En los estados con más violencia, el "¡Viva México!" se gritará desde casa

Especialistas consideran que la violencia no impedirá que la gente celebre el Bicentenario de la Independencia de alguna u otra manera
14SEPTIEMBRE2010.- Los ensayos de luces en el Zocalo Capital  14SEPTIEMBRE2010.- Los ensayos de luces en el Zocalo Capitalino, se incrementaron en el transcurso de la madrugada previo a los festejos que se realizaran en unos días.
| Otra fuente: CNNMéxico
(CNNMéxico) -

En algunas entidades mexicanas, la violencia y la ola creciente de homicidios ha provocado que sus habitantes prefieran este año celebrar el tradicional Grito de Independencia en sus casas y no en las plazas públicas.

El gobierno de Michoacán y sus pobladores tratan de dejar atrás la tragedia que provocó el atentado con granadas en Morelia del 15 de septiembre de 2008, que dejó ocho muertos y al menos 100 heridos. Lo cierto es que desde entonces sus calles y sus festejos no son los mismos.

El lunes pasado, las autoridades informaron en un comunicado que colocarán arcos de seguridad en todo el contorno del Centro Histórico de la capital michoacana, donde se realizará la ceremonia de la Independencia.

 En entrevista con CNNMéxico, la vocera de Seguridad del estado, Carina Chávez, informó que no llegarán más elementos federales para resguardar los festejos: "Ya es suficiente con los militares y policías que operan diariamente".  

Para el académico del Instituto de Investigaciones históricas de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, Gerardo Sánchez, la "constante violencia que se vive en el estado no será un impedimento para que la gente salga a festejar".

En su opinión, los michoacanos y los mexicanos en general, tienen un "ánimo festivo" que se mantiene pese a todo. "Los festejos patrios son el tipo de tradiciones que difícilmente se van a perder. La gente hace lo posible por conservarlas y conservar su vida normal, sin que el crimen los afecte".

El sector hotelero es también muy optimista. Su representante en el estado, Arturo Pimentel, admite que la ocupación se ha reducido 40% desde que ocurrieron los atentados, "pero confiamos en que la gente nos visite, que vea que somos mucho más que violencia, que también hay fiestas y tradiciones maravillosas que hay que compartir", dice el entrevistado.

"Quizá en Michoacán la gente no quiera ir al zócalo, pero festejará con sus amigos, con su familia. El temor no limita el festejo, sólo nos obliga a hacerlo de otra manera", dice al respecto el maestro Sergio Molano, del departamento de psicología de la Universidad Iberoamericana.

Pero no sólo esta entidad, al sur del país, se ha visto afectada por la violencia. Al norte, en Ciudad Juárez, las autoridades anunciaron el pasado 24 de agosto que, "por razones de seguridad", no se realizará una ceremonia multitudinaria, sino que se transmitirá por radio y televisión.

Éste y nueve municipios más en Chihuahua decidieron hacer festejos más privados. En Tamaulipas, la oficina de prensa de la Secretaría de Seguridad dijeron que algunos municipios realizarán sus festejos más temprano para "evitar incidentes", aunque hasta este martes no sabían cuántos eran.

El doctor José María Ramos, director del departamento de administración pública del Colegio de la Frontera, confía en este tipo de medidas, que "defienden ante todo la seguridad nacional".

"Sí, podrían agravar la sensación de temor o desconfianza, pero es mejor tomar medidas drásticas que arriesgarse a que algo suceda. Aún con todas las medidas de seguridad no se puede garantizar que no hay un atentado, pero ninguna precaución está de más".

Dice además, que el gobierno ha logrado enviar su mensaje de seguridad, que dará confianza a la población para asistir a los festejos.

Según Molano, estas reacciones de temor -como la ausencia de la población en los festejos- se debe a "una respuesta aprendida de la familia, de las experiencias, de las instituciones, en la escuela y por supuesto con los medios de comunicación", pues los estados del norte del país son ya referencia en las noticias sobre crimen organizado.

"La circunstancia nacional, los mensajes sobre narcotráfico, la muerte, la violencia en general generan una respuesta de temor y desconfianza. Si voy en la carretera y veo un operativo, yo no sé si sentirme más seguro o menos seguro. Más que miedo hay sensación de desconfianza hacia los demás, hemos aprendido a vivir desconfiados", explicó el especialista.

Sin embargo, esto no significa que la desconfianza nos alejará del festejo. "El festejo es también una respuesta innata, necesidad de sentirnos contentos. Los mexicanos nos vamos al futbol, a la fiesta para hacer frente a esta situación en la que no tenemos mucho qué festejar", concluyó.

¿Quieres más noticias como esta?
Mantente informado el acontecer político en México y el mundo

En los últimos meses han sido hallados tres coches bomba en Chihuahua y Tamaulipas. Dos estallaron y uno de ellos dejó cuatro muertos. "El crimen es capaz de todo, siempre es un peligro latente, más si hay grandes aglomeraciones", consideró Luis Villalobos, del Instituto para la Seguridad y la Democracia (Insyde).

A pesar de los riesgos, "los mexicanos saldrán a las calles como si nada. En medio de la tragedia, de la muerte, siempre encontramos razones para celebrar", puntualizó.

Ahora ve
Peña Nieto afirma que la corrupción no está detrás de todo lo que pasa en México
No te pierdas
×