Pistorius: Insoportable pensar en el sufrimiento que le causé a Reeva

El atleta pidió este martes a su abogado que leyera la declaración, ya que dijo estar "demasiado perturbado" para hacerlo
pistorius
pistorius  pistorius  (Foto: )
  • A+A-
(Reuters) -

El abogado de Oscar Pistorius leyó la declaración jurada del atleta al juez en la corte de Pretoria durante su audiencia este martes. El atleta estaba demasiado perturbado para leer la declaración.

La declaración afirma lo siguiente:

Yo, el firmante, Oscar Leonard Carl Pistorius, por este medio hago un juramento y señalo:

Soy un adulto y un ciudadano sudafricano con número de identidad (número de identidad redactado).

Soy el solicitante en esta diligencia en la que busco alivio de esta Honorable Corte para ser liberado bajo fianza. Respetuosamente presento, como demostraré en este documento, que los intereses de justicia permiten mi liberación bajo fianza. En cualquier evento, los dictados de equidad y justicia en vista de los hechos peculiares en este documento garantizan que no deba ser privado de mi libertad y que debo ser liberado bajo fianza.

Hago esta declaración con mi propia libertad y en ninguna forma he sido influido para deponerla.

Los hechos contenidos en este documento, excepto cuando se indica lo contrario, están dentro de mi conocimiento y creencia personal, y son verdaderos y correctos.

El propósito de esta declaración es ofrecer a la Honorable Corte mis circunstancias personales y hacer frente a las acusaciones formuladas en mi contra (en la medida que sean conocidas por mí), así como evaluar los factores para que sean considerados por la Honorable Corte como están contenidos en las Secciones 60(4) a la 60(9) del Acta.

He sido aconsejado y entiendo que llevo la carga para mostrar que los intereses de justicia permiten mi liberación y que estoy obligado a iniciar esta solicitud. No alcanzo a comprender cómo puedo ser acusado de asesinato, y mucho menos de asesinato premeditado, ya que no tenía intención de matar a mi novia, Reeva Steenkamp (“Reeva”). Sin embargo, presentaré factores ante la Honorable Corte para mostrar que está en los intereses de justicia permitir mi liberación bajo fianza.

Declaro que el Estado no podrá presentar ningún hecho objetivo de que cometí un asesinato planeado o premeditado. Por esta razón a continuación trataré con los eventos que ocurrieron esa noche. Los hechos objetivos no refutarán mi versión ya que es la verdad.

Soy un atleta profesional y vivo en (dirección redactada).

Nací el 22 de noviembre de 1986 en Johannesburgo. He vivido en la República de Sudáfrica (“la RSA”) toda mi vida, y aunque frecuentemente viajo al extranjero para participar en eventos deportivos internacionales, considero a Sudáfrica como mi lugar de residencia permanente. No tengo intención de trasladarme a otro país ya que amo a mi país.

Soy propietario de bienes inmuebles en Sudáfrica, que son los siguientes:

La propiedad inmueble en la que actualmente vivo, en (dirección redactada) (“el inmueble”). Esta propiedad está valorada en aproximadamente en cinco millones de rands y está gravada por una hipoteca de bonos por un monto de aproximadamente dos millones de rands.

Dos propiedades inmuebles ubicadas dentro de Weeping Willow Estates, al este de Pretoria, cuyas propiedades tienen un valor combinado de aproximadamente 1.6 millones de rands. Ambas propiedades están hipotecadas a un valor agregado de aproximadamente un millón de rands.

Un terreno en Langebaan, Western Cape, que tiene un valor de aproximadamente 1.7 millones de rands.

Esta propiedad no está hipotecada.

Tengo bienes muebles que comprenden muebles de casa y efectos, vehículos de motor y joyería, que están valorados en más de 500,000,00 rands.

Mis amigos y familia residen en Sudáfrica, aunque tengo amigos en el extranjero.

Mi ocupación profesional actualmente me proporciona un ingreso de aproximadamente 5.6 millones de rands al año.

Tengo inversiones en efectivo que excede el millón de rands en varios bancos dentro de Sudáfrica.

Nunca he sido condenado por alguna ofensa criminal en Sudáfrica u otra parte. No hay casos pendientes, excepto el presente, que sean investigados en mi contra por parte de los Servicios Policiacos de Sudáfrica (“SAPS”).

Mis representantes legales me han explicado las disposiciones de la Sección 60(11) del Acta. Respetuosamente hago las siguientes observaciones al respecto:

Se me informó que estoy acusado de cometer el delito de asesinato. Niego la acusación mencionada en los términos más fuertes.

Se me aconsejó que no tengo que lidiar con los méritos del caso a efectos de la solicitud de fianza. Sin embargo, creo que es apropiado lidiar con los méritos en esta solicitud, particularmente en vista de la afirmación del Estado que dice que planeé asesinar a Reeva. Nada puede estar más alejado de la verdad y no tengo duda de que no es posible para el Estado presentar hechos objetivos para fundamentar tal afirmación, ya que no hay fundamentos en la acusación. No sé en qué hechos diferentes la acusación de asesinato premeditado podría preceder y respetuosamente pido al Estado que me proporcione tales hechos para poder negar las acusaciones.

El 13 de febrero de 2013 Reeva había salido con sus amigos y yo había salido con los míos. Después Reeva me llamó y me preguntó si podía pasar la noche en mi casa. Dije que sí y estábamos contentos de tener una cena tranquila juntos en casa. Aproximadamente a las 22:00 horas el 13 de febrero de 2013 estábamos en nuestra habitación. Ella hacía sus ejercicios de yoga y yo estaba en la cama mientras veía televisión. Me había quitado mis piernas prostéticas. Estábamos profundamente enamorados y no podíamos estar más felices. Sabía que ella se sentía de la misma manera. Me había dado un regalo por el Día de San Valentín pero me pidió que no lo abriera hasta el otro día.

Después de que Reeva terminó sus ejercicios de yoga se metió a la cama y ambos nos quedamos dormidos.

Estoy muy consciente de los crímenes violentos que cometen los intrusos que entran a las casas con el fin de cometer delitos, incluidos los crímenes violentos. He recibido amenazas de muerte antes. También he sido víctima de violencia y de robos. Por esa razón mantengo un arma de fuego, una Parabellum de 9 mm, debajo de mi cama cuando me voy a dormir.

Durante las primeras horas del 14 de febrero de 2013, me desperté, fui al balcón para meter el ventilador y cerré las puertas corredizas, las persianas y las cortinas. Escuché un ruido en el baño y me percaté de que alguien estaba en el baño.

Sentí una sensación de terror en mí. No hay rejas en la ventana del baño y sabía que los contratistas que trabajaron en mi casa habían dejado afuera la escalera. Aunque no tenga mis piernas prostéticas puestas tengo movilidad en mis muñones.

Creía que alguien había entrado a mi casa. Estaba demasiado asustado para prender la luz.

Tomé mi pistola de 9 mm de debajo de mi cama. En mi camino al baño grité para que él/ellos salieran de mi casa y para que Reeva llamara a la policía. La habitación estaba muy oscura y pensaba que Reeva estaba en la cama.

Me percaté de que la ventana del baño estaba abierta. Me di cuenta de que el intruso(s) estaba/estaban en el baño porque la puerta del baño estaba cerrada y no vi a nadie en el cuarto de baño. Escuché movimiento dentro del baño. El baño está dentro del cuarto de baño y tiene una puerta separada.

Me llené con horror y miedo de que un intruso o intrusos estuvieran dentro del baño. Pensé que él o ellos debieron de haber entrado a través de la ventana sin protección. Ya que no tenía mis piernas prostéticas puestas y me sentía extremadamente vulnerable, sabía que tenía que proteger a Reeva y a mí mismo. Creía que cuando el intruso(s) saliera del baño estaríamos en grave peligro. Me sentí atrapado ya que la puerta de mi recámara estaba cerrada y tenía movilidad limitada en mis muñones.

Disparé a la puerta del baño y le grité a Reeva que llamara a la policía. No respondió y me alejé del baño, manteniendo mis ojos en la entrada del baño. Todo estaba demasiado oscuro en la habitación y aún estaba demasiado asustado para prender la luz. Reeva no respondía.

Cuando llegué a la cama, me di cuenta de que Reeva no estaba en la cama. Allí fue cuando me di cuenta de que Reeva podía ser la que estaba en el baño. Regresé al baño diciendo su nombre. Traté de abrir la puerta del baño pero estaba cerrada. Regresé a la habitación y abrí la puerta corrediza que daba al balcón y grité para obtener ayuda.

Me puse las piernas prostéticas, corrí de regreso al baño y traté de abrir la puerta del baño. Creo que debí haber prendido las luces. Regresé a la habitación y tomé un bate de criquet para abrir la puerta del baño. Un panel o paneles se rompieron y encontré la llave en el piso y abrí la puerta. Reeva estaba desplomada, pero viva.

Luché por sacarla del baño y la llevé a la habitación. Llamé por teléfono a Johan Stander (“Stander”) quien estaba involucrado en la administración de la propiedad y le pedí que llamará a una ambulancia. Llamé a Netcare y pedí ayuda. Fui al piso de abajo para abrir la puerta de enfrente.

Regresé al baño y levanté a Reeva ya que me habían dicho que no esperara a los paramédicos, sino que la llevara al hospital. La llevé abajo para llevarla al hospital. Cuando bajaba Stander llegó. Un médico que vive en el complejo también llegó.

Abajo, traté de dar asistencia a Reeva, pero murió en mis brazos.

Estoy absolutamente mortificado por los eventos y la pérdida devastadora de mi amada Reeva. Con el beneficio de la retrospectiva creo que Reeva fue al baño cuando salí al balcón para meter el ventilador. No puedo soportar pensar en el sufrimiento que le causé a ella y a su familia, al saber cuánto era amada. También sé que los eventos de esa noche trágica fueron como los describí y que en su momento no tengo duda de que la policía e investigadores expertos confirmarán esto.

Toleraré mi juicio si procede en mi contra. Soy un atleta internacional conocido y no hay posibilidad de que piense en no tolerar mi juicio si hay uno. Confío en el sistema legal sudafricano y que los hechos mostrarán que no asesiné a Reeva.

Para persuadir a la Honorable Corte de que debo ser liberado bajo fianza, ofrezco los siguientes hechos e información adicional en términos de la Sección 60 del Acta.

No conozco la identidad de ningún testigo en el que el Estado se apoyará para intentar probar un caso en mi contra. En cualquier evento, no tengo intención de interferir con cualquier testigo ya que no tengo causa para hacerlo y me comprometo a no hacerlo.

Mantengo buenas relaciones con la gente y no tengo rencor contra nadie.

Como señalé previamente, no tengo antecedentes penales y no he sido liberado bajo fianza en algún cargo pendiente.

No estoy dispuesto a la violencia.

Respetuosamente presento que los hechos establecidos apoyan mi argumento y no constituyen un riesgo de fuga.

Tengo dos pasaportes sudafricanos, uno está lleno. Necesito mi pasaporte para competir en el extranjero pero estoy dispuesto a entregar los pasaportes al funcionario de investigación si esa es una condición para la libertad bajo fianza. No poseo ningún otro documento de viaje y me comprometo a no solicitar otra documentación en espera de la conclusión de estos procedimientos.

Después del tiroteo no intenté huir. En lugar de eso, acepté que Stander contactara a la policía, y permanecí en la escena.

Podré elevar una cantidad apropiada para ponerla como fianza.

No tengo conocimiento de algún material probatorio que pueda existir en relación con las acusaciones hechas en mi contra. En cualquier caso, creo que cualquiera que sea la evidencia, está en posesión de la policía, está asegurada y no tengo acceso a ella. Me comprometo a no interferir con investigaciones futuras.

No estoy seguro de en qué testigos confiará el Estado para intentar probar su caso en mi contra. No obstante, me comprometo a no comunicarme con algún testigo, sea quien sea, y con otras personas cuyos nombres puedan aparecer en una lista de “testigos del Estado”, que será proporcionada por el Estado.

Mi encarcelamiento continuo solo puede perjudicarme y no beneficia al Estado.

Respetuosamente afirmo que debería ser liberado bajo fianza, y que mi liberación no molestará al orden público o afectará al funcionamiento apropiado del sistema de justicia criminal.

Cumpliré con esas condiciones en la medida que la Honorable Corte quiera imponerlas.

En consecuencia sostengo que los intereses de justicia, consideraciones de prejuicio y el equilibrio de los intereses respectivos favorecen mi liberación bajo fianza.

Ahora ve