El delicado negocio de las transferencias en el futbol y sus agentes

En el mercado de piernas en Europa no solo se habla de fichajes y salarios de jugadores, sino también del costo relacionado a los agentes
Wesley Sneijder
Wesley Sneijder  Wesley Sneijder  (Foto: )
  • A+A-
Autor: John Sinnot
(CNN) -

No solo son ropa, zapatos, muebles u otros utensilios domésticos los que están en oferta en estos momentos. También lo están algunos futbolistas.

La ventana de transferencia de enero comenzó el día de Año Nuevo en Europa, así que los clubes tienen 31 días para reinventar lo que será su temporada.

Una ventana de oportunidad para los jugadores para buscar un nuevo césped. Una ventana de oportunidades para los fanáticos para soñar de nuevo. Una ventana de oportunidades para agentes y abogados —los intermediarios de los futbolistas— para asegurar sus ganancias en estas transferencias.

El mayor negocio hasta el momento fue asegurado durante otra ventana de transferencia, en agosto. El brasileño Lucas Moura firmó un contrato por cuatro años para unirse al París St. Germain. El internacional brasileño viaja desde Sao Paulo en una transferencia con un costo de 52.8 millones de dólares y con hasta 6.6 millones de dólares en bonos.

Las ofertas

A pocas horas de que se abriera la ventana de transferencia, el Reading de la Liga Premier inglesa, club que está en aprietos esta temporada, confirmó la adquisición del capitán del Sporting de Lisboa, Daniel Carrico.

El futbolista de 24 años y exdefensa de la selección Sub-21 de Portugal, firmó un contrato inicial de dos años y medio, con la opción para extensión, un movimiento que le costó 990 mil dólares al Reading. Sin duda alguna, fue una ganga para el equipo.

En Italia, Wesley Sneijder del Inter Milán, inactivo desde septiembre —en parte por una lesión y por una disputa respecto a su contrato— es otro jugador que podría ser movido durante la ventana de transferencia.

Sneijder es uno de los futbolistas mejor pagados, sin embargo le ha costado recuperar la condición que tenía en el 2010 cuando ayudó a su selección natal, Holanda, a llegar a la final de la Copa Mundial, luego de una excelente temporada con el Inter, club que en la actualidad está considerando reducir su salario.

Las especulaciones también giran alrededor del futuro de otros jugadores, incluyendo al delantero del Barcelona David Villa y el centrocampista Frank Lampard del Chelsea.

“Pienso que estará razonablemente tranquilo en la Europa continental, pero puedo ver unos movimientos de alto perfil ocurriendo en Inglaterra”, dijo a CNN el director de AS Mónaco Tor-Kristian Karlsen.

“En la Liga Premier inglesa las apuestas son altas en cuanto al dinero (proveniente) de la televisión, que en diversos escenarios realmente tiene sentido la gran inversión con el fin de asegurar un objetivo, para estar al tope de la tabla de posiciones o mantenerse”.

Precauciones para compradores

El director técnico del Manchester United, Alex Ferguson, ha llamado a la ventana de transferencia de enero como la “temporada absurda”.

Esto porque los clubes odian vender a sus mejores jugadores a mitad de temporada, y si lo hacen, a menudo los clubes lo harán con un “premio” ligado al jugador saliente, así como hizo el Liverpool cuando vendió en 2011 a Fernando Torres al Chelsea por 80 millones de dólares.

Estas dos transferencias quizás son la mejor demostración de los peligros de comprar jugadores en enero, Torres apenas comienza a mostrar el juego que tenía con el Liverpool, mientras Carroll está ahora a préstamo con el West Ham.

Pero no es solo el costo de la transferencia y el salario de los jugadores, sino que los equipos también tienen que tener en cuenta que cuando ellos firman a una estrella, también hay un costo relacionado a los agentes que hacen posible estas trasferencias.

Entre el 1 de octubre de 2011 y el 30 de septiembre de 2012, los equipos de la Liga Premier inglesa han gastado más de 123 millones de dólares en agentes, quienes tienen dos roles: trabajar con los equipos, mientras representan a jugadores.

Es un negocio competitivo. En Inglaterra existen 493 agentes autorizados, en Italia hay 937, en España 559, mientras que en Brasil solo hay 291 agentes, de acuerdo a la página de la FIFA.

“Hay muchos agentes persiguiendo a pocos jugadores con un potencial comercial, lo cual nos lleva a una industria implacable”, dijo recientemente el abogado y agente Mel Stein, estimando que en Inglaterra hay un agente por cada seis jugadores profesionales.

Incluso antes de que la ventana de transferencia iniciara, el Newcastle se vio en medio de esa industria implacable, cuando el Chelsea expresó su interés de firmar al delantero Demba Ba.

Representantes del internacional senegalés (el cual tiene una cláusula de recisión de 11.3 millones de dólares en su contrato con Newcastle), sostuvieron conversaciones con el Chelsea el domingo, las cuales fueron descritas como no productivas.

Sin embargo, el miércoles, el Chelsea canceló la cláusula de liberación en el contrato de Ba y el Newcastle finalmente le dio permiso al jugador de 27 años de hablar con el actual campeón de la UEFA.

El rol de los representantes de Ba —según reportes de medios británicos, sus agentes quieren compartir 3.25 millones de dólares— ha irritado al técnico de Newcastle Alan Pardew.

“De cierta forma siento lástima por Demba”, dijo Pardew.

“Hay gente que está contribuyendo a esto pero que realmente no están involucrados o quieren estar involucrados y esta es la clase de mundo en el que estamos”.

El agente oficial de Ba es Alexandre Gontran. CNN no pudo contactarle vía telefónica o a través de correo electrónico, pero otra fuente cercana a las negociaciones negó y calificó de absurda la supuesta petición del senegalés de 3.25 millones de dólares por firmar contrato y un salario semanal de cerca de 163 mil dólares.

“Cuando yo negocio una transferencia, trabajo en un acuerdo en el que todos salgan ganando: los equipos involucrados, el jugador y el agente”, añadió el agente, quien pidió permanecer bajo anonimato por lo delicado de las negociaciones.

Sin embargo, la regulación de agentes es una causa de preocupación para el organismo rector del futbol mundial: la FIFA.

Con tan solo un 25 a 30% de transferencias internacionales realizadas por agentes autorizados, FIFA quiere descartar el sistema de regulación.

“Un nuevo sistema podría ser la regulación de la conducta de equipos y jugadores, y ampliar el alcance de este reglamento para incluir a todos los intermediarios”, dijo la FIFA en noviembre.

“En otras palabras, la medida frenaría los intentos de regular el acceso a la actividad, en vez de controlar la actividad misma”.

“Los jugadores y equipos podrían elegir a cualquier parte como intermediario, pero tendrían que cumplir ciertos criterios y respetar ciertos principios. Este sistema podría resultar en la eliminación del sistema de licencias actual”.

Pero las esperanzas de la FIFA de reformar el reglamento o la reglamentación de los agentes ha encarado la oposición de varias asociaciones de futbol y por el momento la propuesta ha sido rechazada.

No es que los agentes estén completamente satisfechos con el sistema actual, al cual lo describen como “un chiste”.

“Pertenezco a una generación de agentes que tenían que depositar 219 mil dólares para obtener una licencia”, dijo el agente brasileño Paulo Teixeira.

“Obtuve la mía en 1997 como cofundador de la Asociación Brasileña de Agentes FIFA. Solo éramos siete y nos conocían como los ‘siete de oro’”.

“Ahora el depósito fue eliminado y sustituido por un esquema de seguros, que tuvo que ser replicado en cada país. El concepto de agente FIFA desapareció y las licencias tuvieron que ser emitidas por cada asociación”.

“Si quieres una licencia, yo te puedo mostrar la forma de obtener una por un máximo de 6,600 dólares”.

Retraso administrativo

En donde hay altas sumas de dinero involucradas también existen disputas, lo que crea un dolor de cabeza administrativamente hablando para la FIFA, que tienen que lidiar con 3,500 quejas al año relacionadas con transferencias.

El agente francés, Malick Coulibaly, quien aguarda por una respuesta a una queja sobre una transferencia que envió a FIFA en septiembre de 2010, dice estar tan cansado del retraso que está tratando de organizar una petición entre los agentes para pedir una reforma al sistema.

“Muchos de los agentes me han llamado para contarme del problema del retraso. Hay un juicio por mes, lo que es increíble considerando el número de casos”, acotó.

“Los retrasos interrumpen las carreras de los jugadores y conllevan una serie de colapsos en el negocio para agentes porque muchos de ellos no buscan un litigio”.

Un vocero de FIFA dijo que este tipo de retrasos es “bastante inusual con respecto a los casos en los que he podido ayudar a encontrar una respuesta en el pasado”.

Mientras más nos adentramos al mundo de las transferencias, más arriesgado parece. Si los compradores deben ser precavidos al apresurar alguna compra o venta en enero, los agentes y los jugadores también deberían ser cuidadosos.

Ahora ve