Abierto de Australia: Una competencia de tenis con un gran premio

Además de ser el grand slam que mayores premios otorga, cuenta con una interesante historia de triunfos inesperados y muchos cambios
OPEN
AUSTRALIA-OPEN  (Foto: Getty, )
  • A+A-
Autor: Greg Duke
(CNN) -

El Abierto de Australia ofrece un reto para los mejores jugadores del mundo del tenis que asisten al primer torneo grand slam de la temporada.

El calor abrasador del sol de verano en Melbourne, el alto rebote de la superficie de juego en la cancha dura de Plexicushion azul y el ambiente bullicioso generado en las atestados gradas se combinan para hacer que el torneo del 14 al 29 de enero sea una experiencia inolvidable.

Puede que aún no tenga el prestigio de los otros tres majors, pero es un lugar donde nacen estrellas y donde la reputación legendaria no es garantía de éxito; además de que sus premios han crecido cada vez más.

La edición 2012 es la número 100 en la ilustre historia del torneo, pero ¿qué sabes acerca de él? CNN Sports desentierra nueve puntos de interés sobre la mayor competencia de tenis en el hemisferio sur.

El grand slam más rico

A pesar de que Wimbledon y los abiertos de Estados Unidos y Francia gozan de prestigio sin duda mayor que el del torneo de Australia, no hay duda de que, en términos monetarios al menos, el grand slam de Melbourne está a la cabeza. Y no son sólo los campeones individuales los que sonríen durante todo el camino hacia el banco para recibir sus pagos de 2.2 millones de dólares. Los ganadores de dobles femenino y masculino recibirán cada uno 468,000 dólares por pareja, mientras que los campeones de dobles mixtos recibirán 140,000 dólares por pareja.

Facciones opuestas

Melbourne es un crisol de diferentes culturas y nacionalidades, y cuenta con mayor diversidad étnica que cualquier otra ciudad de Australia. Cuando el chipriota Marcos Baghdatis jugó la final varonil en contra de Roger Federer en 2006, fue ovacionado por la gran comunidad griega-australiana de Melbourne. Lamentablemente, en los últimos años, la rivalidad nacionalista ha degenerado en peleas esporádicas, sobre todo entre los aficionados serbios y croatas.

Un torneo caluroso

Como parte de la Política de Calor Extremo, que se introdujo en 1998, los organizadores de Melbourne tiene una regla que se conoce como un 'nivel de presión térmica'. La medición de la presión por calor es una combinación de la temperatura ambiente del aire, la velocidad del viento, la humedad y la intensidad de la radiación solar. Cuando las temperaturas diurnas llegan a los 35 grados y el nivel de presión por el calor llega a los 28, entonces el juego puede ser suspendido y los techos en dos de los principales escenarios son cerrados para albergar un nuevo partido.

Existencia nómada

El torneo fue inicialmente conocido como el Campeonato de Australasia, y luego se convirtió en el Campeonato Australiano y disfrutó de una existencia nómada en sus primeros años. 56 torneos han sido jugados en Melbourne y otros 44 han sido repartidos en varias ciudades, como Sydney (17), Adelaida (14), Brisbane (7) y Perth (3). Al otro lado del mar de Tasmania, Christchurch y Hastings en Nueva Zelanda también fueron sede en 1906 y 1912, respectivamente.

Sigue a la multitud

Una vez que Melbourne fue confirmada como la sede definitiva para el torneo, pronto se hizo evidente que debía construirse un nuevo sitio para dar cabida a la gran cantidad de aficionados que deseaban ver la acción. En 1988, el torneo se trasladó al recién construido complejo Melbourne Park y, desde entonces, las cifras de asistencia han seguido en aumento. La arena principal Rod Laver tiene una capacidad de 14,820 personas, mientras que la arena Hisense puede albergar a 11,000.

Cambios en la superficie

El torneo se jugó en césped hasta que salió de Kooyong. Durante las dos primeras décadas, la nueva superficie de juego fue el material de cancha dura verde Rebound Ace, fabricado por una empresa australiana, pero en 2008 cambió al Plexicushion Prestige, producido en Estados Unidos, que supuestamente retiene menos calor y ofrece una mayor estabilidad para los jugadores que su predecesor. Roger Federer y Serena Williams son los únicos jugadores que han ganado el título australiano en ambos tipos de cancha, mientras que el sueco Esteras Wilander es el único que ha obtenido la victoria sobre césped y Rebound Ace.

Nombres famosos honrados

Los trofeos del Abierto de Australia para singles llevan el nombre de Norman Brookes y Daphne Akhurst. Brookes fue un legendario jugador en los años formativos del juego. Fue el primer no británico en ganar Wimbledon en 1907, y en 1926 se convirtió en el primer presidente de la Lawn Tennis Association de Australia; un cargo que desempeñó durante los siguientes 28 años. Akhurst dominó el tenis australiano en la década de 1920, ganando cinco Abiertos de Australia antes de morir trágicamente de un embarazo ectópico a la edad de 29 años.

Hingis hace historia

Martina Hingis tenía apenas 16 años y tres meses de edad cuando venció a Mary Pierce en la final femenil de 1997 para convertirse en la ganadora más joven de un título de grand slam. Curiosamente, el ganador más joven en la rama varonil es también el de mayor edad. En 1953, a los 18 años de edad, Ken Rosewall ganó el primero de sus cuatro títulos del Abierto de Australia. La última de sus victorias llegó en 1972 a la edad de 37 años y dos meses, por lo que Rosewall el campeón de grand slam en singles de más edad en la historia, mientras que el lapso de 19 años entre su primer título y el último es también un récord.

El impactante triunfo de Edmondson

Se esperaba que la leyenda del tenis australiano John Newcombe obtuviera su tercer título del Abierto de Australia, y su octavo grand slam en 1976. Su oponente de 22 años de edad sin clasificación, Mark Edmondson, había sido llevado a cinco sets por el austriaco Peter Feigl en su primer partido, pero causó gran alboroto al eliminar al preclasificado en primer lugar Rosewall en las semifinales. Newcombe era el gran favorito para retener su título pero, después de ganar el primer set, Edmondson remontó para ganar los siguientes tres en un triunfo impresionante. Edmondson se convirtió en un consumado jugador de dobles, consiguiendo cuatro títulos del Abierto de Australia en la década de 1980, pero nunca ganó otro título de grand slam.

Ahora ve