Monterrey vence a Al-Ahly y logra el tercer sitio en el Mundial de Clubes

El Corinthians brasileño revalidó su título de campeón en el torneo de la FIFA, tras vencer al Chelsea
  • A+A-
(AFP) -

El Monterrey terminó en el tercer lugar del Mundial de Clubes de la FIFA tras vencer a los egipcios de Al-Ahly este sábado en Japón. En tanto, el equipo brasileño Corinthians revalidó su título de campeón frente a un Chelsea que no tuvo suerte. 

A los 40 segundos de haber comenzado el partido de Rayados, los árbitros anularon un gol del equipo mexicano por fuera de lugar. 

Sin embargo, los regiomontanos lograron adelantarse en el marcador tras un error del Al-Ahly en el minuto 3.

Un balón sin peligro aparente, perseguido por Jesús Corona, propició el error del guardameta egipcio, quien tras chocar con el lateral Moawad dejó el balón para que lo empujara a la red el número 14 del Monterrey.

Sin un dueño concreto, el partido entró en una fase de tanteo, con el conjunto egipcio decidido a enmendar su error y el Monterrey con ganas de poner tierra de por medio, lo que aumentó el ritmo, la agresividad y las imprecisiones en el centro del campo.

El Al-Ahly apostó por un juego muy directo, rápido por las bandas y descuidado en el centro, mientras que Monterrey, incapaz de rebajar el ritmo, esperó agazapado, acumulando hombres en la retaguardia, su oportunidad para matar en contra golpe el partido.

El equipo egipcio ponía el juego y la presión, y las ocasiones no tardaron en llegar, la más clara con un tiro de Meteab que repelió el poste en el minuto 30.

En las gradas, semivacías en el primer tiempo a la espera de la gran final, los pocos hinchas mexicanos y egipcios que acudieron al encuentro quedaron pronto silenciados por la marea brasileña que poco a poco fue ocupando sus localidades.

Con los once de Rayados en su campo y un Al-Ahly superior, voluntarioso, pero sin suerte, terminó la primera mitad.

Tras la reanudación, el Monterrey siguió sin reaccionar y el Al-Ahly mantuvo su dominio estéril, quemando ocasiones mientras el cansancio comenzaba a hacer mella en los jugadores del conjunto de El Cairo.

Con el equipo egipcio volcado, en dos ocasiones de Said y Hamdi, ambas con la gran intervención de Orozco, dio pie a una gran combinación que culminó con un toque sutil del argentino Delgado para poner  el segundo tanto en el marcador.

El gol fue una losa para el Al-Ahly que, aunque no bajó los brazos, aminoró la intensidad permitiendo que ambos equipos buscaran un futbol más elaborado con algunas ocasiones de gol, hasta que el pitido final otorgó el bronce del torneo a los Rayados del Monterrey.

El Corinthians, en tanto, tuvo un encuentro muy igualado y emocionante en el que el peruano Guerrero hundió al Chelsea.

Los brasileños confiaban sus opciones a los contragolpes de la peligrosa dupla formada por Emerson y Guerrero, mientras que el equipo británico explotaba sus bandas e intentaba combinaciones imposibles entre Torres, Mata y el habilidoso Hazard, que junto a Cole fue un puñal por la izquierda.

A una buena ocasión del nigeriano Moses, algo lento, respondió en el minuto 35 el peruano Guerrero que, en apenas un palmo de terreno, tuvo tiempo para controlar en el área, darse la vuelta y realizar un disparo que, en semifallo, cayó en los pies de Emerson, que reventó al poste.

Con la victoria, Corinthians se convierte en el "mejor equipo del mundo" y alza su segundo título del Mundial de Clubes, tras el logrado en Brasil en 2000, convirtiéndose, junto con el FC. Barcelona, en el equipo más laureado de la competición.

El Chelsea, por su parte, fue incapaz de terminar con "la maldición brasileña" en este campeonato, en el que ningún equipo inglés ha podido ganar nunca a uno brasileño.

Los paulistas además rompen la hegemonía europea en este torneo que, en las últimas cinco ocasiones había sido levantado por un conjunto del Viejo Continente.

Ahora ve