Deportistas reconocen la disciplina de Armstrong, a pesar del dopaje

Varios exciclistas, incluido un excompañero del estadounidense, coincidieron en que ganar siete veces el Tour de Francia no es fácil
| Otra fuente: CNNMéxico

Varios deportistas, incluido un excompañero de Lance Armstrong, coincidieron en que ganar el Tour de Francia siete veces consecutivas es una tarea difícil que requiere disciplina, a pesar de que el exciclista usaba sustancias prohibidas para mejorar su rendimiento.

En una entrevista con CNN en Español junto a otros exdeportistas, el exciclista colombiano Álvaro Mejía, quien fue compañero del estadounidense en 1993, dijo que la confesión que Armstrong hizo a la conductora Oprah Winfrey en una entrevista transmitida este jueves lo tomó por sorpresa.

“Jamás habría imaginado que Lance necesitara de sustancias prohibidas para ganar”, dijo Mejía.

“Lance ha sido un atleta disciplinado… ganar y correr un Tour de France requiere trabajo y esfuerzo, y ganarlo seis o siete años constitutivos no es algo fácil”, agregó.

Héctor Urrego, exciclista colombiano y comentarista deportivo, dijo que las acciones del estadounidense no le sorprendieron, pues el deporte exige “ganar o ganar”, aunque a veces los métodos no sean “los más honestos”.

“Nadie ha entablado un juicio por Ben Johnson, medallista Olímpico en 100 metros, cuando reconoció haber utilizado sustancias prohibidas en 1992, tampoco se abrió un expediente contra Andre Agassi, extenista profesional, quien en su autobiografía reconoce el uso de esteroides y finalmente Diego Maradona, quien dio positivo en el Mundial de Futbol en 1994”, dijo Urrego.

En tanto, el ciclista Juan Carlos Arias dijo que no había que juzgar a Armstrong por sus acciones. “No hay una fórmula mágica para ganar siete títulos de un Tour de France, la preparación y la disciplina también son importantes, y eso es algo que Armstrong tenía”, aseguró.

Luego de negarlo por varios años, Armstrong admitió que usó sustancias prohibidas en los siete Tours de Francia que ganó.

"No quiero acusar a nadie. Yo tomé las decisiones y fue mi error", dijo a Oprah. "El deseo de ganar a toda costa, el nivel al que llegó es un problema. La arrogancia y ser desafiante me perdieron (...) Hice muchas cosas imprudentes en mi vida", reconoció.

Su confesión ocurre luego de que la Agencia Antidopaje de Estados Unidos (USADA, por sus siglas en inglés) revelara en octubre pasado que había encontrado evidencia de que el ciclista estaba involucrado en “el más sofisticado, profesionalizado y exitoso programa de dopaje que el deporte jamás haya visto”.

Tras el reporte de la USADA, el ciclista fue despojado de sus títulos del Tour de Francia y de la medalla de bronce que obtuvo en Sidney 2000. 

En la entrevista con Oprah, Armstrong señaló que aunque sí fue “profesional”, no se compara con programas de dopaje en la excomunista Alemania del Este.

De acuerdo con Arias, este tipo de casos dificultan los patrocinios a los atletas profesionales, pues las empresas se ven involucradas y pierden dinero.
Urrego, en tanto, señaló que actualmente el ciclismo “es una de las disciplinas más controladas”.

Irving Lopez, doctor en Derecho Corporativo y miembro de la Asociación de Abogados en Florida y Nueva Jersey, dijo que penalmente el caso ya no generará problemas para Armstrong.

“Ya sabemos que en la parte criminal pudiera ser castigado ocho años en la cárcel, pero Armstrong confesó que la última vez que se dopó fue en el 2005 y esos cargos han caducado, en el momento que entregó los títulos. A lo que sí se enfrenta es una denuncia civil en Washington DC”, aseguró.

Ahora ve
No te pierdas