Escándalo por presunto viaje gratis de <i>barras bravas</i> al Mundial

El gobierno argentino resultó involucrado en una propuesta para enviar al Mundial a casi 500 líderes destacados de las barras bravas
Aficionados argentinos podrían viajar gratis a Sudáfrica
Los aficionados argentinos de las barras bravas podrían ayud  Aficionados argentinos podrían viajar gratis a Sudáfrica
/
(Reuters) -

El futbol en Argentina ha sido desde siempre un “negocio sangriento”, pero el 2010 ha probado ser particularmente violento con cinco muertes ligadas al tan llamado “deporte más bonito del mundo”.

Dos de esas muertes fueron de los antiguos jefes de las barras bravas, (agrupaciones de aficionados que desarrollan una identidad colectiva) asociadas a equipos al norte de la ciudad de Rosario, pero la muerte que ha acaparado la atención pública fue la del policía Sergio Rodríguez.

Rodríguez recibió un disparo en la cabeza cuando trataba de separar a fanáticos de los equipos Estudiantes y Argentinos Juniors durante una pelea en la región de La Plata, esto de acuerdo con Telam, la agencia de noticias oficial de Argentina.

Se ha tratado de encontrar una solución para terminar los sangrientos encuentros que por años ha manchado a las gradas argentinas, pero cuando salió a la luz que alrededor de 500 de los más notorios miembros de las barras bravas recibieron viajes gratuitos a la Copa del Mundo en Sudáfrica, las críticas no se hicieron esperar.

Cuando el gobierno estuvo implicado en esta oferta, muchos de los que criticaban comenzaron a especular.

La idea fue de una organización no gubernamental llamada "Hinchadas Unidas Argentinas" (HUA), quienes afirman que este esquema (o propuesta) reduciría la violencia mientras se unen a los fanáticos argentinos.

La relación con el gobierno argentino nació aparentemente cuando una prominente figura de las Hinchadas Unidas Argentinas, Marcelo Mallo, quien en el pasado hizo campaña a favor del antiguo presidente de Argentina, Néstor Kirchner, esposo de la actual presidenta Cristina Fernández de Kirchner.

Aficionados del futbol reclamaron que las barras podrían convertirse en “una herramienta a disposición del gobierno” a través de su actividad como organización no gubernamental.

A pesar de la aparición de pancartas y anuncios llamando a la reelección de Cristina de Kirchner en encuentros deportivos de gran importancia, el gobierno argentino ha dicho enfáticamente a CNN que no “existe ninguna conexión en lo absoluto”.

Sin embargo, un prominente grupo llamado "Salvemos al futbol" –una organización de fanáticos dedicada a incrementar la transparencia reduciendo la violencia dentro del juego– está convencida que el gobierno e Hinchadas Unidas Argentinas están ligados.

Mallo ha mantenido un perfil bajo luego que se descubriese que la oferta de la organización de viajes gratuitos a la Copa del Mundo podría tener motivaciones políticas.

Pero Emiliano Tagliarino, portavoz de Hinchas Unidas Argentinas, y miembro de la barra “Huracán” dijo a CNN: “A un punto, nos queríamos acercar al gobierno de Kirchner, pero ellos no querían ligarse a nosotros. No nos interesa la política. No estoy buscando ser reelegido. Lo que nos interesa es detener la violencia en el futbol”.

Marcelo Mallo no está involucrado en cada uno de los aspectos de nuestra organización. No está en las gradas de los estadios con nosotros cada semana. Él nos ayudó con la parte legal del asunto, nos ayudó a conseguir una oficina. Pero la gente a cargo de Hinchas Unidas Argentinas somos nosotros, los fanáticos como yo”.

Pablo Paladino, subsecretario del Departamento Nacional de Seguridad Futbolística en Argentina, fue claro cuando habló con CNN.

“No existen una conexión en lo absoluto entre las barra bravas y el estado”, dice Paladino. “El gobierno argentino nunca ha considerado la idea de enviar miembros de las Hinchas Unidas Argentinas a la Copa Mundial en Sudáfrica”.

“Considero que es imposible que ningún grupo, excepto el gobierno, esté a cargo y garantice la seguridad durante los partidos de futbol”.

“No puedo ver cómo en realidad este grupo (Hinchas Unidas Argentinas) puede asegurar que está trabajando para detener la violencia cuando podemos ver a algunos de sus miembros causando problemas en los estadios cada semana. Lo que ellos dicen que quieren hacer es una cosa, pero cuando vez lo que hacen cada fin de semana es diferente”, dijo Paladino.

Mallo originalmente aseveró que más de 500 hinchas podrían ser beneficiados con viajes gratuitos, pero ahora Hinchas Unidas Argentinas dice que entre 80 a 100 fanáticos van a Sudáfrica y cada uno de ellos están pagando por su viaje.

La confusión es un escenario familiar de acuerdo a Mónica Nizzardo, presidenta de Salvemos al Futbol. Ella dijo a CNN que su grupo estaba “realmente preocupado” con respecto a HUA.

“El gobierno argentino les ha dado un espacio dentro de su estructura política. Uno de los líderes de HUA ha sido muy claro con respecto a ese tema”.

“Los barras bravas siempre han estado involucrados en rencillas en distintas Copa del Mundo en varios de los países que han albergado el evento. ¿Qué nos haría pensar que se comportarán en esta ocasión? Ni siquiera se comportan acá, a pesar del pacto que firmaron con el fin de obtener ese viaje”

“Nosotros estamos trabajando con relevantes organizaciones gubernamentales, pero desafortunadamente no parece que exista un fuerte deseo del gobierno de detener la violencia en el futbol”.

Paladino está en desacuerdo y dice que el gobierno está implementando ahora “tecnología” que permitirá identificar a aquellos que no se comporten en partidos de futbol.

También apuntó que el gobierno no puede emplear las mismas medidas para prevenir que miembros reconocidos de las barras bravas viajen al exterior para partidos en países como Inglaterra.

Explica: “En Argentina, la única manera con la que podemos prevenir legalmente que las barras bravas viajen a Sudáfrica es si un juez dictamina que los grupos sean detenidos o si algún miembro está en la actualidad, envuelvo en algún proceso legal. Pero no tenemos la autoridad para retener el pasaporte de los aficionados pertenecientes las barras bravas”.

Una persona que ha sido reclutada por el gobierno para ayudar a finalizar el problema es el científico de comportamiento Otto Adang, Director del Departamento de Orden Público para la Academia de Policía Holandesa.

Él ha trabajado con Argentina por seis años, pero admite que la compleja naturaleza de la violencia en el fútbol argentino hace difícil encontrar una solución al problema.

¿Quieres más noticias como esta?
Recibe nuestros artículos sobre viajes, moda, lujo, cultura y estilo.

Adang dijo a CNN: “Tenemos que tomar en cuenta todos los vínculos –los vínculos entre personajes políticos, los equipos y fanáticos. Existen otros intereses como el dinero que está en juego y vínculos entre diferentes partidos, lo que hace que el problema en Argentina sea mucho mas complejo. Argentina necesita una solución hecha para el país pues éste es un problema único”.

Adang expresó su preocupación sobre la propuesta de Hinchas Unidas Argentinas –viajes a la Copa del Mundo. “No creo sea una buena idea en lo absoluto”, dice.

Ahora ve
Tras ataque en Las Ramblas, Mariano Rajoy pide unión contra el terrorismo
No te pierdas
×