Préstamo para industria automotriz en EU

El Congreso de EU autorizó un préstamo de 25 mil millones de dólares con términos a 25 años; los fabricantes deberán aprovechar los créditos para optimizar sus capacidades instaladas.
Un escenario muy delicado para la industria automotriz norte
Carlos González Arizmendi

Los elementos:
* El Congreso aprobó 25 mil millones de dólares a bajo costo financiero para ayudar a la industria automotriz en EEUU. Ahora sólo falta la firma de George Bush.
* Los términos del préstamo son a 25 años con posibilidad de adelantar pagos a cinco años si el comité de energía lo aprueba.
* 25 mil millones de dólares fueron aprobados en diciembre del 2007 pero no había fondeo suficiente para la ejecución.
* Por cada mil millones de dólares, los adjudicatarios al préstamos se ahorrarán 100 millones de dólares gracias a los intereses blandos.
* Crédito para la producción de autos híbridos o investigación en sistemas alternos de almacenamiento de energía, aun no están aprobados.

Lo relevante
* Los fabricantes deberán aprovechar estos créditos para optimizar sus capacidades instaladas.
* Para sobrepasar la crisis, los fabricantes deberán vender automóviles que al menos sean 20% más eficientes en el gasto del combustible de lo que se exige en EEUU.
* Las autoridades en EEUU (NHTSA - National Highway Traffic Safety Administration) estiman que el costo para los fabricantes, los primeros cinco años para lograr estas metas, rondarán por los 47 mil millones de dólares.
* Los senadores de Detroit buscarán otro préstamo de 25 mil millones de dólares para los años 2009-2010.
* El gobierno considera que tardarán de seis a 18 meses en conseguir el dinero para los fabricantes.

Sin duda un escenario muy delicado para la industria automotriz norteamericana, aunque México puede salir beneficiado ya que muchos de los autos subcompactos y compactos que se necesitan en el vecino país del norte, son producidos aquí, tal es el caso del Aveo de Chevrolet, el Fiesta de Ford o bien el Jetta (Bora) de Volkswagen.

Ya veremos en qué acaba la peor crisis por la que ha atravesado el antigüo imperio del consumo.

Ahora ve
No te pierdas