Una rivalidad y juego de características de "clásico" ayudaría a la MLS

El Cosmos de Nueva York busca una franquicia en la MLS para antagonizar con los Red Bulls y crear la rivalidad más atractiva de la liga
EFE. Henry  Thierry Henry celebra un gol con los Red Bulls
Matthew Weiner
Autor: Matthew Weiner
LONDRES, Inglaterra (Reuters) -

En la cultura del futbol, la lealtad a un equipo siempre ha sido cuestión de identidad; el fanatismo suele ser definido tanto por el equipo que no te gusta como por el que admiras.

Ciudades desde Buenos Aires hasta Birmingham tienen a sus poblaciones divididas por la lealtad a su equipo preferido, incluso aunque los equipos se encuentren en la misma ciudad.

Y es esta rivalidad y pasión por los “clásicos locales”, donde vecinos como Manchester United y Manchester City, Al Ahly y Zamalek, Roma y Lazio o Celtic y Rangers, se enfrentan uno a uno, lo que hace que el deporte sea tan atractivo para los seguidores.

Los partidos clásicos son “más que un juego”, según Andy Mitten, autor del libro Mad For It: de Blackpool al Barcelona, las mayores rivalidades del futbol.

“Del teátrico drama del II Derbi Capitale de Roma hasta El Gran Clássico en Madrid, estos son los encuentros más intensos del futbol”, dice Mitten.

Sigue siendo algo extraño en un país que muestra partidos clásicos de otras disciplinas, como los Gigantes y los Jets en la NFL o los Mets contra los Cachorros en la MLB, pero Estados Unidos sigue careciendo casi por completo de la dimensión de los partidos clásicos cuando de futbol se trata.

De cualquier forma, la reencarnación del alguna vez legendario equipo Cosmos de Nueva York podría cambiar el curso de las cosas.

Eso es lo que espera Terry Byrne, director de futbol del Cosmos, que actualmente busca convertir al equipo en la franquicia 20 de la Liga Mayor de Futbol (MLS) y en un equipo que se vuelva el rival del equipo de los Red Bulls de Nueva York.

Los New York Cosmos, un equipo que presentó a estrellas globales como Pelé, Johan Cruyff y Franz Beckenbauer durante la década de los setenta, fue sacado recientemente de la tumba por un grupo de inversionistas. Si este icónico club es exitoso y logra entrar a la MLS, podría crear uno de los encuentros clásicos más poderosos del futbol estadounidense.

Byrne, quien solía ser el manager de David Beckham, está negociando para que el Cosmos entre a la MLS en 2013. Siente que un clásico en Nueva York podría ser lo necesario para aumentar la rivalidad futbolera en Estados Unidos.

“La rivalidad en el deporte es algo bueno, y creo que la MLS le dará la bienvenida en Nueva York”, dijo Byrne a CNN. “La liga lo tiene en Los Ángeles, donde están el Galaxy y las Chivas compartiendo el estadio y la ciudad, y los partidos entre ambos equipos siempre crean una atmósfera fantástica y una rivalidad sana”.

La propuesta de una rivalidad en Nueva York es algo que apoya la MLS. “Estamos muy concentrados en tratar de tener al vigésimo equipo en Nueva York, un segundo equipo en esa ciudad, un rival para los Red Bulls”, dijo recientemente el comisionado Don Garber. “Tenemos mucho trabajo que hacer para lograrlo. Quizás no lo logremos, pero ese es nuestro objetivo principal para el equipo número 20”.

Incluso a los Red Bulls les encanta la idea. “Nos gusta la competencia. No podemos decir que no nos guste que haya otro equipo aquí. Queremos ser combativos, así que si aparece otro equipo, nosotros seremos mejores”, dijo en julio pasado el presidente global de futbol de los Red Bulls, Dietmar Beiersdorfer en una conferencia sobre Thierry Henry.

Según el escritor de Fox Soccer, Jamie Trecker, el tipo de pasión que se ve en los partidos en Inglaterra, España e Italia es precisamente lo que le hace falta al futbol en Estados Unidos. “La rivalidad que esperamos al hablar del Arsenal contra el Tottenham o del Manchester United contra el Manchester City no existe”, dice.

“Todos los equipos estadounidenses, con pocas excepciones, son nuevos, pues estamos en un país que constantemente se mueve y construye equipos deportivos. La pasión y la conexión que los fans tienen con sus equipos sólo existe con los equipos universitarios”.

Pero Byrne cree que la llegada del Cosmos de Nueva York a la MLS podría ayudar a crear la fricción local que tanto se necesita. “Los Red Bulls han hecho un gran trabajo en su nuevo estadio en Nueva Jersey y creemos que la ciudad de Nueva York dará la bienvenida a un estadio similar para un equipo de su ciudad”, dice, subrayando el hecho de que los Red Bulls serán los “fuereños” en comparación con el Cosmos, que planea ubicarse en el corazón de la ciudad.

Y siendo más que el vecino de al lado, la motivación principal para un encuentro clásico local acaba de empezar.

Ahora ve
El Festival Internacional de las Luces ilumina el Centro Histórico de la CDMX
No te pierdas
×