Subcampeones del golf entrenan sus emociones ante el 'ya merito'

Adam Scott y I.K. Kim son dos golfistas que no han visto victorias este año a pesar de su buen desempeño
In-Kyung Kim  (Foto: Getty)
Autor: Tom McGowan
(Reuters) -

"Los chicos buenos terminan en último” es un mantra a menudo predicado en el deporte y los negocios. En cuanto al golf, parece que los “chicos buenos” terminan en segundo lugar. E incluso logran sonreír.

Adam Scott y In-Kyung Kim ganaron muchos admiradores por su deportividad y elegancia durante dos de los torneos importantes este año.

El único inconveniente fue que todo ese elogio vino después de derrotas agonizantes.

Para Scott, un australiano que clasificó en sexto lugar en el partido varonil que en muchas ocasiones ha sido pronosticado para tener un mayor éxito, el Abierto británico de julio probó su capacidad para aceptar los momentos amargos que a menudo se presentan en los greens del golf.

Sostuvo un liderazgo de cuatro tiros en la ronda final, pero hizo un bogey en los últimos cuatro años y entregó el título al veterano de Sudáfrica, Ernie Els.

Su capitulación siguió la tradición de su compatriota Greg Norman, uno de los golfistas más grandes de la década de 1980 y principios de la década de 1990, pero que finalmente “se ahogó” en varias grandes ocasiones.

“Creo que las emociones mostradas en el golf son diferentes a las de otros deportes”, dijo Scott, de 32 años, a CNN, cuando se le preguntó cómo podía mantenerse con el rostro digno pese a la decepción.

“Siempre se han referido a él como un juego de caballeros, pero creo que tiene más que ver con cómo te educan y tus influencias”, dijo Scott. “Ciertamente siento que mis padres me educaron bien, pero también tuve buenos modelos a seguir a los que admiré cuando era niño.

“Por ejemplo, Greg Norman; lo vi ganar cientos de torneos y perder algunos grandes, pero creo que manejó bien esas situaciones también, como lo haces cuando eres un niño e intentas imitar a aquellos a los que admires”.

Norman ganó su primer torneo importante en 1986, una década después de volverse profesional. Sin embargo, ese año lideró cuatro torneos importantes hasta la ronda final, pero sólo sacó una victoria en el Abierto Británico; su primera de dos Claret Jug.

El Gran Tiburón Blanco fue el segundo lugar en no menos de siete torneos importantes.

Scott, quien empató en segundo lugar en el Masters del año pasado, colapsó por un golpe corto en Royal Lytham después de arruinar su mayor oportunidad hasta ahora de una victoria.

“Creo que estaba un poco aturdido por el shock de que podría haber perdido”, explicó. “Me sentí que jugué como un ganador toda la semana e incluso con un par de errores no se sentía horrible fuera del campo.

“Solo hay un tiro con el que estuvo realmente decepcionado y ese fue el tiro al green 17. No estaba realmente con muchos problemas en los últimos hoyos más que con el 17 donde fui sorprendido.

“Eso termina poniéndome en una posición extraña para cerrar el torneo. Ese es probablemente el tiro que me gustaría hacer de nuevo. Pero más allá de eso no creo que hubiera hecho algo diferente”.

Kim, conocida como “I.K”., es una de la tropa de talentos prometedores de golf que surgen de Asia. La golfista de Corea del Sur parecía lista para anunciar su llegada el escenario mundial cuando estuvo sobre un putt en el hoyo 18 para ganar su primer torneo en el Campeonato Kraft Nabisco en abril.

La pelota rodó por el borde pero se negó a entrar, llegando a detenerse fuera del hoyo. De alguna manera Kim había fallado y, en una cruel coincidencia, fue forzada a un desempate con su compatriota Yoo Sun-Young, el cual perdió puntualmente.

“Estaba decepcionada justo después de que pasó”, dijo la golfista de 24 años a CNN. “Me preguntan esto mucho… soy competitiva, pero desde mi punto de vista realmente no puedes unir tus emociones a un resultado. Es algo que no puedes controlar”.

Separar sus emociones del golf es algo en lo que Kim ha trabajado durante su carrera, utilizando un entrenador mental para ayudarla a perfeccionar su arte.

“Todo lo que podemos controlar es el proceso y cuán duro trabajamos, lo que hacemos todos los días”, explicó la número 18 del mundo. “Me siento como si hubiera trabajado duro durante el torneo y me quedé con mi proceso y todo estaba bien. Seguí mi camino”.

Esas técnicas involucran aprender a apreciar lo bueno y lo malo.

“Sonreír más a menudo, disfrutar”, dijo Kim. “A veces olvido qué puedo controlar y qué no; ellos me recuerdan”.

La capacidad de Kim de desempeñarse en las situaciones con más presión en el golf es algo en lo que ha trabajado. El desempate en el Campeonato Kraft Nabisco fue el tercero de su carrera, y su tercera derrota.

“Siempre he estado realmente deprimida después del hoyo 18 e ir a un desempate sin prepararme”, dijo Kim. “Eso es algo en lo que he estado trabajando, en controlar las emociones después de que todo pasó.

“Después de que terminaste es difícil seguir y hacer un desempate, no hay nada en lo que puedas pensar antes. Eso es algo en lo que tengo que trabajar”.

Han sido dos años y medio desde que Kim ganó un evento, el torneo de Lorena Ochoa en noviembre de 2010.

Kim se llevó 220,000 dólares por ganar el torneo en Guadalajara, y escogió donarlo a organizaciones de caridad.

“Me gusta la competencia, pero es simplemente un sentimiento diferente ayudar a alguien”, dijo Kim, quien ganó más de cinco millones de dólares desde que se volvió profesional en 2007. “Siento que puedo ayudar jugando golf.

“Sin muchas personas buenas a mi alrededor no podría hacerlo, así que soy afortunada y quiero compartir la victoria. Siempre soñé con ayudar a otras personas y tuve una oportunidad”.

Como Kim, Scott tampoco ha ganado en 2012. El nativo de Adelaide, Australia, aún tiene la oportunidad de dirigirse a eso; esta semana está en un evento de Campeones WGC-HSBC de siete millones de dólares en China, luego irá a Singapur antes de regresar a casa para dos de los mayores torneos de Australia.

“Jugar en casa es algo grande para mí, ciertamente quiero desempeñarme”, dijo Scott, quien ganó más de 28 millones de dólares en el PGA Tour de Estados Unidos.

“También estoy algo motivado porque siento que he jugado muy bien este año para no tener una victoria y realmente me gustaría terminar el año ganando uno, o dos o más de estos torneos.

“Aún veo (al Abierto británico) como lo más destacado de mi año. Jugar tan bien, eso es lo que he intentado hacer en todos los torneos, y finalmente pasó.

“No salí como campeón, pero si puedo repetir ese tipo de preparación y jugar entonces estoy seguro de que si me doy otra oportunidad ganaré uno o dos torneos importantes”.

Kim ganó tres veces en el LPGA Tour, y una vez en el circuito de Mujeres de Europa, pero es cautelosa con sus probabilidades de terminar con la sequía de títulos.

“El golf es un misterio”, dijo antes del Clásico Mizuno en Japón esta semana. “Nadie sabe cómo jugar perfectamente y no creo que nadie lo haya hecho. Juegas cuatro rondas cada semana y es muy difícil mantener ese impulso.

“Tienes que hacer mucho trabajo, podría salir este fin de semana, nunca sabes. Haré lo mejor, hay cosas que necesito mejorar pero hay cosas que hago bien.

“Quieres ganar, pero es difícil, ¡cuando te recuerdan que han pasado dos años desde que ganaste! No es fácil, pero yo trabajo realmente duro. Estoy muy feliz con todo, así que espero que pueda ganar más torneos al final de este año”.

Ahora ve
No te pierdas