Angélica Linares: una mujer que sabe cómo sobrevivir al naufragio

La directora del grupo de servicios petroleros Cemza multiplicó el tamaño de la empresa en un momento muy malo para el sector.
Llevar a bordo la inteligencia de la mujer, el reto de Angélica Linares en CEMZA
Por: EDGAR SIGLER
CIUDAD DE MÉXICO (Expansión) -

La crisis mundial de 2008 agarró nueva en el timón a Angélica Linares, recién ascendida el año antes a directora general de Grupo Cemza, quien tomó el mando de esta empresa de servicios petroleros en una de las épocas más turbulentas a nivel internacional.

“Resentí esto hasta llegar a cuestionarme si era la persona para este cargo. Pero superamos esos años y evaluamos lo que hicimos bien y mal, y de ahí dijimos que había siempre que mirar hacia enfrente”, recuerda la CEO, de 38 años.

Tal vez por esa experiencia, esta licenciada en Contaduría Publica por la Universidad Autónoma de Campeche, con una maestría en Alta Dirección y Negocios Internacionales por la Universidad Anáhuac Mayab, parece tranquila al hablar de la situación actual del sector en México. La directiva se enfrenta al reto de sortear la peor crisis que ha vivido Pemex en su historia, tumbada por un vendaval que ha tirado los precios del barril de petróleo desde los 100 hasta los 25 dólares en apenas año y medio.

Como consecuencia, Pemex frenó algunas actividades y recortó muchos contratos con empresas de servicios como Cemza. Pero Linares, en vez de una crisis, vio la oportunidad de eficientar la operación e invertir para dar servicio a las petroleras privadas ya están llegando al país.

"Hemos aumentado el volumen de ventas del 2014 al 2015 en un 42%, a pesar de la situación del precio del petróleo y el alza del dólar, así como la rentabilidad, que aumentó un 49%. (...) Y nos encontramos actualmente en el reto de ser los principales proveedores de las grandes petroleras que, derivado de la reforma energética, estarán produciendo petróleo en el Golfo de México".

Del ‘rico’ camarón al ‘amargo’ petróleo

Grupo Cemza pertenece a la familia Zavala desde hace tres generaciones. El abuelo del actual presidente inició la empresa con un negocio de pesca de camarones en Tamaulipas, llegando a tener una flota de barcos de madera, y más tarde de metal, y creando un varadero de reparación y mantenimiento.

Con el descubrimiento del yacimiento de Cantarell y el boom de la industria petrolera en Campeche, a finales de los 70, el grupo comenzó a transformarse en una prestadora de servicios a Pemex. Según creció, la familia Zavala creó más empresas. Hoy tiene nueve, que ofrecen la mayoría de los trabajos que necesita una petrolera: desde proveer barcos, acero, contenedores, tanques, diesel y personal, hasta alimentar y dar servicios de hotelería a los empleados de las plataformas e incluso rentar casas y oficinas a la gente del sector.

Sin embargo, las distintas compañías no estaban integradas y conservaban una estructura familiar. Fue entonces cuando apareció Linares.

La ejecutiva conoció el grupo a mediados de la década pasada, cuando trabajaba como consultora y comenzó a ayudar en su institucionalización. “En 2005, inicié a colaborar como consultor externo de Cemza. En ese tiempo no estaba posicionada la marca, y yo participé en la agrupación de las empresas que ahora la constituyen”, cuenta.

Lee: 20 mujeres ejemplo de poder e inteligencia (del 21 al 40)

Linares entró en la empresa poco después como directora de Finanzas, invitada por el actual presidente del Consejo de Administración de Cemza, José Luis Zavala. Más tarde fue nombrada directora general.

Una de sus primeras tareas fue completar esta institucionalización, asesorada por varias firmas de consultoría como PwC y EY. Para ello, colocó profesionales especialistas en cada giro al frente de cada empresa del grupo, que dejaron de estar dirigidas por la familia Zavala, cuya labor pasó a estar en el Consejo de Administración. Esto dio un mismo rumbo a todas las ramas de Cemza y permitió "aumentar el volumen de ventas desde ese año 2007 en más de cinco veces".

Hoy, el grupo tiene más de 2,000 empleados y factura más de 3,000 millones de pesos (mdp).

Adelgazar para correr

La experiencia vivida en sus primeros años como CEO, con la crisis financiera internacional, ayudó a Linares a entender que en el sector petrolero los vaivenes son una constante.

Fue así que en 2014 visualizamos que iba a venir una recesión. Y nos preparamos desde noviembre de 2014, lo que nos permitió arrancar con un plan de reducción de costo y adelgazamiento en temas que no mostraran rentabilidad


En esos meses el precio del barril mexicano ya iba a la baja, pero lo peor apenas comenzaba. Para afrontar este desplome, a inicios de 2015 el gobierno mexicano anunció un recorte de 62,000 mdp al gasto de Pemex, que por esas fechas tomó medidas como reducir a cero el personal contratado por outsourcing.

Cemza resintió en carne propia este primer coletazo. Una de sus empresas, Presco, se dedica a suministrar personal para la industria, y de pronto Pemex dejó de ser su fuente de negocio. “Se cerró esa llave, y fue un tema interesante para Presco sobrellevar 2015, porque Pemex era el cliente principal", dice Linares. "Llegamos a tener cerca de 500 personas, y todas esas amanecimos el 1 de enero (de 2015) con cero vigencia de contratos". Presco sobrevivió enfocándose al sector privado.

La situación del sector no mejoró después, al contrario. Los precios pasaron de 50 a 25 dólares por barril para inicios de este año, lo que obligó a otro recorte en Pemex, esta vez por 100,000 mdp.

Linares afirma que, ante esta coyuntura, la empresa hizo su tarea para que los 19 barcos de su filial Marinsa, la compañía más importante del grupo, pongan rumbo al crecimiento. “En 2015, en contraste con la industria, crecimos en ingresos y nos expandimos. Nuestra estrategia fue más de ser frontales, de ir hacia adelante, y si bien tuvimos que adelgazar la gordura, lo que sí era rentable lo reforzamos”, explica la CEO de Cemza.

El recorte en Pemex aún no se ha cobrado víctimas visibles, pero sí que ha dejado a muchas empresas del sector en México en una posición muy vulnerable y algunas corren el riesgo de desaparecer, opina Marius D. Fjeldstad, socio de la firma nórdica de servicios petroleros costa afuera Nor-Ocean Offshore.

“Pemex tiene que tomar las medidas para reducir sus costos, y eso quiere decir que cualquier contratista como Cotemar puede verse afectado”, dijo un directivo de esta compañía de servicios petroleras, otra firma del sector.

Lee: Como empoderar a las mujeres, desde niñas

Cemza, además, no sólo se ve perjudicada por Pemex, sino por los movimientos en otras compañías privadas como Grupo R, Perforadora Central, Oro Negro y Perforadora México, que controlan las plataformas de perforación y producción de crudo, y requieren las embarcaciones de empresas como Marinsa.

“Trabajamos con casi todas las perforadoras (...) de la zona", dice Linares.

A la CEO le toca navegar en esta difícil turbulencia en espera de que otras compañías extranjeras aterricen de lleno en el país, arropadas por la reforma energética que permite por fin a las firmas privadas participar en exploración y producción sin depender de Pemex.

Cemza ya se beneficia de la reforma, afirma Linares, dando servicios a las firmas de exploración sísmica que trabajan en el país desde mediados del año pasado. “Ya dimos un primer servicio en el Golfo en una propuesta conjunta para los estudios sísmicos con la empresa Pan American”, apunta la CEO.

La única en la sala

Linares espera que la apertura al sector privado les permita demostrar todo lo aprendido en décadas de dar servicios a la firma más grande de este país.

“Pemex es una empresa que nos ha ayudado a través del tiempo", afirma.

Esto que hemos vivido con ellos nos sirve como base para lo que viene, el tema de la reforma energética donde se abre la posibilidad de mayor inversión.


El principal logro de Linares fue precisamente preparar a la empresa para la nueva etapa del sector en México, pues le dio un carácter más institucional a la compañía, lo que debe otorgarle una ventaja competitiva, ya que las petroleras extranjeras prefieren trabajar con compañías profesionales y no de carácter familiar, destaca Efrén Gómez, coordinador de desarrollo de Negocios de Marinsa.

Pero Linares también destaca por otra cosa: además de Benigna Leiss, directora general de Chevron Energía de México, es una de las pocas mujeres directivas en el sector petrolero.

Linares admite que, a menudo, es la única mujer en la sala en las juntas de trabajo. Por eso trata de remediar esa situación en la empresa que dirige. "En Cemza tenemos el objetivo de lograr la equidad de género en los colaboradores. Cada día sumamos más mujeres en el ámbito laboral, desde ingenieras, químicas, topógrafas, cocineras, licenciadas, secretarias y soldadoras ".

Ahora ve
En 20 frases, así fue la defensa de Emilio Lozoya sobre el caso Odebrecht
No te pierdas
×