'Rehabilitación', una opción para luchar contra el racismo en Inglaterra

La 'rehabilitación' es una de las opciones que este deporte considera para tratar con jugadores que abusan racialmente de otros
John Terry libra acusaciones de racismo
Autor: John Sinnott
(Reuters) -

 “Si tiene conciencia sufrirá por su error. Ese será el castigo; así como la prisión”. Fyodor Dostoyevsky

Un año después de que Queens Park Rangersjugara contra el Chelsea en Loftus Road en un partido de la Liga Premier inglesa no hay señales de que los rencores disminuyan en el caso de racismo que involucra a John Terry y Anton Ferdinand.

Los rencores han provocado la desesperación de los comentaristas en el abuso sistemático que los jugadores reparten entre sí, su negación a comprometerse en el saludo de mano antes del partido y tuits abusivos de los jugadores y aficionados.

Antes de que el lateral izquierdo del Chelsea, Ashley Cole etiquetara a la Asociación de Futbol Inglesa (FA, por sus siglas en inglés) como un montón de estúpidos, el director de la unión de jugadores, Gordon Taylor, quien es el director ejecutivo de la Asociación de Futbolistas Profesionales (PFA, por sus siglas en inglés), comparó la pelea con una “disputa de la mafia”, mientras que el expresidente de la FA, Lord Triesman cree que es “inconcebible” que el caso haya retumbado durante casi un año.

El mes pasado, el capitán del Chelsea, Terry tuvo una suspensión de cuatro partidos y una multa de 356,000 dólares por la FA después de ser encontrado culpable de abusar racialmente del defensa del Queens Park Rangers, Anton Ferdinand.

El castigo de Terry vino solo días después de que anunciara su retiro del futbol internacional, afirmando que el organismo inglés había hecho que su posición dentro del equipo nacional fuera “insostenible”.

En julio, el defensa de 31 años había sido encontrado inocente de un delito de orden público con agravante racial por la Corte de Magistrados de Westminster en Gran Bretaña.

Sin embargo, la FA necesita una menor carga de pruebas que la corte inglesa y tomó la decisión de llevar a Terry ante su sistema disciplinario.

El informe de 63 páginas de la FA publicado la semana pasada sobre el caso tiene una lectura incómoda, ya que detalla la disputa y su incidente subsecuente en el transcurso del año pasado.

Antes de sancionar a Terry, la FA también tuvo que tratar con otro caso de racismo, suspendiendo durante ocho partidos al delantero del Liverpool, el uruguayo Luis Suárez, y dándole una multa de 102,560 dólares después de encontrarlo culpable de abusar racialmente del defensa del Manchester United, Patrice Evra.

Los aciertos y errores de la sanción de Suárez y el caso de Terry —como el hecho de si la FA debió levantar cargos al capitán del Chelsea después de que había sido absuelto en la corte de justicia— se han comentado en los medios y en sitios web de redes sociales como Twitter.

Pero la sanción de Terry y su amargura percibida con respecto a la forma en que ha sido tratado también genera preguntas sobre la forma en que la FA, y todas las organizaciones deportivas, sancionan a los jugadores.

¿Por qué, por ejemplo, cualquier acción de castigo no incorpora un enfoque de rehabilitación como el que recientemente sugirió el presidente de la PFA, Clarke Carlisle?

Con el desempleo de la población joven negra llegando a un 50% en algunas áreas en Londres, ¿por qué la FA no insiste en que Terry pase un número significativo de horas trabajando dentro de un proyecto comunitario dentro de la ciudad?

Del mismo modo, ¿por qué no donar la multa de Terry impuesta por  la FA a proyectos de base activamente involucrados en construir mejores relaciones en la comunidad?

La posición de la FA es que no es una organización sin fines de lucro y todo el dinero que ganan va directamente de nuevo al futbol, ya sea a través de la estructura profesional del juego o directamente como una inversión de nuevo a la estructura de base.

“Parece no haber mucho apetito de creatividad de parte de la Asociación de Futbol”, dijo a CNN, Piara Powar, director ejecutivo de Futbol Contra el Racismo en Europa, después de preguntarle si un enfoque de “rehabilitación” podría ser más productivo a largo plazo.

“La rehabilitación es un principio fundamental de la justicia británica y aún creemos en él”, añadió Powar. “Así es como nuestro sistema de justicia funciona y la idea de rehabilitación debería ser aplicada al futbol inglés.

“El caso de Terry se arrastró durante tanto tiempo que ha permitido que algunos mensajes muy mezclados salgan, así que creo que una sanción de rehabilitación realmente es una buena idea.

“¿Qué podemos pensar de eso que no lo haga sentir perseguido?”

Sin embargo, un futbolista de la Liga Premier tiene dudas sobre ese enfoque.

“Creo que en principio la idea es noble”, dijo El Futbolista Secreto, quien escribe anónimamente sobre sus experiencias al jugar en la Liga Premier.

“¿Cómo escogería la FA a una organización o equipo juvenil sin tener prejuicios? Es un poco como la política; nadie está feliz con la situación actual, pero nadie parece tener una alternativa práctica.

“Creo que la FA está vinculada con lo que puede y no puede hacer nada desde un punto de vista legal. Las multas y sanciones están escritas en contratos y los jugadores están de acuerdo con la posibilidad de esta acción cuando firman un contrato específico con la FA.

“La mayoría de los jugadores hacen esto de todas formas. Cada equipo tiene un vehículo 'dentro de la comunidad' que utiliza principalmente para capturar a la nueva generación de aficionados y jugadores.

“Todos los jugadores se turnan para reunirse con los niños, responder preguntas, entregar premios y jugar en un pequeño partido con ellos”. No leerás sobre eso porque no es muy interesante.

“Hablamos sobre sanciones por abusos racistas. Ciertamente no siento que entrenar a un grupo de niños durante una semana sea un castigo adecuado.

“Como padre, ¿querrías que tu hijo asiático o negro sea entrenado por un jugador que solo está allí porque fue acusado y subsecuentemente condenado por abusos racistas? No creo que yo quisiera”.

El Futbolista Secreto insistió en que no había nada que los futbolistas profesionales odiaran más que perderse partidos.

“Perderse partidos lastima a los futbolistas más que cualquier otro castigo, si vamos a entrar a un enfoque de cero tolerancia, entonces el castigo necesita ajustarse al crimen y no debemos de temer llegar a una sanción de 10 partidos para los jugadores que sean encontrados culpables por abuso racista. Como Suárez”.

Sanciones

En años recientes se ha afirmado que los organismos dirigentes de los deportes no siempre han sido consistentes en la forma en que los jugadores, clubes y/o federaciones han sido sancionados.

En noviembre de 2011, la UEFA multó a la Unión de Futbol búlgara con 52,000 dólares por el abuso racista de sus aficionados con jugadores de Inglaterra durante un partido de clasificación de la Eurocopa 2012 en Sofia en septiembre de 2011.

En contraste, la UEFA multó a Niclas Bendtner de Dinamarca con 125,800 dólares por exponer sus boxers adornados con el logo de una empresa de apuestas en línea mientras celebraba la anotación de un gol contra Portugal en la Eurocopa.

Del mismo modo, en noviembre, el presidente de la FIFA, Joseph Blatter sugirió que los jugadores que habían sido abusados racialmente deberían saludar con las manos a su oponente en el final del partido y seguir adelante.

¿Un nuevo enfoque?

En Estados Unidos, en varios deportes se ha estado midiendo el nivel para intentar implementar formas diferentes de castigar a los jugadores sinvergüenzas.

Notablemente, la NBA quiere penalizar a los “clavadistas” o floppers por violaciones repetidas de un acto que la liga dice “no tiene lugar en nuestro juego”.

Los jugadores obtendrán una advertencia la primera vez, luego serán multados con 5,000 dólares por la segunda violación. Las multas aumentan a 10,000 dólares por una tercera ofensa, 15,000 para una cuarta y 30,000 para la quinta ocasión. Seis o más podrían llevar a una suspensión.

Sin embargo, la asociación de jugadores planea presentar una queja formal con la liga y un cargo de práctica injusta con la Junta Nacional de Relaciones Laborales, afirmando que debería haber consultado antes de que las nuevas reglas fueran implementadas.

El enfoque de la NBA podría ganar el apoyo del entrenador del Stoke City, Tony Pulis, quien pidió a la FA castigar al delantero del Liverpool, Suárez por “aventarse” después de un empate 0-0 en Anfield este domingo.

El Comité Disciplinario de la Liga Mayor de Soccer también ha sido duro en los jugadores engañosos en Estados Unidos, pero retrospectivamente.

Cada semana, el comité (un organismo de cinco personas cuyos nombres no son públicos), anuncia suspensiones y multas por acciones que no fueron captadas por el árbitro en partidos previos del fin de semana.

Los dueños de la liga quieren cambiar la cultura de la liga de ser “física” a más “creativa”, pero los jugadores son infelices de que la liga esté “rearbitreando” los partidos.

Mientras tanto, de regreso en Inglaterra, curiosamente se entiende que un enfoque de “rehabilitación” podría ser considerado por la FA en un futuro.

Ahora ve
Qué hacer si tú y tu pareja tienen líbidos incompatibles
No te pierdas
×