'Magic' Johnson se une a un nuevo equipo: los Dodgers

Magic Johnson forma parte del grupo que la semana pasada adquirió el equipo de béisbol que en los últimos años ha vivido una crisis
Earvin Johnson da conferencia de prensa
EFE. Earvin Johnson-Magic-NBA  (Foto: )
  • A+A-
Autor: Todd Leopold
(Reuters) -

Magic Johnson forma parte de un exclusivo club: el de los campeones de la NCAA (la National Collegiate Athletic Association) y de la NBA. Está en el salón de la fama del basquetbol y es uno de los medallistas olímpicos de oro.

Ahora se ha integrado a un grupo exclusivo aún más exclusivo: el de los jugadores que se convierten en propietarios de un equipo profesional.

La semana pasada, los Dodgers de Los Ángeles anunciaron que un grupo que incluía a Johnson, al productor de cine Peter Guber, al ejecutivo del basquetbol Stan Kasten y al presidente de los socios Guggenheim Mark Walter, había comprado al equipo por la asombrosa cantidad de 2.15 mil millones de dólares.

Johnson dijo, en el programa Baseball Tonight de ESPN, que la nueva administración estaba decidida a cambiar el rumbo del equipo que, en los últimos años, ha demostrado un juego irregular, bajas en la asistencia de fanáticos y que protagonizó un escándalo por la golpiza al fanático Bryan Stow, así como la controversia respecto a la situación financiera del propietario anterior, Frank McCourt.

“Vamos a trabajar muy duro para llevar al equipo al triunfo y para ofrecer una gran experiencia con los fanáticos”, comentó Johnson al programa de ESPN. El inicio de la temporada 2012 inicia de manera oficial el miércoles.

Segúnn Richard Davis, historiador del deporte y catedrático de la Universidad de Nevada, los puestos de propietarios han estado ocupados por magnates del petróleo, barones de las bienes raíces, ricos de toda la vida y millonarios de la tecnología. Aún en estos tiempos donde los atletas ganan salarios de ocho cifras es raro que los jugadores cambien el campo de juego por una oficina ejecutiva.

Entre quienes se han aventurado a dar este salto, se encuentran Michael Jordan, copropietario de los Linces de Charlotte, Mario Lemieux (accionista de los Pingüinos de Pittsburgh de la Liga Nacional de Hockey) y Nolan Ryan (accionista mayoritario del equipo de beisbol los Rangers de Texas).

No hay garantía de éxito

Es probable que Johnson se dé cuenta de que la experiencia en las grandes ligas no sirve de mucho en su nueva profesión.

El legendario jugador de hockey Wayne Gretzky se convirtió en copropietario de los Coyotes de Phoenix en el 2001. El equipo siguió batallando aun después de que fue entrenador en jefe. Se declaró en bancarota en el 2009 y, en otoño de ese año, Gretzky dejó su puesto de entrenador y propietario.

Jordan compró a los Linces de Charlotte en el 2010. Para el domingo siguiente, con el equipo envuelto en una espantosa racha, Jordan declaró que estaba “comprometido al 100% en hacer de los Linces un contendiente” y que “no tenía planes de vender al equipo”.

Johnson tiene capacidad para los negocios comprobada, pues, de acuerdo con Forbes creó Johnson Enterprises, una operación de 500 millones de dólares con cines y franquicias de Starbucks. Johnson afirma estar comprometido a ser el rostro del equipo y convertir a los Dodgers en el centro de atención del sur de  California.

“Tendré mi oficina en estadio de los Dodgers… haré el trabajo comunitario, salidas y venderé la marca”, aseguró en el programa Baseball Tonight.

Mike Veeck, quien es socio en siete equipos de las ligas menores, cree que Johnson puede proporcionar la magia que necesitan los Dodgers.

“No pudieron elegir a un mejor rostro para el equipo”, prosigue Veeck. “Creo que es una gran oportunidad tanto para los fanáticos como para él. Creo que (los fanáticos del) béisbol esperan un nuevo rostro, alguien que consideren que está de su lado, o que es uno de ellos”.

¿Es suficiente con la magia de Johnson?

Mike Veeck invita a Johnson a escuchar a los fanáticos mediante reuniones en el ayuntamiento y constantes apariciones.

“Ahora tenemos la oportunidad de tener un héroe legítimo en distintos planos ‘Involucrémonos juntos´”, afirma. “Lo más importante es involucrarlos”.

Veeck sugiere que una vez que los Dodgers restablezcan su relación amistosa con los clientes, Johnson podrá aprovechar los beneficios de Hollywood. “Nos llaman la atención las celebridades. A primera vista, podría poner a cada una de las noches de temporada el nombre de una de éstas (celebridades) ¡y casi podría retarlas a no venir!”, dice riendo.

Por supuesto, en los deportes no hay nada escrito. Es posible que los Dodgers hayan sido sobrevalorados, lo cual puede manchar los resultados finales. Es probable que cambie la dinámica del grupo propietario.

No obstante, dice Veeck, no hay que descartar a Johnson.

“Su nombre es sinónimo de diversión y risas”, agrega. “Me encantaría tener esa onda y promocionar la diversión y las risas con alguien de nombre Magic”.

Ahora ve