Lance Armstrong no confesará dopaje ante la USADA, aclara su abogado

El defensor rechazó un reporte del New York Times sobre una supuesta negociación entre el ciclista y las agencias para que vuelva a competir
  • A+A-
Autor: Jillian Martin y Chelsea J. Carter
(Reuters) -

El abogado del ciclista Lance Armstrong negó este viernes que su cliente esté en negociaciones con las agencias antidopaje de Estados Unidos y mundiales luego de que el diario The New York Times reportó que el deportista contemplaba admitir públicamente el uso de sustancias ilegales. 

Tim Herman, defensor del atleta, no aclaró si Armstrong dijo a sus colaboradores  —como lo informó el periódico— que analizaba una confesión para poder competir nuevamente. 

Armstrong fue despojado de sus siete títulos del Tour de Francia y suspendido de por vida el año pasado después de que la Agencia Antidopaje de Estados Unidos (USADA, por sus siglas en inglés) encontró pruebas abrumadoras de su participación en un sofisticado programa de dopaje por varios años.

El ciclista ha negado en repetidas veces y con vehemencia el uso de sustancias prohibidas, así como transfusiones de sangre ilegales durante su carrera en el ciclismo.

Armstrong argumenta que en las más de 500 pruebas a las cuales fue sometido nunca le detectaron nada. En su informe de 202 páginas, que detalla el presunto uso de sustancias dopantes y transfusiones de sangre, la USADA indicó que había hecho pruebas a Armstrong en 60 ocasiones y la Unión Ciclista Internacional llevó a cabo 215 pruebas.

La agencia no señaló que el deportista haya dio positivo en alguno de los controles, pero excompañeros describieron la forma en que esquivaban los controles. 

The New York Times, que citó sin nombres a colaboradores y funcionarios antidopaje, señaló que Armstrong ha estado en conversaciones con personal de la USADA y espera reunirse con David Howman, jefe de la Agencia Mundial Antidopaje.

El periódico aclaró que ninguna de las personas con conocimiento de la situación quiso ser identificada porque pondría en peligro su acceso a la información sobre el asunto.

De acuerdo con las reglas de la Agencia Mundial Antidopaje, un atleta que confiesa al uso de sustancias dopantes puede reintegrarse a las competencias.

Armstrong fue un icono por sus hazañas en el ciclismo y contribuyó al posicionamiento del deporte, que aunque es popular en algunos países, carece de renombre y apoyo económico en EU. 

Tras recuperarse de cáncer testicular, ganó el Tour de Francia de 1999 a 2005. Consiguió millones de dólares para la Fundación Lance Armstrong que ayuda a los pacientes y sobrevivientes del cáncer, un esfuerzo ilustrado con las pulseras amarillas LiveStrong que ayudaron a recaudar dinero.

Su relación con la cantante Sheryl Crow también lo mantuvo en el ojo público.

Pero Armstrong ha sido señalado por dopaje desde hace tiempo. Su compatriota Floyd Landis —quien fue despojado de su título de 2006 del Tour de Francia tras dar positivo en un examen de drogas— hizo varias acusaciones en 2011. 

El año pasado, el ciclista demandó a la USADA para detener una investigación, argumentando que la agencia no tenía derecho a juzgarlo. Pero después de que un juez federal desestimó el caso, Armstrong dijo que ya no insistiría en su defensa.

En octubre de 2012 fue despojado de sus títulos y fue vetado. Semanas más tarde, se retiró de la mesa directiva de su fundación, Livestrong.

No está claro si Armstrong se enfrentaría a un proceso penal por perjurio en caso de que confesara, pues participó en varios casos en los que testificó bajo juramento que nunca había utilizado drogas prohibidas.

Armstrong y su publicista no respondieron de inmediato a una solicitud de CNN la noche de este viernes ni este sábado para comentar la información de The New York Times.

Ahora ve