Peticiones en todo el mundo exigen conmemorar la tragedia de Munich 1972

El Comité Olímpico Internacional se niega a ofrecer un momento de silencio en memoria de las víctimas israelíes
La seguridad de los Juegos Olímpicos en riesgo
Frida Ghitis, especial para CNN
Autor: Frida Ghitis, especial para CNN | Otra fuente: 1
NULL -

Nota del editorFrida Ghitis es una columnista de Relaciones Internacionales para el ‘Miami Herald’ y ‘World Politics Review’. También es exproductora/corresponsal de CNN y autora de ‘The End of Revolution: A Changing World in the Age of Live Television’. Síguela en Twitter en @FridaGColumns

(CNN) — Los Juegos Olímpicos representan una mezcla de altos ideales e intereses políticos. La competencia deportiva ha ofrecido momentos innumerables de inspiración, más allá de documentar los logros personales, se trata de derribar las barreras que alejan a los países e individuos. 

Sin embargo, no siempre ha sido así, también nos recuerda cómo los seres humanos pueden perder esos ideales.  

El momento más escalofriante, atemorizante y desgarrador de cualquier evento olímpico vino hace 40 años, en los Juegos Olímpicos de Munich de 1972, cuando casi una docena de atletas israelíes fueron tomados como rehenes y asesinados en lo que fue un ataque terrorista. Atletas, entrenadores, un policía alemán y cinco secuestradores palestinos murieron aquel día de septiembre.

El ataque fue perpetrado por miembros del grupo palestino Septiembre negro (Black September) y su objetivo eran los deportistas israelíes.

Los funcionarios del Comité Olímpico Internacional (COI) se niegan conmemorar el 40 aniversario de la tragedia. 

En una carta al presidente del COI, Jaques Rogge, el Ministro de Relaciones Exteriores de Canadá, John Baird y el Ministro de Deportes, Bal Gosal explicaron que no se trata solo de Israel sino del espíritu olímpico como un evento armonioso. 

“El ataque terrorista tenía como objetivo no solo a Israel, sino al espíritu y metas del movimiento olímpico…debería ser conmemorado públicamente como parte de la ceremonia oficial…”, decía en un fragmento de la carta. 

Por más de tres décadas, los familiares de las víctimas han esperado tener un reconocimiento en honor a sus seres queridos por parte del Comité Olímpico. 

Los funcionarios olímpicos afirman que nunca mezclarían la política con los Juegos, pero la política siempre ha sido parte de la justa olímpica.

A Finlandia se le prohibió mostrar su propia bandera por temor de ofender a Rusia en 1908. 

Los perdedores de la Primera y Segunda Guerra Mundial no participaron en los Juegos. 

Hitler utilizó los Juegos Olímpicos de 1936 para promover sus ideas de la superioridad aria, y Estados Unidos y la entonces Unión Soviética boicotearon el evento por razones políticas.

En 2008, el COI aceptó que China bloqueara el acceso a ciertos sitios de internet durante los Juegos Olímpicos de Beijing.

A pesar de que los eventos politizados en la justa deportiva abundan, de alguna manera conmemorar lo sucedido en Munich 72 sería una forma de mezclar la política con la competencia deportiva. 

La razón real es sencilla: el Comité Olímpico tiene miedo de molestar a los países con tendencia antiisraelíes y propalestinos. Esto es un error y una vergüenza. Proclamarse contra el asesinato de atletas olímpicos no tiene nada que ver con la política de Medio Oriente.

Los funcionarios admitieron que tienen miedo de provocar un conflicto entre los países árabes. Esto es peor que ceder al chantaje. Es un comportamiento injustificable por parte de los que representan el espíritu olímpico como un conjunto de altos ideales humanistas.  

Irónicamente, un miembro israelí del COI se opuso a la conmemoración bajo la excusa de que “podría causar que algunos países boicotearan los Juegos”.

La campaña para honrar a las víctimas ha reunido más apoyo que nunca, con varios países y decenas de miles de personas alrededor del mundo que se unen al esfuerzo.

Ankie Spitzer, cuyo esposo fue uno de los entrenadores asesinados en 1972, inició la campaña en honor a las víctimas. 

En un video conmovedor pide apoyo para lo que se ha vuelto la misión de su vida. Más de 90,000 personas han firmado la petición que el COI se niega a escuchar.

La hija de Spitzer, Anouk, trató de conmemorar el momento en Atlanta 96, pero el entonces presidente del Comité Olímpico, Francois Carrard declaró que el COI no “organiza eventos que conmemoran dramas que ya pasaron”.

La petición actual para honrar a los atletas manifiesta que éste no debería de ser un momento político. Spitzer y sus seguidores dijeron que todo lo que querían era silencio.

“El silencio es un tributo apropiado para los atletas que perdieron la vida en el escenario olímpico. No contiene afirmaciones, suposiciones o creencias y no requiere entendimiento de un idioma para interpretarlo”.

Pero el COI aparentemente ve esto como un problema puramente israelí. Rogge ha asistido a ceremonias conmemorativas, pero usualmente son organizadas por el gobierno israelí. Eso no es suficiente.

Funcionarios de diferentes países han pedido a Rogge que considere la petición.  El Ministro de Relaciones Exteriores alemán, Guido Westerwelle apoya el momento de silencio. Los parlamentos de Canadá y Australia votaron unánimemente para pedir al COI que acepte la petición.

La Primera Ministra de Australia, Julia Gillard escribió a Rogge para pedir que se apruebe la petición. El Ministro flamenco de Deportes, Philippe Muyters también respalda la conmemoración, afirma que “no se necesita tomar una postura en la cuestión israelí-palestina para reconocer que los eventos de 1972 fueron atroces”.

En Italia, 125 policías municipales también firmaron una carta al COI para apoyar el momento de silencio.

Hasta el momento el COI mantiene su postura de negación. 

¿Quieres más noticias como esta?
Recibe nuestros artículos sobre viajes, moda, lujo, cultura y estilo.

El director del Comité Organizador de Londres 2012, Sebastian Coe, declaró que realizará una mención personal en honor a los atletas israelíes. Nadie sabe exactamente qué significa.

Quizá los organizadores darán a las familias de las víctimas el reconocimiento que quieren por sus seres queridos. Sin embargo, eso no quitará el rastro de cobardía que demostró el Comité Olímpico Internacional al negarse a honrar a los  atletas fallecidos. 

Ahora ve
Venezuela celebra elecciones regionales en medio de una grave crisis
No te pierdas
×