BMW, con los ojos puestos en el futuro

La empresa está logrando buenos resultados financieros en el presente, pero es previsora; apuesta a la fabricación de autos eléctricos, en anticipación de un futuro automotriz sin petróleo.
bmw  (Foto: Cortesía CNNMoney)
Alex Taylor III

En medio de este difícil entorno económico, las ventas de autos de lujo de importación en Estados Unidos, de hecho, han mejorado. Un fabricante en particular se destaca, no sólo por su desempeño actual, sino también por su desarrollo de estrategias a futuro. Esa empresa es BMW Group. En lugar de simplemente regodearse en su prosperidad, está invirtiendo en nuevas tecnologías estructurales y se está aventurando cada vez más en el mundo post-petróleo.

Primero, una mirada del presente. Las ventas de la marca BMW en Estados Unidos durante los primeros 10 meses de 2011 crecieron un 13%, incluso aunque la producción de sus dos modelos más vendidos, serie 3 y serie 1, está siendo reducida en anticipación de los cambios de modelo. Con ventas de 199,552 unidades, BMW se está acercando a Mercedes-Benz en el liderazgo de ventas de autos de lujo.

La marca Mini de BMW no lo está haciendo mal, tampoco. Con la incorporación de la SUV Countryman, sus ventas han subido este año a 47,050 unidades desde 38,538. El único grupo rezagado es Rolls-Royce, que tiene ventas en los dos dígitos bajos. El rendimiento de BMW en Estados Unidos palidece en comparación con China, ahora el mayor mercado mundial de automóviles. Las ventas en ese país saltaron 21% en el tercer trimestre, y BMW confía en que podrá mantener el impulso, incluso a medida que la economía china se enfría.

Estas fuertes ventas han sobrecargado sus resultados financieros. Sus ganancias antes de intereses e impuestos de BMW en el tercer trimestre aumentaron 44% respecto al año anterior, mientras que las ganancias antes de impuestos subieron 21%. El beneficio operativo sobre autos fue de 11.9%, eclipsando a Mercedes y haciendo que un analista cacareara que BMW estaba simplemente "ejecutando" a su longevo competidor. Un comprensiblemente entusiasta presidente Norbert Reithofer, dijo: "Hemos registrado el mejor trimestre en la historia de la compañía. Durante este período, hemos conseguido nuevos récords en volumen de ventas, ingresos y ganancias".

La opinión de los analistas es casi unánime: BMW sigue siendo uno de los fabricantes de equipos originales mejor gestionados y mejor posicionados a nivel mundial, con una gran marca. Debe seguir beneficiándose de una mejor gama de modelos, una reestructuración de costos, y del crecimiento en China.

BMW también está haciendo un esfuerzo agresivo para reducir los costos de desarrollo y piezas. Los analistas dicen que ahorrará de 7% a 9% en los costos de las autopartes, tanto para el Serie 1 como para el Serie 3. Muchas partes y componentes han sido comprados a precios fijos durante la vida útil del nuevo modelo. BMW también ha reducido los costos de la inspección de vehículos en un 30%.

Con este notable desempeño, los mejores días de BMW están por delante. El nuevo Serie 1, la línea de menor precio, fue presentado en el Salón de Frankfurt en septiembre y está siendo distribuido por toda Europa. Y el nuevo Serie 3, la línea de modelos que representa más de la mitad de las ventas de BMW en Estados Unidos, llegará a los concesionarios en 2012. Las primeras críticas no son concluyentes, pero sus ingenieros han logrado la proeza de hacer al 3 más grande, al mismo tiempo que redujeron su peso en 40 kilogramos.

Los autos de BMW se volverán aún más ligeros en el futuro. La semana pasada, la empresa anunció que compró una participación del 5% en SGL Carbon SE, una firma que fabrica fibra de carbono; el material avanzado ligero utilizado en la construcción del 787 Dreamliner de Boeing. La compra representa un cambio en la estrategia de BMW, que hasta ahora ha rechazado los vínculos financieros con proveedores y apunta a su mayor uso en los futuros BMWs. Pero la fibra de carbono, que se utiliza sólo con moderación ahora, debido a su costo y la complejidad, es sólo un suplente de un rol más importante.

BMW ha demostrado lo grande que será su papel en el Auto Show de Los Ángeles, a principios de este mes. Para empezar, dio a conocer el i3, un auto impulsado con baterías con una carrocería de fibra de carbono fijada en un marco de aluminio que pesa sólo 80% de lo que pesa un típico auto de la serie 3. En modo completamente eléctrico, el i3 está diseñado para lograr un alcance de 128 kilómetros por carga, que debería ser suficiente para casi todos los usos. Para aquellos que se sienten nerviosos, un segundo modelo estará disponible con un motor más pequeño. El i3 está diseñado como un vehículo de pasajeros y cuenta con puertas de vagón que maximizan el acceso a las asientos traseros. Puede lucir el logotipo azul y blanco de hélice en movimiento de BMW con orgullo: acelera a 96.6 kilómetros por hora (60 millas por hora) en menos de ocho segundos. Los modelos saldrán a la venta en 2013; rondarán un precio de alrededor de 40,000 dólares.

Algo mucho más exótico es un auto deportivo de fibra de carbono, el i8 híbrido 'enchufable'. La rendimiento es alucinante: El i8 llega a los 96.6 kph en 4.5 segundos y es capaz de llegar a una velocidad máxima es de 249.5 kph. Algo más pertinente, el i8 puede viajar alrededor de 32 kilómetros con energía eléctrica pura antes de pasar a la gasolina. Otro 2+2 como el i3, el concepto del i8 estaba equipado con puertas de mariposa poco prácticas en el Auto Show que es poco probable que aparezcan en la versión de producción. Está programado que salga a la venta en 2014, y podrías pagar hasta más de 100,000 dólares por él.

BMW ha sido un pionero poco conocido de los autos eléctricos. Mientras que General Motors y Nissan han estado compitiendo por el derecho de jactarse de esta tecnología, BMW ha estado probando en campo 500 Mini Coopers, cuyos asientos traseros han sido sustituidos por un paquete de baterías de iones de litio. En las condiciones ideales, se dice que el Mini E es capaz de un rango de 251 kilómetros.

¿Quieres más noticias como esta?
Recibe nuestros artículos sobre viajes, moda, lujo, cultura y estilo.

Las pruebas han producido algunos hallazgos valiosos. En mayo de 2011, el Centro de Investigación de Vehículos Eléctricos e Híbridos Enchufables (PH&EV, por sus siglas en inglés) de la Universidad de California, Davis, publicó los resultados de un estudio de consumo acerca de la prueba de campo de Mini E en Estados Unidos. El estudio mostró que los hogares adaptaron su conducción en torno a las capacidades de los vehículos eléctricos, y los encuestados dijeron que el Mini E cumplió el 90% de sus necesidades de conducción diarias. Otro estudio en Reino Unido encontró que una semana era todo lo necesitaban los clientes para adaptarse a las características y peculiaridades de conducir un vehículo eléctrico, tales como la carga, el alcance, el uso de los frenos regenerativos, y el poco ruido.

Ya sea que un auto como el Mini E lo logre en la producción, BMW claramente tiene sus ojos puestos en el futuro; y está desarrollando un guión coherente para llegar allí. Ha encontrado que su reputación muy enfocada de producir máquinas de conducción, que muchos analistas creían que sería un lastre, está realmente resultando ser una ventaja para prepararse para el siglo XXI post-petróleo.

Ahora ve
El demócrata Doug Jones vence al candidato de Trump al Senado de Alabama
No te pierdas
×