impresionante súper deportivo; el modelo Livorno P538 Barchetta fue un ejercicio a nivel estético, ahora regresa como homenaje
Con estética y nombre exótico, debería ser todo un suceso en
Rubén Hoyo

El nombre Bizzarrini es aunque poco conocido, bastante célebre para la industria automotriz italiana, Giotto Bizzarrini fue un ingeniero y diseñador que trabajó para Alfa Romero, Ferrari y Lamborghini antes de emanciparse y crear su propia empresa.

Dentro de sus aportaciones para la firma de Maranello, está el icónico 250 GTO, para muchos el Ferrari más bello de la historia y uno de los súper autos más famosos jamás fabricados. Posteriormente colaboró Lamborghini, donde muchas de sus ideas dieron forma al también mítico Miura y al V12 que ha venido evolucionando a lo largo de los años.

En los sesentas el brillante diseñador e ingeniero con el sueño de tener su súper auto de chasis y motor propio se separó, desarrollando el Bizzarrini P538S el extraño nombre provenía de: Posteriore, 53 del motor de 5,300 cc que tomaba del Corvette, 8 por ser un motor de ocho cilindros en V y la S de Sport Car. Dicho vehículo compitió en 1966 en las 24 horas de Le Mans donde por cierto no le fue muy bien, incluso al año siguiente se inscribió pero ni siquiera logró iniciar.

De cualquier manera el P538S quedó en los libros como un gran ejercicio a nivel estético y a manera de homenaje y en un nuevo intento por revivir el nombre Bizzarrini es que se ha diseñado este Livorno P538 2008.

Al igual que su predecesor, el Scuderia Bizzarrini Livorno P538S toma su motorización de un Corvette, solamente que en este caso se trata del LS7 V8 de 505hp, que le conocemos al Z06, por lo que con un peso que deberá quedar en máximo 1,200 kilogramos, el desempeño debería ser sobresaliente. Con su estética entre Porsche, Lotus, Spyker y Koenisegg y un nombre exótico, debería ser todo un suceso en el mundo de los deportivos ultra lujosos y exclusivos.

Ahora ve
No te pierdas