Paul Callahan: de un terrible accidente a una oportunidad olímpica

El hombre de 55 años sufrió un accidente en la universidad, pero ahora se prepara para luchar por el oro en Londres
Paul Callahan cuadriplejia  paralimpicos
Paul Callahan cuadriplejia  Paul Callahan cuadriplejia paralimpicos
Autor: Sheena McKenzie
(Reuters) -

No muchas personas pueden ver la cuadriplejia como un regalo, pero entre ellas no está Paul Callahan.

La vida de Paul, de 21 años, en la Universidad de Harvard, en Estados Unidos, estaba llena de posibilidades. Había mucho que esperar para el joven de Massachusetts estudiante de negocios en una de las mejores universidades del mundo. 

Luego de un terrible accidente todo cambió. Paul se resbaló en un piso mojado, rompiéndose el cuello, lo cual lo dejó paralizado del pecho hacia abajo. Conservó el uso de sus brazos, pero no de sus manos.

Callahan pasó los siguientes cinco años en centros de rehabilitación en Estados Unidos en la búsqueda de una solución para volver a caminar, hasta que un médico finalmente le sugirió concentrarse en vivir en lugar de caminar. Fue exactamente lo que Paul hizo.

Casi 30 años después, a sus 55 años y con dos hijos, está listo para representar a Estados Unidos en vela en los Juegos Paralímpicos.

“Es un proceso evolutivo donde haces la transición de una vida a otra”, dijo Paul a CNN. “Nunca me di por vencido para mejorar. Puedes definir eso como lograr caminar o ser un miembro que contribuye a la sociedad. A los 26 años escogí lo segundo”.

Esperanzas de oro

La próxima semana Paul y sus dos compañeros, ambos con amputaciones,  tomarán un bote para tres personas en el evento de vela en los Paralímpicos.

El capitán Paul maneja el bote usando unos guantes conectados a pedales de bicicleta. Los pedales están ligados a un sistema de poleas con las que dirige el barco.

Estos serán los segundos Paralímpicos de Paul, después de su debut en Sidney en 2000, cuando el equipo estadounidense no pudo ganar una medalla pero, como Paul admite, estaba fresco para el deporte.

Con un quinto lugar en el Campeonato Mundial de Vela para Personas con Discapacidad en Weymouth, Estados Unidos, el año pasado, esta vez el oro está en las cartas, dice.

Será un logro increíble en una vida que ya está marcada por el éxito. Paul regresó a Harvard en 1983, y se convirtió en la primera persona con cuadriplejia en graduarse de esa universidad. Posteriormente, trabajó en Goldman Sachs como gestor de acciones durante 15 años.

“Todos son muy capaces de hacer mucho más de lo que piensan que pueden”, dijo Paul. “Una vez que se dan cuenta de eso, entonces el mundo se vuelve suyo”.

Sail to Prevail, el sueño 'navega' en un barco

Fue un viaje en vela en 1995 lo que causó el amor de Paul por ese deporte, iniciando una nueva aventura que ayudaría a miles de niños con discapacidad.

“Me subí a un bote y observé mi silla de ruedas vacía en el muelle”, dijo Paul. "Era la primera vez en 15 años que podía hacer algo por mi cuenta. Fue un momento increíble”.

La experiencia fue tan inspiradora que Callahan dejó su trabajo en Wall Street y eligió Sail to Prevail, una organización sin fines de lucro que enseña a los niños con discapacidad a navegar.

Luego de comenzar con ocho niños al año, la organización, que está en Newport, Rhode Island, Estados Unidos, ahora ayuda a aproximadamente 1,000 niños anualmente.

Sus discapacidades varían de lesiones en la médula espinal a autismo. Paul dice que cuando compita por el oro el próximo mes, será por ellos.

“Cuando estemos en la línea de salida contra otros 14 países, quiero ganar una medalla de oro tanto como ellos, pero tengo una motivación adicional”, dijo.

“Mientras mejor lo haga el equipo, el impacto será más poderoso para Sail to Prevail”.

El regalo

Es quizá el mayor testimonio de la fuerza mental de Paul ver su discapacidad como una oportunidad especial en la vida.

“Se me ha dado un regalo extraordinario donde puedo influir en la vidas de las personas en formas en las que otras personas no pueden. Así que lo veo como una responsabilidad”, dijo.

¿Quieres más noticias como esta?
Recibe nuestros artículos sobre viajes, moda, lujo, cultura y estilo.

Ha habido algunos momentos obscuros, admite Paul, pero con su esposa Alisa, sus gemelos de nueve años y los Paralímpicos en el horizonte, ¿cuál es el punto de fijarse en el instante cuando resbaló en el piso mojado?

“Fui muy afortunado”, dijo, y añadió: “solo tienes una cantidad limitada de tiempo en vida. Así que puedes escoger poner eso hacia un esfuerzo positivo, en lugar de malgastarlo en lo negativo”.

Ahora ve
Así es el nuevo Galaxy Note 8 de Samsung
No te pierdas
×