Martha Debayle: Crea empresas a su imagen y semejanza

Un descalabro emocional hizo que la empresaria fortaleciera su identidad. Su éxito consistió en aplicara su negocio la misma filosofía que en su vida diaria.
Tiene un equipo de 90 personas a su cargo. Hoy trabaja en la institucionalización del negocio.
Martha Debayle.  Tiene un equipo de 90 personas a su cargo. Hoy trabaja en la institucionalización del negocio.  (Foto: Por: Paco Díaz)
Por: J. Bigio, S. Álvarez y A. Sánchez.
CIUDAD DE MÉXICO -

Cuando Martha Debayle tenía 12 años, su papá le dijo que algún día sería una gran empresaria. Ella no pudo contener la risa: “Mi visión de un empresario era un hombre de 50 años sentado atrás de un escritorio fumando un puro”, cuenta. “No había nada más alejado de mí que eso”.

Hoy, desde la posición que su papá profetizó, en sus oficinas ubicadas en la calle Alejandro Dumas de la colonia Polanco, supervisa tres revistas, coordina un programa de radio y prepara el lanzamiento de su próxima línea de muebles para el hogar.

Como consecuencia de su divorcio, a sus 32 años, Martha descubrió su verdadera pasión por emprender y comenzó a “reconstruirse” emocionalmente, pero sobre todo, como marca. La emprendedora, impulsada por la aceleradora de negocios Endeavor, fincó su personal branding (o marca personal) y sus productos editoriales en los valores de la honestidad, la congruencia y la transparencia que caracterizan su personalidad.

“Todas las personas tienen una marca y ésta consiste en resaltar algún talento, valor o habilidad que las diferencie de otros individuos”, explica la experta en branding personal Alejandra Marroquín. Y es que para construir una marca personal, agrega, el insumo principal es la autenticidad de quien la va a representar.


La trayectoria de Debayle en los medios de comunicación tiene ya 29 años, pero desde hace cinco se intensificó con el uso las redes sociales.

“Martha Debayle comparte lo que le sirve, lo que conoce y lo que cree útil para otros con un lenguaje cálido y personal, procurando siempre ser congruente en todas sus plataformas”, asegura la experta. De ahí que la empresaria tenga 130,000 radioescuchas al día y más de 4.7 millones de seguidores en sus redes sociales.

Debayle opina que en su manera de ser y actuar no tiene estrategia alguna: “Yo vivo mi vida como yo soy, no hay estrategia atrás”, pero puede no ser del todo así. La comunicadora conoce muy bien sus puntos clave, asegura la experta en personal branding: auténticidad, frescura, alegría y transparencia. Por eso, varias mujeres y hombres se identifican con ella y buscan consumir sus productos.

La estrategia que utiliza Martha Debayle se llama house of brands, en la que cada una de las submarcas que dependen de la marca principal operan por separado, son independientes en el mercado y en los beneficios o ganancias que reciben, explica la experta en personal branding Helga Knoderer.


“Si le quitas a la marca principal todos los negocios alrededor, sigues teniendo una Martha fuerte. Ella le da fuerza a todos los negocios por el historial que tiene de resultados, enfoque, constancia y compromiso”, dice Knodere.

Además, todos los contenidos editoriales y productos que la empresaria ha desarrollado, también responden a su evolución como persona.

“Cuando una persona evoluciona se va haciendo mucho más sabia en unas cosas y puede aportar valor; mientras que en una transformación esa persona hoy es una y mañana otra”, explica Knoderer. Dicha evolución es la manera que tiene Debayle para reinventarse e innovar el negocio, agrega Marroquín.

Hasta el momento, la fórmula le ha funcionado, pueba de ello es que su empresa –incluyendo todas sus líneas de negocio: Bbmundo, The Beauty Effect, Moi y Marthadebayle.com– ha tenido un crecimiento de 26%, en lo que va del año; de 2014 a 2015, de 75%, y de 2013 a 2014, de 120%.

Ahora, su marca trasciende los medios de comunicación y nace Martha Debayle Home, una empresa de muebles para el hogar. Los productos se venderán en las tiendas de Liverpool en todo el país.

“Es una línea de productos para la casa, un poco casada con mi gran pasión por vivir bonito, cómodo y tener cosas lindas a buen precio”, explica la empresaria.

El riesgo de caer

Actualmente, Debayle está institucionalizando su modelo de negocio para que cada revista, programa, producto o contenido que ella haga, tenga vida propia y no dependa de su rostro ni de su presencia.

“Las cosas deben perdurar y permanecer a pesar de ti, pues algún día, no muy lejano, ya no tendré la energía ni las ganas de seguir trabajando, ni la cara para seguir siendo imagen de ciertas cosas. Esas marcas tienen que vivir solas y es parte del destete en el que estamos ahora”, comenta.

Para Xavier Ponce de León, socio director del fondo de inversión Ideas y Capital, las marcas que dependen del nombre y del prestigio de una persona tienen una estructura con muchos riesgos: “No te puedes aventar nada más así”, dice. “Si invirtiera en una persona, tendría que asegurarme de qué tengo que fortalecer la estructura de la empresa para evitar escándalos y tener (a la persona) bajo contrato muy amarrada para que no afecte la marca (con algún escándalo personal)”, explica.

La fórmula de Martha Debayle puede ser replicada por cualquier negocio, directivo o emprendedor, coinciden las especialistas en branding personal, siempre y cuando: seas auténtico, definas qué imagen deseas proyectar, seas constante, congruente y consistente con los mensajes que emites, innoves constantemente, tengas contacto directo y cálido con el público o los clientes y te asegures de que todo tu equipo de trabajo se rija con los mismos valores que transmites como persona.

Ahora ve
Algunas empresas 'hicieron su agosto' por el eclipse, pero también hay pérdidas
No te pierdas
×