Llegada de técnico que dijo ser fascista causa polémica en el Sunderland

La llegada de Paolo Di Canio al banquillo del equipo causó la salida del exministro británico David Miliband, vicepresidente del club
paolo di canio sunderland  paolo di canio sunderland
Gary Morley
Autor: Gary Morley
(Reuters) -

Fue anunciado unas horas antes del Día de los Inocentes europeo, pero la designación de uno de los personajes más controversiales del futbol de ese continente no es cuestión de risa para un club de futbol de la Liga Premier Inglesa.

El propietario estadounidense del Sunderland, Ellis Short, espera que Paolo Di Canio pueda mantener al equipo en la primera división, pero su vicepresidente (el exministro David Miliband) ya renunció a su posición como protesta.

“A la luz de las declaraciones políticas pasadas del nuevo entrenador, creo que es correcto renunciar”, dijo el exsecretario de asuntos exteriores en su sitio web después de la noticia del pasado domingo sobre el hecho de que Di Canio reemplazará en un contrato de dos años y medio a Martin O’Neill, quien fue despedido.

Miliband, quien tenía la intención de mantener su papel en el Sunderland a pesar de tomar un nuevo trabajo con una organización internacional humanitaria en Nueva York, Estados Unidos, se refería a las inclinaciones de derecha del italiano.

“Soy un fascista, no un racista”, dijo infamemente Di Canio a la agencia italiana de noticias ANSA después de hacer un saludo con el brazo derecho a los aficionados del club de su ciudad natal, el Lazio, durante un partido en contra del Roma en 2005.

Posteriormente fue multado y suspendido por un partido por parte de las autoridades italianas de futbol después de otro llamado “saludo romano” durante un partido en contra del Livorno.

Un exmiembro del grupo célebre radical de aficionados “Irriducibili”, Di Canio admitió en su autobiografía que está “fascinado” con el exdictador de Italia, Benito Mussolini, quien promulgó leyes antisemitas y supervisó la deportación de miles de judíos italianos a campos de concentración y de exterminio.

El Lazio ha sido acusado cuatro veces en esta temporada de comportamiento racista por parte de sus aficionados.

Las políticas de Di Canio parecen entrar fuertemente en conflicto con los intentos recientes del Sunderland para establecerse en el mercado africano.

El partido en casa del pasado sábado en contra del Manchester United, una derrota 1-0 que probó ser la última a cargo de O’Neill, marcó el comienzo de una colaboración con la fundación de Nelson Mandela.

Los mensajes de paz e igualdad del exlíder sudafricano serán promocionados durante los próximos tres años, dijo a CNN el director de marketing del Sunderland, Miker Farnan, el pasado viernes. Miliband tenía un papel clave en el impulso africano del club, dijo Farnan.

Di Canio no es un hombre que tenga un historial de paz; como jugador fue suspendido durante 11 partidos por empujar a un árbitro mientras estaba en el club inglés Sheffield Wednesday en 1998.

Su único trabajo previo como entrenador, en el club inglés de tercera división, Swindon, terminó en febrero cuando el entrenador de 44 años renunció debido a los problemas financieros del club.

Previamente había estado a cargo del equipo nacional sub 21 de Italia, pero su llegada el Swindon en mayo de 2011 generó que uno de los principales patrocinadores del club (el sindicato GMB) retirara su apoyo debido a sus puntos de vista políticos.

Di Canio sacó al Swindon de la última división de Inglaterra y después de que renunció dijo que estaba listo para tener un mejor trabajo en un país donde era ampliamente reconocido como uno de los jugadores más talentosos de su era con temporadas en el West Ham y el Sheffield Wednesday.

“Paolo está enormemente entusiasmado por el reto que tiene por delante”, dijo Short en el sitio web del Sunderland. “Es apasionado, impulsivo y está listo para comenzar.

“El único enfoque de todos para los siguientes siete partidos será asegurar que ganemos suficientes puntos para mantener nuestro estatus en la primera división. Creo que las probabilidades de eso aumentan enormemente con la unión de Paolo con nosotros”.

Di Canio emitió un comunicado a través del club este lunes en el que insistía que su política personal no tenía nada que ver con su trabajo y esos informes pasados de los medios habían exagerado sus comentarios.

“Expresé una opinión en una entrevista hace muchos años. Algunos pedazos fueron tomados para conveniencia de los medios. Tomaron mi expresión en una forma muy, muy negativa, pero fue una conversación larga y una entrevista larga. No fue justo”, dijo.

“¿Una plática sobre el racismo? Eso es absolutamente estúpido, estúpido y ridículo. Las personas que me conocen pueden cambiar esa idea rápidamente”, añadió, al decir que sus excompañeros de equipo Trevor Sinclair y Chris Powell (quienes son negros) eran sus mejores amigos cuando jugaba en Inglaterra.

“No quiero hablar sobre política porque esa no es mi área. No estamos en el Parlamento, estamos en un club de futbol. Quiero hablar sobre deporte. Quiero hablar sobre futbol, mis jugadores, la junta y los aficionados”.

La CEO del Sunderland, Margaret Byrne, añadió que el club “tiene un fuerte carácter y ética y que no ha cambiado de ninguna forma o manera”.

“Paolo es un hombre honesto, un hombre de principios y un individuo impulsado, determinado y apasionado. Acusarlo ahora, como algunos lo han hecho, de ser racista o tener simpatías fascistas, es insultante no solo para el sino para la integridad de este club de futbol”, dijo.

“Es decepcionante que algunas personas intenten convertir la designación de un entrenador en un circo político”.

A pesar de sus controversias dentro y fuera de la cancha, el carismático Di Canio era popular con muchos aficionados de los clubes con los que jugó.

¿Quieres más noticias como esta?
Recibe nuestros artículos sobre viajes, moda, lujo, cultura y estilo.

En 2001, se le dio el Premio de Juego Limpio de la FIFA por un “acto especial de buen espíritu deportivo” mientras jugaba para el West Ham, cuando levantó el balón y se negó a anotar mientras el portero del equipo contrario yacía herido.

Después de comenzar su carrera con el Lazio en 1985, jugó para clubs importantes de la Serie A como el Juventus, Napoli y AC Milan, antes de una temporada exitosa en Escocia con el Celtic que le otorgó un movimiento a Inglaterra.

Ahora ve
España inicia los trámites para intervenir en el gobierno de Cataluña
No te pierdas
×