'Magic' Johnson hace balance de sus 20 años tras ser diagnosticado con VIH

El legendario poste de los Lakers se ha convertido en un ejemplo de superación, inspiración y prevención contra el Sida
Earvin Johnson da conferencia de prensa
EFE. Earvin Johnson-Magic-NBA  (Foto: )
  • A+A-
(AFP) -

La estrella del baloncesto Magic Johnson anunció hace exactamente 20 años que estaba infectado con el VIH y esperaba vivir mucho tiempo, un deseo que se ha cumplido y con el que ha tratado de inspirar a miles de personas en este largo recorrido.

Earvin Magic Johnson, uno de los mejores jugadores de la historia del baloncesto, anunció en una rueda de prensa el 7 de noviembre de 1991 que el virus del Sida era otro desafío en su vida, en la que aclaró que no había desarrollado la enfermedad. 

El base los Lakers de Los Ángeles, equipo en el que militó 12 temporadas y con el que consiguió cinco títulos de la Asociación Nacional de Basquetbol de Estados Unidos, aseguró en la ocasión: "La vida sigue y volveré a ser un hombre feliz".

Veinte años más tarde, las cadenas de televisión estadounidenses y la prensa deportiva recuerdan sus palabras y lo ponen como ejemplo de superación.

Tres años nombrado como el mejor jugador del campeonato, Johnson se retiraba del baloncesto en un momento dulce de su carrera (a la que más tarde regresó), y quiso salir a la palestra para desmitificar una enfermedad que todavía en 1991 era un tabú.

Johnson prometió convertirse en un portavoz de los peligros del Sida y su Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH) y exhortó a la gente a tomar en serio esta amenaza, tomar medidas en sus relaciones sexuales y someterse a pruebas.

El jugador no dio a conocer en un primer momento cómo creía que se había infectado (poco después confesó que se contagió por su "promiscuidad heterosexual"), pero dijo que su mujer, con la que se había casado dos meses antes, no estaba infectada.

"A veces uno no da importancia a las noticias en este sentido y piensa que nunca le va a ocurrir a él. Crees que solamente le sucede a los homosexuales y jamás a uno mismo", aseguró en aquella rueda de prensa. "Le puede suceder a cualquiera. Le sucedió a Magic Johnson. Todo el mundo debe estar avisado y tener cuidado", dijo.

Johnson comenzó a hacer apariciones públicas para hablar ante jóvenes de todo el mundo sobre el VIH y el Sida. La Organización Mundial de la Salud (OMS) lo ha señalado como un ejemplo para que los enfermos sepan que pueden hacer vida normal.

En la actualidad, Johnson es un empresario exitoso. Posee más de 125 cafés, una decena de cines, una cadena de restaurantes y varios gimnasios construidos a lo largo de todo EU, con una facturación aproximada 1,000 millones de dólares.

En una reciente entrevista con el diario L'Équipe, Johnson dijo que trabajar es lo único que ama en la vida y al recordar este aniversario señaló que fue un momento difícil pero también "magnífico" porque le brindó la oportunidad de educar a la gente sobre el virus y el Sida, y agregó: "Creo haber ayudado a salvar vidas".

Según datos de la OMS, actualmente 33.3 millones de personas en el mundo viven con el virus del VIH, frente a 26.2 millones en 1999, de ellos 1.8 millones en Latinoamérica. El 65% de los casos se concentra en el África subsahariana.

Nacido en Lansing (Michigan) el 14 de agosto de 1959, Johnson es el menor de 12 hermanos. Su padre, Earvin, era carpintero durante la semana y trabajaba como basurero durante el fin de semana para mantener a la familia.

A los 15 años ya era una estrella del baloncesto en su localidad. Era hábil como poste y alero.

Con una altura de 2.06 metros, disputó con los Lakers 12 temporadas, con un promedio de 19.7 puntos, 7.3 rebotes y 14.4 asistencias por partido; estuvo en nueve finales y es el líder de la NBA en asistencias, con 9.921.

Tras anunciar su retirada en 1991 volvió a las canchas de baloncesto un año más tarde. En 1992 fue nombrado miembro de la Comisión Nacional contra el Sida y ese mismo año participó en los Juegos Olímpicos de Barcelona y volvió a retirarse.

Entre 1993 y 1995, realizó numerosos viajes por todo el mundo como deportista y sobre todo como luchador contra el SIDA.

En 1996, tras cuatro año y medio de ausencia volvió a jugar con Los Angeles Lakers, pero tres meses después anunció su retirada definitiva, convirtiéndose en un mito de la época dorada de la NBA.

Ahora ve