Un fanático del futbol ofrece su apoyo al equipo que sea el mejor postor

Un fanático inglés, desilusionado por el rumbo que tomó su equipo, decide abandonarlo y subastar su apoyo por eBay
gales
bluebirds cardif gales  gales
Chris Murphy
Autor: Chris Murphy
(Reuters) -

Es una regla no escrita en el futbol: una vez que eliges los colores del equipo al que apoyarás, nunca deberás siquiera pensar en cambiarlo.

Pero para un fanático inglés de futbol, la desilusión que le provocó su adorado equipo fue tan grande que ahora está ofreciendo su apoyo al equipo que pague más por él en eBay.

“Siendo la historia y tradición de venta la última tendencia dentro del futbol, he decidido unirme a ella”, escribió el fanático de toda la vida del equipo Cardiff City, Ben Dudley, en su página de eBay.

La gota que derramó el vaso para Dudley fue la decisión que tomaron los dueños malayos del equipo galés en cambiar la marca del club, al insistir que jueguen en rojo en lugar del color azul tradicional, para así aumentar el interés de la audiencia asiática en el equipo.

Así que Dudley está dispuesto a cambiar la dedicación que le mostraba al equipo de los Bluebirds a quien le ofrezca la mayor suma en la subasta por internet, ya sea un equipo de la Liga Premier como los campeones Manchester City, o un equipo pequeño como el Ross County, del extremo norte de Escocia.

“Parece que el equipo ha abandonado a sus fanáticos locales”, dijo Dudley a CNN. “Mientras jueguen de rojo con un dragón como insignia, he solicitado que me reembolsen mis boletos por la temporada y no asistiré a ningún juego hasta que hayan cambiado la marca a como era originalmente”.

“Creo que la junta ha olvidado la historia del equipo en una apuesta que no garantiza la ganancia de dinero de todas formas. No entienden la idea que hay detrás de que el Cardiff sea conocido como los Bluebirds y que jueguen de azul. El Cardiff ha jugado vestido de azul desde 1908”.

La decisión del cambio de insignia del equipo de la segunda división inglesa fue recibida con indignación cuando fue anunciada el mes pasado.

Los dueños malayos del Cardiff dijeron que este movimiento mercadológico era parte de un paquete de inversión significativo que ayudaría a asegurar el futuro financiero inmediato del equipo después de la deuda de varios años que tenía, y ayudar a ampliar el atractivo del equipo en los "mercados internacionales".

El director ejecutivo del equipo, Alan Whiteley, reconoció que no sería un plan universalmente popular, y Dudley es prueba viviente de que el resentimiento aún está bullendo.

“He comprado boletos para toda la temporada de juegos por los últimos nueve años, y asisto a la mayoría de los partidos también, así que no fue algo que tomara a la ligera, y el pensar en ver al Cardiff jugar en rojo como equipo de casa, eso era algo con lo que no podría vivir”.

“El apodo del equipo es los Bluebirds, pero el equipo ahora jugara de rojo. Se verán estúpidos, en un estadio con gradas azules, fanáticos usando playeras azules y el equipo jugando de color rojo”.

Pero después de seguir al Cardiff a lo largo y ancho del país durante la última temporada, cuando vio a su equipo en acción 51 veces, ¿no resentirá la distancia que tal vez deba recorrer para poder apoyar a su nuevo equipo?

“Tal vez será un poco una excursión hasta Newcastle (a unos 518 km de distancia). Sólo espero que nadie del Sydney FC vea el anuncio e intente contratarme”.

“Si me compra un equipo que no sea parte de la liga está bien, pero los equipos locales rivales como el Swansea y el Bristol no pueden comprarme. Cualquiera demás de esos está bien para mi”.

Sin embargo, lo que molesta a Dudley no es solo la iniciativa de cambiar la marca para el Cardiff.

Agravado por el cambio que ha sufrido el futbol durante los últimos años, con esas enormes cantidades de dinero inundando el juego a través de la televisión y los contratos de patrocinio que llevan a que se les pague a los jugadores exorbitantes sumas, y que haya habido un incremento en la incidencia de que los dueños de los equipos sean extranjeros, Dudley argumenta que el deporte ya es irreconocible de aquel juego que él comenzó a ver cuando era un adolescente.

“No fue alrededor de la década de 1970 o de 1980, pero la gente que sabía de futbol en ese entonces no podría reconocer el deporte hoy en día y ver los salarios que se les pagan a los jugadores. No es el deporte que amaba cuando tenía 14 años y comencé a asistir a los partidos del Cardiff”, añadió.

“Los fanáticos ya no son una prioridad para el futbol; sólo se trata del dinero y tratar de sacar dinero con los contratos para televisión. Creo que (los dueños) están intentando obtener un contrato de televisión en Malasia para mostrar nuestros juegos como parte de una estrategia de mercado para hacer del Cardiff el equipo que elijan en Malasia.

“Dicen que el color rojo es comerciable en Asia, creen que los fanáticos asiáticos y los fanáticos malayos no se interesaran en el Cardiff si aparecen con playeras azules, pero que si juegan con playeras rojas en casa entonces comenzarán a considerar al Cardiff como su equipo, en lugar de ver al real Madrid o al Barcelona. Es algo que no creo sea muy probable”.

¿Quieres más noticias como esta?
Recibe nuestros artículos sobre viajes, moda, lujo, cultura y estilo.

La subasta por el alma futbolística de Dudley actualmente está en 300 dólares, lo cual ha sido una sorpresa para él.

“Con el precio habiendo subido mucho más allá de mis expectativas, esta es ahora una total subasta de caridad. El 50% del pago ira para la caridad Help for Heroes, y el otro 50% a Ty Hafan. El dinero que yo conservaré de esta subasta será solamente el que utilice para cubrir las cuotas de eBay”.

Ahora ve
Varias personas son apuñaladas en Turku, Finlandia
No te pierdas
×