Las señales que deben llevarte a rechazar una oferta laboral

Decir 'no' a una oportunidad de empleo no es muy común, pero a veces es el mejor paso en la carrera profesional.
Atención a las señales.  Esquemas de pago irregulares o la ausencia de planes de desarrollo son algunos de los factores que pueden llevar a no aceptar un empleo.  (Foto: iStock)
Ivonne Vargas
CIUDAD DE MÉXICO (Expansión) -

Rechazar un empleo es una decisión poco frecuente en un país donde los jóvenes enfrentan una tasa de desocupación de 6.7%, mayor al promedio registrado por la OCDE. Pero, si esa oferta presenta ciertas características, un 'no' a tiempo puede ser el mejor paso en tu carrera, aseguran especialistas en Recursos Humanos.

“Esta decisión no tiene porque ser un suicidio. Al contrario, hay señales en las vacantes y en las empresas, que deben atenderse como ‘advertencia’ para no aceptar una oferta que no aportará en la carrera laboral y que, por el contrario, puede generar problemas”, señala Arleth Leal Metlich, director asociada en Red Ring, firma de atracción de talento.

El 60% de los candidatos a nivel mundial afirma haber descartado un trabajo porque sus expectativas se vieron frustradas en la entrevista, señalan datos del informe ‘HR and Recruiting 50 Statistics for 2016’, de la firma Glassdor.

Factores como los términos salariales, la falta de planes de carrera, prácticas nocivas de outsourcing, problemas con la ubicación geográfica y sentirse sobre calificado para la posición son alertas para descartar una oferta, agrega Leal.

Lee también: El éxito en una entrevista de trabajo también está en lo que no dices

Claudia Gutiérrez, diseñadora egresada hace cuatro años de la UNAM, ha dicho ‘no’ a varios trabajos por las condiciones que se ofertan en la entrevista, como horarios muy prologados en sitios con una distancia considerable de casa, y utilizando sus propios recursos, como la computadora. “A eso agrega que hay cero posibilidades de desarrollo. La respuesta es: no es así como quiero hacer carrera”, dice.

Alrededor de 40% de los buscadores de empleo decide no sumarse a un puesto, aun cuando la oferta fue hecha, porque siente que no ‘encajaría’ en la forma de ser de la empresa o el futuro jefe, según se desprende del informe de Glassdor, elaborado con Harris Interactive, especialista en análisis de mercado. “Una causa común de rechazo entre los jóvenes es que la empresa luzca poco innovadora en cuanto a tecnología”, ejemplifica Leal Metlich.

Las entrevistas de trabajo son un encuentro “para que, como candidato, preguntes e identifiques si lo que te quieren ‘vender’ como trabajo es lo que deseas en tu carrera. La persona, por pena o miedo, no cuestiona a sus entrevistadores”, menciona Javier Vargas, vicepresidente regional para América Latina de la empresa de gestión de talento Right Management.

Si estás en proceso de entrevistas laborales, los especialistas sugieren prestar atención a estas señales, podrían llevarte a una propuesta que limitará tu desarrollo profesional:

1. Salario castigado. Por necesidad, los candidatos suelen aceptar las ofertas, aunque esto, a largo plazo, seguramente se traducirá en una renuncia cuando llegue una oferta con mejor compensación.

“Si la oferta es 25% menor de lo que paga el mercado, vale la pena un no rotundo. Independiente a cuál sea el porcentaje, con los salarios sucede que es difícil remontarlos con el paso del tiempo”, detalla la director asociada en Red Ring. Esto es: si entras al puesto aceptando muchos menos, es difícil que en menos de un año esa situación mejore, porque el tabulador y las políticas empresariales no suelen permitir aumentos tan significativos en poco tiempo.

Otro factor es que durante las entrevistas de trabajo se suele considerar el último sueldo reportado. En una próxima entrevista laboral, sería necesario explicar por qué el salario anterior era superior al del empleo más reciente.

Te interesa: Habilidades sociales, claves para encontrar empleo

2. Puesto con alta rotación. Para evitar ser ‘un trabajador más’ que renuncia a los tres meses porque la promesa del empleador no funcionó, es recomendable realizar una investigación de la empresa en redes sociales y con conocidos, para entender si ese puesto tiene rotación y cuáles son las razones para ello.

“En algunas industrias y puestos, es un fenómeno común, pero lo importante es que el candidato tenga la mayor información para definir si, aun con alta rotación, decide emplearse. Una sugerencia es cuestionar al entrevistador sobre el por qué de esa situación, pero en forma sutil”, sugiere Vargas. Un ejemplo de pregunta sería: "Entiendo que diferentes personas han ocupado este puesto, ¿esto se debe a que la posición ha tenido algunos cambios?, ¿qué tipo de perfil puede permanecer en el puesto?".

3. Sin expectativas de crecimiento a mediano plazo. En una entrevista, el empleador expone de qué manera se da el desarrollo en el puesto, hacía que áreas y cuáles son los desafíos de la posición para crecer. Pero no siempre sucede así. El candidato debe investigar antes de este proceso, empezando por revisar la información publicada por y sobre la empresa en medios, y a partir de eso detectar con qué frecuencia este grupo habla del desarrollo de su gente.

Con esa información, determina preguntas para abordar al empleador sobre la posibilidad de desarrollo y así tener claridad sobre qué te espera.

4. Sobrecalificado o poco especializado en el puesto. Es una razón frecuente de rechazo de ofertas, a menos que el puesto represente desafíos relacionados con un nuevo giro en la vida del candidato, comenta Leal Metlich. Una persona ávida de cambio de sector, industria, o en vías de incursionar como empresario, puede ver en un puesto cuyo enfoque es distinto a lo que venía haciendo, o de menor rango, la posibilidad de ganar otras destrezas y experiencia.

Ahora lee: Cómo crear un perfil exitoso en Linkedin

“Vale dar un paso para atrás si lo que se busca es un cambio de industria, o un proyecto en otra localidad geográfica, porque en ese caso debes ganar tus estrellas antes de decir. Aceptar un puesto menor o diferente puede valer la pena siempre y cuando no exista una brecha enorme entre la experiencia con que se cuenta y lo nuevo”, añade Vargas.

¿Quieres más noticias como esta?
Obtén los mejores consejos laborales y de management.

5. Malas prácticas de outsourcing. Los especialistas consultados refieren que este es el escenario al que se debe prestar más atención. “Vemos casos de contratación con figuras nada realistas, como emplear por derechos de autor a una persona que es contador, o pagar con un esquema de sindicato y de regalías. Esto sirve a la empresa para evadir, pero el candidato podría tener en lo futuro problemas en términos fiscales al no comprobar adecuadamente sus ingresos totales”, afirma Leal.

Detrás de ese tipo de ofertas hay problemas con el pago del seguro social y otras prestaciones que por ley corresponden al trabajador. “Ese tipo de prácticas no solo es informalidad, sino ilegalidad, y una empresa con actividades de ese tipo dice mucho sobre cómo considera al personal. Vale la pena reconsiderar la carrera en ese entorno”, puntualiza Vargas.

Ahora ve
Así se sintió el sismo de 7.1 en la Ciudad de México
No te pierdas
×