Para resolver conflictos laborales eficazmente necesitamos superar la tendencia a culpar y acusar. Es mejor escuchar activamente y centrarse en resolver el problema.
Cuando una parte adopta una posición competitiva, la otra tiende a responder igual. Un buen curso de técnicas de negociación nos anima a dar un paso atrás y buscar formas de distender la situación.
Para resolver conflictos laborales eficazmente necesitamos superar la tendencia a culpar y acusar. Es mejor escuchar activamente y centrarse en resolver el problema.
Cuando una parte adopta una posición competitiva, la otra tiende a responder igual. Un buen curso de técnicas de negociación nos anima a dar un paso atrás y buscar formas de distender la situación.