La vela en los Paralímpicos: una historia de éxito y triunfo

Las recientes innovaciones tecnológicas permiten a personas con discapacidades severas competir en este deporte
paralimpicos
Fitzgibbon tesch paralimpicos  paralimpicos
Autor: James Montague
(Reuters) -

Nota del editor: MainSail es el programa mensual sobre vela de CNN. Explora este deporte, los viajes de lujo y lo más reciente en diseño y tecnología.

Uno con cuadriplejia controlaba la dirección con su aliento, el otro era un exbasquetbolista paralímpico en silla de ruedas que empezó a navegar hace apenas dos años. Juntos aseguraron una medalla de oro en vela en Londres 2012 cuando aún quedaba una carrera por disputar.

Este miércoles, la pareja australiana Daniel Fitzgibbon y Liesl Tesch se aferró a la victoria en la categoría keelboat de dos personas mientras construía un liderazgo inalcanzable en el día final de la carrera.

La medalla en esta competencia suma a las victorias en vela que logró Australia en los Juegos Olímpicos de Londres: cuatro preseas de oro. 

Pero quizá este reconocimiento sea el más importante hasta ahora, pues además de exhibir grandes proezas de navegación en velero, es una muestra de la tecnología paralímpica que permite a las personas con discapacidades severas competir.

Fitzgibbon solo tiene movimiento limitado en sus brazos y nada de movimiento en sus piernas, después de que se rompió la espalda al caer de un muelle cuando tenía 21 años. Pero la tecnología le ha permitido competir en los juegos de este año, ayudándole a direccionar su bote especialmente adaptado.

"Como parte de la vela paralímpica, un aspecto importante es sentarse (…) así que trabajamos duro en eso y tenemos algunos sistemas ágiles para eso", explicó a la prensa australiana antes de irse a Londres.

Uno de esos "sistemas ágiles" es el de "sorber y soplar" a través de un popote especialmente adaptado que interpreta sus señales y le da un mayor control para dirigir su barco.

"(Con mis manos) todo lo que tengo que hacer es empujar y jalar, como en un tractor, está hecho de fibra de carbono ligera… Mis manos están atadas, así que necesito encontrar una forma de controlar (el barco), así que se nos ocurrió este sistema de sorber y soplar".

Progreso tecnológico

La vela en los Paralímpicos es un fenómeno relativamente nuevo. El deporte fue incluido en los juegos de Sydney 2000, después de una prueba exitosa en Atlanta cuatro años antes.

En esta ocasión, más de 80 navegantes han formado parte de las competencias durante seis días, en tres categorías separadas. Las carreras finales cruciales fueron este miércoles. 

Pero, quizá inevitablemente, la vela es un deporte complicado para competir y calificar. Tanto hombres como mujeres navegan en las mismas categorías, pero son clasificados según la severidad de su discapacidad, un tema controversial en los Paralímpicos y, en general, en los deportes para personas con discapacidad.

Quienes tienen las discapacidades más graves entran con calificación de uno, mientras que las personas con las menores discapacidades entran con siete.

"Tenemos a clasificadores que son fisioterapeutas y médicos, pero saben todo sobre las reglas de vela", explicó Linda Merkle, presidenta de la Asociación Internacional para Marineros con Discapacidad.

"Cuando seleccionamos un barco en particular (destinado para competir en los Paralímpicos) decimos que uno debe ser para mujeres y el otro para hombres, y que uno debe ser para la categoría uno o dos de discapacidad, como tener cuadriplejia. El navegante con una discapacidad más severa tiende a estar en la cabeza".

Pero los avances tecnológicos más recientes han permitido la participación de los navegantes con las discapacidades más severas.

"Son las adaptaciones (al barco) las que les permiten competir y tener un nivel equitativo", dijo Merkle. "Con los botes sonar, los navegantes con discapacidad no pueden ir de un lado a otro. Así que ahora hay un asiento de transferencia (un 'viajero') para que el navegante se pueda mover más libremente. Las adaptaciones realmente les han permitido competir, y también competir en vela para personas sin discapacidad".

La libertad del mar

Esta competencia probablemente sea la más observada en la historia de la vela  paralímpica. Solo participan un puñado de naciones.

Merkle quiere capitalizar el éxito creciente del deporte.

"También incluimos a personas con discapacidad visual y ahora desplegamos vela para personas con ceguera en el deporte", dijo. "Crecemos y tenemos un segmento de desarrollo de nuestra organización para ayudar a moverse a los países y difundir la palabra".

Eso no debe ser muy difícil de lograr. Después de todo, la vela para personas con discapacidad es más fácil de vender que muchos deportes, pues tiene una gran ventaja sobre los otros: la libertad del mar.

"Esa es la belleza de la vela", consideró Merkle. "Te sientes libre. Y cuando vienes a la vela paralímpica no puedes ver cuáles son las discapacidades", explicó.

"Te da libertad y la capacidad de competir".

Ahora ve
“El TLCAN es beneficioso para todos”, dice el presidente de Coparmex
No te pierdas
×